Navarra premia compromiso de los deportistas y homenajea a Undiano Mallenco

El exárbitro internacional Alberto Undiano Mallenco (i) durante su intervención en el Ayuntamiento de Pamplona tras recibir el cuarto ‘Pañuelo de Pamplona – Iruñeko Zapia’ en reconocimiento a su contribución a la promoción del nombre y la imagen de la ciudad en el desarrollo de su labor profesional, el pasado mes de julio. EFE/ Villar López/Archivo
El exárbitro internacional Alberto Undiano Mallenco (i) durante su intervención en el Ayuntamiento de Pamplona tras recibir el cuarto ‘Pañuelo de Pamplona – Iruñeko Zapia’ en reconocimiento a su contribución a la promoción del nombre y la imagen de la ciudad en el desarrollo de su labor profesional, el pasado mes de julio. EFE/ Villar López/Archivo

Pamplona, 27 nov (EFE).- El árbitro de fútbol internacional recientemente retirado Alberto Undiano Mallenco ha sido este miércoles homenajeado con la Medalla de Oro al Mérito Deportivo de Navarra en un acto en el que el Gobierno foral ha reconocido el "compromiso" de otras 29 personas ligadas al deporte navarro.

Ha sido en un acto institucional celebrado en el Palacio de Navarra con motivo de la próxima conmemoración del Día de Navarra, donde Undiano Mallenco ha recibido emocionado un galardón "especial" y "de enorme valor", pues supone una "doble alegría ser reconocido en su tierra", ha señalado quien ha dicho haber "paseado el nombre de Navarra por todo el mundo".

Undiano, acompañado de su familia más cercana y rodeado de la mayoría de los miembros del Gobierno y de representantes de los partidos de la Comunidad foral, además de un nutrido grupo de gestores de diversos deportes de Navarra, ha reconocido que es "complicado" ver a árbitros en los reconocimientos de este tipo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

"Tenemos la vitola de ser los malos de la película", ha señalado, pero ha defendido que su papel es el de ser jueces y que son "parte del deporte", por lo que ha reivindicado su figura como deportistas también.

Con todo ello, ha querido hacer una "doble dedicatoria" de esta medalla, "a todos los árbitros de todas las modalidades" deportivas, especialmente de fútbol, y a toda su familia, por "las muchas cosas que me perdí" de su convivencia debido a las obligaciones de su profesión.

"Esta medalla siempre tendrá un trocito de mi corazón", ha asegurado Undiano Mallenco (Pamplona, 1973), árbitro de fútbol durante 30 años, de los que 19 han sido en Primera División, y desde 2004 árbitro FIFA.

Además, posee tres récords, los del número de partidos arbitrados en Primera (348), árbitro más joven en ascender a Primera, con 26 años; y árbitro que más veces ha dirigido el clásico Real Madrid-FC Barcelona, hasta en diez ocasiones.

Asimismo, fue representante español en la Copa del Mundo de 2010 en Suráfrica, donde arbitró tres partidos de la fase final de la competición; dirigió semifinales y finales en varios campeonatos de Europa y mundiales de categorías inferiores; arbitró también partidos de la Champions, en Copa de la UEFA y en Intertoto; así como tres Copas del Rey, y tres supercopas de España.

El acto ha estado presidido por la presidenta navarra, María Chivite, quien ha recalcado que el deporte es una “potente herramienta” para alcanzar una sociedad educada en hábitos saludables y en valores humanos y cívicos, y ha hecho una cerrada reivindicación de una igualdad de género efectiva en el deporte.

Durante su intervención, la Presidenta ha felicitado a los galardonados, especialmente a las 25 personas premiadas con una Medalla de Plata y otras 4 con una Mención de Honor por “una intensa actividad y dedicación en tareas deportivas o técnicas, realizada de forma entregada y discreta, por la promoción del deporte navarro”.

De ellos ha dicho que son ejemplo de valores destacados como “el esfuerzo, el talento, el compromiso, la resiliencia, el trabajo en equipo, el liderazgo, la sana competitividad y la vida saludable”.

De Alberto Undiano, la Presidenta ha destacado su importante carrera deportiva, caracterizada, según ha dicho, por “su templanza, su espíritu dialogante y su empatía en el campo”. Ha reconocido también su dedicación no sólo profesional, sino también personal, que le ha llevado a estar los fines de semana lejos de su familia “en una labor muy expuesta a la crítica y a veces poco valorada”.

Otras historias