"No es la Casa Blanca, pero pasad": el mensaje controvertido de felicitación de los Simpson a la selección estadounidense

Luis Tejo
Members of the World Cup-winning US women's team take part in a ticker tape parade with their trophy for the women's World Cup champions on July 10, 2019 in New York. - Tens of thousands of fans are poised to pack the streets of New York on Wednesday to salute the World Cup-winning US women's team in a ticker-tape parade. Four years after roaring fans lined the route of Lower Manhattan's fabled "Canyon of Heroes" to cheer the US women winning the 2015 World Cup, the Big Apple is poised for another raucous celebration. (Photo by Johannes EISELE / AFP)        (Photo credit should read JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)
Jugadoras de Estados Unidos festejando su campeonato mundial en Nueva York. Foto: JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images.

Afortunadamente, los tiempos están cambiando y la cobertura mediática que reciben es mucho mayor que antaño, así que a estas alturas quedarán pocos que no se hayan enterado de que se acaba de disputar el Mundial femenino de fútbol. La selección ganadora ha sido la de Estados Unidos, que, tras un duro camino en el que tuvo que eliminar, entre otras, a España, acabó derrotando en la final a Países Bajos para conseguir su cuarto título, el segundo consecutivo tras revalidar el logrado en 2015. Como era de esperar, las norteamericanas lo están celebrando por todo lo alto.

Porque el balompié de mujeres, relegado a un segundo o tercer plano en otros lugares, sí es allí un deporte muy popular. Posiblemente más que el de hombres, que siempre ha estado a la sombra de sus deportes autóctonos (baloncesto, béisbol o esa versión que tienen allí del football que se juega con las manos). Influyen en su éxito motivos sociológicos, como su fomento en los campus universitarios de todo el país, pero sin duda un factor determinante han sido los triunfos del equipo nacional, que ya se proclamó campeón del mundo allá por 1991, en la primera edición organizada, e hizo que muchas jóvenes se interesaran por la pelota.

Tanto ha calado el women’s soccer en la idiosincrasia yanqui que todo el mundo está emocionado por el triunfo y felicitando a las campeonas. Incluso los Simpson, quizás uno de los iconos estadounidenses más conocidos en todo el planeta, se han subido a la ola. Las cuentas oficiales en redes sociales de la serie de animación han publicado mensajes al respecto. Pero, fieles a su estilo, Bart, Homer y compañía han causado cierta controversia.

La pancarta que aparece en el tejado del número 742 de Evergreen Terrace en Springfield dice “Bienvenidas, campeonas. No es la Casa Blanca, pero pasad dentro”. Se trata de una referencia muy clara a los encontronazos que han tenido las jugadoras con el presidente de la nación, Donald Trump. La enemistad es manifiesta y la ha protagonizado sobre todo la capitana Megan Rapinoe, que en la caricatura aparece con su camiseta con el número 15 (el mismo que, de manera nada casual, viste Lisa, la niña de la familia Simpson).

Rapinoe llevaba tiempo diciendo que, en caso de triunfo, no tenían interés alguno en ir a la residencia oficial. “No vamos a ir a la jodida Casa Blanca, no nos van a invitar, lo dudo mucho”, declaró la jugadora cuando todavía estaban disputando las eliminatorias. Anteriormente había reiterado: “No voy a hacer reverencias delante de un presidente que, claramente, está en contra de todo en lo que creo”.

La tensión se debe a las políticas que está aplicando Trump en su gobierno, que muchos consideran hostil a las minorías étnicas, especialmente a la raza negra, y a colectivos como los grupos LGTBI. Las jugadoras, y muchas otras personas a lo largo y ancho de Estados Unidos, creen que el tono habitual de Trump incita al odio y a la discriminación. De hecho, la propia Rapinoe había adoptado la costumbre, surgida entre jugadores de raza negra del fútbol americano, de no cantar ni llevarse la mano al corazón, como es costumbre en EE UU, y, en ocasiones, incluso arrodillarse mientras sonaba el himno nacional, a modo de protesta. Es más: Megan ha confesado alguna vez sentirse inspirada por Colin Kaepernick, el footballer que inicio este movimiento.

El mensaje institucional de felicitación que lanzó el mandatario no resultó demasiado creíble.

¡Felicidades al equipo femenino de fútbol de Estados Unidos por ganar la Copa del Mundo! Gran y emocionante juego. ¡América está orgullosa de todas vosotras!

Durante el desfile multitudinario por las calles de Nueva York para celebrar la victoria, la propia Rapinoe tuvo ocasión de repetir su reivindicación en favor de la unidad, sin distinciones por razas o sexos: “Tenemos que ser mejores. Amar más y odiar menos. Escuchar más y hablar menos. (...) Es nuestra responsabilidad hacer de este mundo un lugar mejor”. Antes, en una entrevista con la CNN, Megan, lesbiana reconocida, había atacado directamente a Trump: “Tu mensaje excluye a gente que se parece a mí”.

El texto que acompaña a la ilustración de los Simpson es otro de los caballos de batalla recientes. “Next Equal Pay” alude a la demanda de que las jugadoras profesionales en Estados Unidos cobren lo mismo que los hombres. Se estima que actualmente ellas apenas reciben un 38% de lo que ingresan ellos.

En este sentido contrastan en la opinión pública dos tendencias de opinión: por un lado están quienes opinan que es justo cobrar lo mismo por el mismo trabajo (o incluso por un trabajo mejor, ya que la selección estadounidense masculina jamás ha estado ni medio cerca de ganar un Mundial), mientras que por otro no faltan los que recuerdan que se trata de deporte profesional y que las ganancias derivan del dinero generado en función de la atención del público. Una diferencia que, por cierto, cada vez es menor; en Norteamérica a menudo los partidos femeninos superan en audiencia a los masculinos.

No obstante, el hecho de que Los Simpson se hayan hecho eco de esta petición ha generado todo tipo de reacciones. Los hay, muchos, que la apoyan, pero tampoco faltan quienes critican por motivos variados.

Cuando la actriz de doblaje que hacía de Maude Flanders pidió un aumento, los productores de los Simpson mataron a su personaje. Este tuit va más allá de la hipocresía.

Fueron derrotadas por chicos de 15 años. [Se refiere a un partido amistoso de preparación disputado hace dos años.]

¡Por supuesto! Cuando las mujeres y los hombres generen los mismos ingresos, habrá igualdad.

Parece ser que esta batalla va para largo, aunque se están dando pasos en esta dirección. La afición reclama esta igualdad salarial a gritos, e incluso se ha interpuesto una demanda judicial al respecto. Un senador ha exigido que se suspenda la financiación a la Federación hasta que no se cumpla este objetivo. Habrá que estar pendientes de los movimientos en los próximos meses, sobre todo porque, aunque aparentemente nos pille lejos, lo que ocurre en Estados Unidos suele acabar creando tendencia en el resto del mundo.

También te puede interesar:

Inglaterra acusa de espionaje al equipo femenino de Estados Unidos

El desastre del fútbol cubano: tres derrotas, ningún gol a favor, 17 en contra... y cuatro desertados