Opiniones que pueden llegar a provocar muertes: la de Miguel Bosé, la del obispo Cañizares, o la del presidente de la UCAM.

Yahoo Noticias


No todas las opiniones son respetables.

De hecho, algunas son incluso delito.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

No vale escudarse en la libertad de opinión para decir una burrada.

Porque estas barbaridades -como este hilo de Miguel Bosé- matan.



Matan a los niños que no se vacunan. Matan a los adultos -y niños- que no pueden vacunarse por alguna patología que lo impide y que resultan infectadas por esos niños con padres antivacunas. Un solo ejemplo: los fallecidos por sarampión cada año en Europa, una enfermedad erradicada hasta que llegaron los que niegan a sus hijos uno de los salvavidas más importantes de la medicina.

Y resulta insultante para todos los que quisieran vacunar a sus hijos y no pueden. Cada hora mueren 40 niños en el mundo por culpa de la diarrea. Son más de 350.000 al año. Niños de países pobres sin medidas de saneamiento adecuadas y sin agua potable. Qué no darían esos padres por tener acceso a la vacuna del rotavirus, que los salvaría a casi todos ellos. Por cierto, apenas cuesta dos euros.

Las vacunas salvan cada año hasta 3 millones de vidas de niños en el mundo, según Unicef. El Nobel de Medicina Jules Hoffman calcula que, en todo el mundo, “el mayor logro de la medicina ha salvado 1.500 millones de vidas”. De hecho, hasta que aparecieron las vacunas la mitad de la población mundial moría entre los 20 y los 30 años. "No vacunar es un crimen", advierte. Un crimen como el que pregonan las estúpidas y peligrosas voces que se alzan más estos días.

Este tipo, señoras y señores, es director de una Universidad española.



“El Covid es obra del anticristo”.

“El coronavirus está provocado por las fuerzas del mal. En cada generación aparece el anticristo”

Bill Gates y Soros son esclavos de Satanás”.

“Quieren controlarnos con unos chips para controlar nuestra voluntad”.

“Pero, ¿qué se han creído, esclavos y servidores de Satanás? No les tengáis miedo?

Este señor es el Presidente de la Universidad Católica de Murcia. Mirad, si fuera el presidente de una red de concesionarios de coches, o de una fábrica de rosquillas, pues que le fueran dando. Pero es el presidente de un lugar donde se forma a personas.

¿Querrá que los futuros enfermeros y enfermeras que estudian en la Universidad que preside hagan análisis de sangre u orina buscando los chips de los que habla? ¿O que los futuros directores de empresas tengan un puesto para el anticristo? ¿O que los odontólogos busquen a las fuerzas del mal en vez de a las caries? ¿O que los que serán maestros enseñen a sus alumnos la historia de la humanidad dividida en periodos de anticristos?

Claro, que decirlo frente a un altar como que da más empaque que tras una mesa cutre de debate.

Atención al Obispo Cañizares.


Aquí cambiamos los microchips por vacunas obra del Diablo hechas de fetos abortados.

Así que no, no pidáis que respetemos todas las opiniones, como acaba de decir la ministra Montero. Respetemos a las personas, no a lo que algunos de ellos opinan, porque esas opiniones pueden llevar a la muerte.


De todas maneras, igual que miles de votantes de VOX están corriendo a cobrar sus “paguitas” por ERTES o ingreso mínimo vital, también estos antivacunas o conspiranoicos correrán en secreto a vacunarse ante el pánico a ser infectados y poder morir.

Pero, por el camino, sus declaraciones dejarán muertos: los de las personas a las que han convencido.



Otras historias