Navidad sostenible: Así reducirás tu huella medioambiental

Cada año se originan un millón de toneladas de residuos de papel y cartón en las fiestas navideñas. Tanto envoltorio tiene la culpa (entre otras cosas). Para reducir tu huella ecológica en las fiestas navideñas, cuando tengas que hacer un regalo: #NoLoEnvuelvas

Se estima que el total de residuos generados durante la época navideña es de 1,75 kg por persona y día, es decir, un 20-30% por encima que el resto del año.
Se estima que el total de residuos generados durante la época navideña es de 1,75 kg por persona y día, es decir, un 20-30% por encima que el resto del año.

Esta iniciativa, de Swolf Group, pretende crear conciencia de la importancia de reducir la huella medioambiental que causan los envoltorios navideños durante estas fechas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Cada español genera 4 millones de residuos anualmente, de los cuales un 30 por ciento se producen en Navidad según el último estudio del INE. Esto se traduce en un millón de toneladas de papel y cartón generadas durante los meses de diciembre y enero en todo el territorio español.

La iniciativa de Papá Noel #NoLoEnvuelvas pone en marcha una acción que anima a la sostenibilidad e incita a no envolver regalos o hacerlo de una forma responsable.

Con la suma del gasto medio de cada individuo, obtendríamos unos 70 kilómetros cuadrados de papel, que equivalen a unos 10.000 campos de fútbol. Unas cifras alarmantes que avalan la necesidad de concienciar a la sociedad sobre un consumo responsable durante todo el año, pero especialmente en la época navideña cuando los niveles se incrementan exponencialmente.

Qué es la huella ecológica

La huella ecológica es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana que se hace de los recursos existentes en los ecosistemas del planeta relacionándola con la capacidad ecológica de la Tierra de regenerar sus recursos. Representa el área de tierra o agua ecológicamente productivos (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos; e idealmente también el volumen de aire), necesarios para generar recursos y además para asimilar los residuos producidos por cada población determinada de acuerdo a su modo de vida, de forma indefinida.


Con un mínimo de responsabilidad y llevando a la práctica pequeños gestos se puede reducir el impacto ambiental, y todo podemos contribuir a mejorar la salud del planeta.

“Ser ecológico pasa por realizar pequeños gestos que supongan un cambio de mentalidad. Hace unos años nadie se planteaba llevar su propia bolsa al supermercado y hoy es una práctica habitual”, señala Fran Jiménez, director creativo de Swolf Group Iberia.

A través de este proyecto quieren plantear un nuevo concepto de navidad sostenible y responsable con el medioambiente desde la creatividad y el compromiso. Para ello, han creado una plataforma digital en la que ofrecen alternativas para envolver los regalos navideños con revistas, telas o materiales reciclados.

“La huella ecológica que deja la navidad cada año requiere de la búsqueda de alternativas que, hasta el momento no habíamos puesto sobre la mesa, como la forma en la que envolvemos los regalos. Con este tipo de iniciativas nos sumamos a la conciencia ecológica”, recalca.

Las tres erres

Reducción, reutilización y reciclaje se imponen más que nunca en esta fechas, ya que se incrementa de forma exponencial la producción de desechos. Recuerda que hay que srr extremadamente cautelosos con la separación de los materiales y correcto depósito de los mismos en los contenedores correspondientes para que puedan ser recuperados y transformados en nuevos productos.

Pistas para una Navidad sostenible

  1. No a la fiebre consumista. ¿Cuántas regalos vas a comprar para cada uno? ¿Es necesario que los niños tengan la casa repleta de juguetes? Advierte a los tuyos de la importancia de ser cautos con los regalos y apostar por aquellos que cumplan con criterios ecológicos (reutilizables, reciclables, reciclados y que generen pocos residuos), con la particularidad de que, más allá de regalar objetos materiales, también se puede obsequiar a nuestros allegados con buenos momentos.

  2. Piensa en lo que hay detrás de cada objeto. Juguetes de madera, bisutería de hojalata, lámparas de tela… Hay infinidad de regalos artesanales. Y recuerda, para los regalos...  usa papel reciclado, de periódicos o revistas. Ponles lazos en vez de usar cinta adhesiva.

  3. ¿Sabías que uno de los artículos más demandados a la hora de regalar son los aparatos electrónicos? Piensa si realmente es necesario cambiar ese móvil o tablet que todavía goza de buena salud y cuenta con buenas prestaciones. Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos están creciendo tres veces más rápido que el resto de la basura.

  4. No al desperdicio alimentario. En estas fechas es más importante que nunca elaborar los menús y ceñirse a la lista de la compra. En España, según datos oficiales, se tiran a la basura 24 millones de kilos de alimentos en una semana ‘normal’, ¡imagínate en Navidad!

  5. Evita emisiones al medioambiente y no compres envasados, intenta elegir productos frescos, de proximidad y de temporada. Puedes congelarlos e ir sacándolos cuando lo necesites. Además, te saldrá más económico.Los aperitivos, a granel.

  6. Fuera vasos, platos y cubiertos de plástico. Aunque sea más cómodo, trata de dar preferencia a su versión en metal, loza y vidrio, descartando igualmente las servilletas de papel y priorizando las de tela.

  7. Reutiliza los adornos de años anteriores. Puedes darles una nueva vida con un poco de imaginación e implicar a los pequeños de la casa. Muñecos de nieve con rollos de papel higiénico, bolas y figuras para el árbol con botellas de plástico, latas, creaciones con cartón...

  8. ¡Apaga las luces! Otro problema habitual en la época navideña es el exceso de uso de luces de colores como elemento decorativo, que dispara el consumo de energía eléctrica.

  9. Y la temperatura de casa en su justa medida. Confortable, pero sin contribuir a elevar el termostato del planeta.

Estas son solo algunas buenas prácticas para unas Navidades más conscientes y responsables.

Y tú, ¿qué haces para reducir el impacto ambiental? ¿Qué te parece esta propuesta? ¿Cómo crees que se podría conseguir una Navidad más sostenible?

Más historias que puede interesarte:

Ecoansiedad: cómo gestionar el temor crónico de un cataclismo ambiental

Los jóvenes españoles ante el cambio climático: qué hacen por la salud del planeta

¡La basura tóxica está oculta en tu casa!

Los riesgos que corres por ser de la 'Indoor Generation'

Las 16 ciudades españolas más contaminantes y dañinas para la salud

Otras historias