La historia de Campazzo en la NBA no merece ser recordada como un fracaso

Nov 16, 2022; Dallas, Texas, USA; Dallas Mavericks guard Facundo Campazzo (2) and Houston Rockets guard Daishen Nix (15) battle for the loose ball during the second half at the American Airlines Center. Mandatory Credit: Jerome Miron-USA TODAY Sports
Facundo Campazzo intenta entrar a canasta en partido contra los Houston Rockets (Jerome Miron-USA TODAY Sports)

A falta de oficializarse, todo apunta a que la estancia de Facundo Campazzo en los Dallas Mavericks toca a su fin. En su lugar, los de Mark Cuban han encontrado a un antiguo All Star lastrado por las lesiones como es Kemba Walker, alguien en quien Luka Doncic podrá delegar un poco el juego en ataque. Con este previsible despido, cabe preguntarse si la carrera del argentino en la NBA ya está acabada y lo más lógico es contestar que sí. Campazzo cumplirá 32 años en marzo y ya estuvo a punto de volverse a Europa antes de que los Mavericks le llamaran en el último momento, probablemente por recomendación de su excompañero en el Real Madrid.

Campazzo, que había jugado 130 partidos en dos temporadas con los Nuggets, aunque disputando apenas diecinueve minutos por encuentro, no llegó a entrar nunca en la ya de por sí limitada rotación de los Mavericks. Los prejuicios sobre su estatura y su defensa, junto a la competencia de Dinwiddie en el puesto de base suplente hicieron que "Facu" solo disputara 52 minutos en total en ocho partidos distintos. En total, anotó diez puntos con unos porcentajes francamente mejorables.

Pese a algunos destellos en su primer año en Denver, se puede decir que nunca se ha llegado a ver la versión FIBA de Campazzo y es una pena porque hablamos de uno de los mejores bases del planeta. Un tipo inventivo, con un coraje tremendo, una gran visión de juego y un tiro razonable, aunque siga siendo uno de sus puntos débiles. Desgraciadamente, nada de eso le sirvió en la NBA. El juego allí es demasiado físico, las carencias quedan expuestas demasiado pronto y pensar en penetrar contra esas moles no es como hacerlo en la ACB o en la selección. Si a eso le sumas los mencionados problemas en el triple, vas a tener problemas siempre.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ahora bien, pensar que la aventura del "Facu" fue un fracaso porque no consiguió continuidad ni destacó como había destacado en el Real Madrid (campeón de Euroliga) o en la selección argentina (subcampeón del mundo) es absurdo. Hemos llegado a unos niveles de exigencia tremebundos. Llegar a la NBA con 28 años, sin llegar al 1.80, y aun así jugar 138 partidos es una barbaridad, si se piensa. Todo ello, sin haber pasado por el tradicional periplo instituto-universidad antes de llegar al draft.

Denver apostó por un tipo que desafiaba todos los cánones físicos de la época solo por su talento y su esfuerzo. La suya no es la historia de una desilusión sino una demostración de superación como se ven pocas. ¿Qué probabilidades hay de que alguien que no llega al 1.80 destaque en la élite del baloncesto? ¿Qué probabilidades hay de que, además, naciendo en Córdoba, Argentina, acabe jugando en Estados Unidos de escudero de un dos veces MVP como Nikola Jokic? Hay que ser un auténtico fuera de serie para lograrlo.

La pregunta es qué viene ahora. Se supone que Europa y es razonable pensar en el Real Madrid, el club que le dio a conocer en el planeta. Campazzo luchó como loco por este tercer año en la NBA por una cuestión de orgullo y una cuestión económica: todo aquel que juegue en tres temporadas distintas, aunque no sean completas, tiene derecho a una pensión cuando se jubile. Eso ya se lo ha garantizado Facu y lo otro no depende de él. No es probable que aparezcan ahora ofertas que no existían en octubre.

Da igual. Lo intentó y lo consiguió. Podrá decir siempre que fue de los elegidos que estuvo en una de las edades de oro de la NBA. Presumirá de jugar play-offs aunque sea de forma casi testimonial. El mérito, se mire por donde se mire, es descomunal.

Vídeo | San Antonio Spurs 138-143 Los Angeles Lakers

Otras historias que también te pueden interesar: