Niña de 10 años gana demanda para poder jugar fútbol con niños

Yahoo Deportes
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

María Paz Mora Silva es una niña colombiana, nacida en Bogotá, quien dice ser una apasionada por el fútbol desde los tres años. Hoy, cuando tiene diez, es protagonista pero por cuenta de una sentencia histórica a su favor que emitió el martes 13 de agosto la Corte Constitucional.

Este ente decidió revocar la decisión de los organizadores de la Liga Pony Fútbol -un torneo aficionado que reúne a niños y niñas entre 9 y 12 años de edad en todo el país-, quienes retiraron del evento a la menor y al equipo que representaba, Dinhos, ya que adujeron que en las reglas no se contemplaba la participación de equipos mixtos. María Paz era la arquera del conjunto, y los demás integrantes eran niños con edades similares.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La tristeza con la que la niña recibió la noticia, además del resto de compañeros, entrenadores y directivos de Dinhos, motivó a su papá, Álvaro, a presentar una acción de tutela para que a su hija le fuesen respetados sus derechos a la igualdad y a la no discriminación por sexo.

En declaraciones a la emisora W Radio, el padre dijo que el caso ocurrió en octubre del año pasado, es decir que Dinhos y María Paz fueron retirados del certamen en la edición 2018, tras disputar tres encuentros que le fueron decretados como perdidos a su equipo por marcador de 0-3, por “actuación irregular”.

Los organizadores son la División Mayor del Fútbol Colombiano -Dimayor-, que entre otros eventos es la responsable de todos los torneos profesionales de fútbol en el país, para hombres y mujeres; la División Aficionada del Fútbol Colombiano -Difútbol-; la Liga de Fútbol de Bogotá, y Creare entidad que coordina el evento en el que participan cerca de 1.500 niñas.

“Para ella fue un tema muy doloroso, por cuanto no entendía por qué todo la señalaban como culpable por ser niña. Hoy ella ya está más alegre, no ha dejado su pasión del fútbol, y compite en un equipo femenino”, señaló Álvaro, quien agregó que su hija competía junto a los otros niños hace cinco años.

“Me siento triste, porque por mi culpa 17 compañeros quedaron eliminados. Me gustaría jugar con niñas aunque me gustaría jugar unos años más con ellos” aseguró María Paz, en entrevista con la W.

¿Qué dijo la Corte?

En primera instancia, la tutela presentada por el padre de María Paz fue negada por un juez, que indicó que la FIFA prohibía la realización de torneos mixtos y que por tanto a la niña no se le había vulnerado ningún derecho, dándoles la razón en ese momento a los demandados.

Sin embargo, el caso luego fue revisado por la Corte Constitucional, que “constató que no era cierto que las reglas del torneo prohibieran la conformación de equipos mixtos, como tampoco que la FIFA, en tanto autoridad rectora del fútbol mundial, lo desaprobara. Por el contrario, se encontró que este organismo internacional estima positiva la integración y promueve la práctica del deporte del fútbol de manera conjunta entre niñas y niños”.

Dicho esto, la entidad ordenó a los organizadores de la Liga Pony Fútbol que en su evento de clausura de la edición 2019 ofrezcan excusas públicas a María Paz, y a que se registrara al club Dinhos para el evento de este año. También, que la niña pueda representar al equipo, si así lo consideran, entre otras consideraciones que permitan restabler la dignidad de la deportista y promover la práctica del fútbol femenino en el país.

Un torneo con estela

El Pony Fútbol es un tradicional evento de las categorías menores en el país. Se celebra cada año, desde hace casi tres décadas, y hasta hace dos años era organizado por la Corporación Los Paisitas, en Medellín.

El nombre se lo debe a una bebida patrocinadora, Pony Malta, con un enfoque en consumidores juveniles e infantiles. Es propiedad de la marca Bavaria, una de las industrias más fuertes del país.

Justamente, hace dos años Bavaria decidió desligarse de Los Paisitas, y conformar su propio evento.

En el Pony Fútbol han participado niños que luego se convirtieron en grandes figuras del fútbol colombiano, como Radamel Falcao García, James Rodríguez, Juan Fernando Quintero, Jackson Martínez, entre otros.

El fútbol femenino, un fenómeno en ascenso en Colombia

En la última década, el fútbol femenino ha tenido que dar muchas batallas en el país para reivindicar su papel en el panorama deportivo. El logro más reciente fue la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, allí el combinado de mayores derrotó en la final a Argentina.

Pero a mediados del primer semestre, el panorama no pintaba nada bien. El torneo profesional femenino, que se ha disputado en dos ediciones desde 2017, estaba en duda porque la Dimayor aducía no contar ni con los recursos ni con los patrocinadores que le dieran garantías de que el certamen se celebrara con éxito.

Esto, en medio de quejas de las propias jugadores por los malos manejos de la Federación Colombiana de Fútbol, entidad que meditó la posibilidad de cerrar la Selección de Mayores -la misma que ganó el oro en Lima-, y de unas denuncias por supuestos acosos sexuales de cuenta de unos entrenadores y preparadores físicos, que investigan las autoridades judiciales.

La participación del país en torneos internacionales como los Juegos Olímpicos de Río 2016 y Londres 2012, de los mundiales de mayores de Alemania 2011 y Canadá 2015, entre otros, han servido de respaldo para la promoción del fútbol femenino en el país, y la lucha por la igualdad con sus pares hombres.

Otras historias