Noah Lyles, la reencarnación de Son Goku que amenaza a los récords de Usain Bolt

·5 min de lectura
Noah Lyles celebra su medalla de oro en los 200 metros del Mundial de Atletismo de Eugene, Oregon. Su segundo título mundial consecutivo en esta prueba.(Photo by Steph Chambers/Getty Images).
Noah Lyles celebra su medalla de oro en los 200 metros del Mundial de Atletismo de Eugene, Oregon. Su segundo título mundial consecutivo en esta prueba.(Photo by Steph Chambers/Getty Images)

Noah Lyles (Estados Unidos, 1997) es la nueva sensación del atletismo mundial. Es el salvador de las pruebas de velocidad después de la retirada de Usain Bolt. Es, todo sea dicho, la gran amenaza para todos los récords históricos y que hasta ahora parecían inalcanzables del jamaicano. Y además es un chaval como muchos otros de su edad que busca dejar huella más allá del tartán y se preocupa por dar voz a los problemas de la gente de a pie.

En el pasado Mundial de Atletismo de Eugene, Oregon, Lyles no sólo fue profeta en su tierra, sino que además firmó la tercera mejor marca de la historia de los 200 metros y destrozó el récord estadounidense de toda una leyenda en la distancia como Michael Johnson. Sus 19.31 dejaron pasmados a propios y extraños y le sirvieron para ganar su segunda medalla de oro consecutiva de los 200 metros en un Mundial.

Una exhibición de menos de veinte segundos y un show tras cruzar la meta a la altura de su proeza corriendo. Lyles se transformó en Son Goku, el personaje de Dragon Ball, imitó su famosa ‘onda vital’, se rompió la parte de arriba de su traje, dejó al descubierto sus tatuajes, se señaló la palabra ‘icon’ grabada en su piel y descargó adrenalina con un grito que se escuchó en hasta en su Florida natal. No había nacido una estrella, sino que más bien había explotado como cuando Goku y compañía se convertían en superguerreros.

Y es que Lyles, además de ser un atleta que marcará una época es también un chico con inquietudes como las de cualquier otro. Tiene auténtica pasión por el manga y el anime, de vez en cuando se gusta a sí mismo en el mundo de la música y diseña ropa para la marca deportiva Adidas. Pero además está muy implicado en causas sociales de peso como la lucha contra el racismo o la visibilidad de los problemas de salud mental.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube a no disponible por tus preferencias de privacidad

"¡Hoy he cumplido 25 años! Una cifra que para los afroamericanos es un gran hito. En este momento de la vida de un hombre negro, nos encarcelan de por vida, nos matan en eventos relacionados con pandillas o nos matan sólo por nuestro color de nuestra piel. Entonces, cuando digo que me alegro de haber llegado a los 25, ¡lo digo en serio!". Éste fue el mensaje que Lyles publicó en su cuenta personal de Twitter el día de su cumpleaños. Unas palabras que calaron muy hondo en una sociedad negra que en cierto modo le ve como un ejemplo a seguir, entre otras cosas, por la sinceridad de su discurso.

Lyles nunca se ha escondido detrás de lo políticamente correcto o de lo que guioniza la sociedad. Durante el momento más duro de la pandemia mundial de Covid-19, el estadounidense confesó que había empezado a tomar antidepresivos para que el lado más oscuro de su mente no tomase el control. Una confidencia que salía de la boca de un joven que nunca ocultó que lleva asistiendo a terapia desde muy corta por culpa de una depresión provocada por el bullying sufrido desde niño.

"La terapia me ayudó a enfrentarme a mi depresión, y empecé a sentirme mucho mejor. He superado adversidades y quiero ayudar a otra gente para que haga lo mismo. Eso es por lo que estoy trabajando para ayudar a que más niños pequeños practiquen atletismo, incluso si no tienen los medios para poder hacerlo", admitió en una entrevista para AS, en la que hablaba abiertamente de los problemas de salud mental.

"Siempre he hablado de ello y pienso seguir haciéndolo. Estoy agradecido por el altavoz que tengo por mis éxitos que me permite llegar a una mayor audiencia", explicó la versión actualizada de 'El hijo del viento'. "Siempre habrá alguien ahí fuera que está sufriendo por los mismos problemas por los que yo lo hice y quiero hacerles saber que hay maneras para sentirse mejor. Y que no están solos".

Noah Lyles es todo un apasionado del manga y el anime y el personaje de Son Goku de Dragon Ball es uno de sus ídolos. (Photo by Carmen Mandato/Getty Images).
Noah Lyles es todo un apasionado del manga y el anime y el personaje de Son Goku de Dragon Ball es uno de sus ídolos. (Photo by Carmen Mandato/Getty Images).

Sin embargo, de un modo u otro, con más o menos dificultad, Lyles siempre ha encontrado la forma de salir adelante y ahora está más llamado que nunca a hacer historia sobre la pista de atletismo. Su puesta en escena en el reciente meeting de Mónaco no es más que otro ejemplo, batiendo su propio récord del campeonato al firmar una marca de 19.46. Fue su décima carrera consecutiva bajando de los 20 segundos. Normal que no se ponga ni colorado al decir que los récords de Usain Bolt son bastante asequibles.

"Podía haber batido el récord del mundo, pero estoy satisfecho con el récord de Estados Unidos", declaró tras su medalla mundialista en Eugene. "Cuando corrí en 19.50 segundos recuerdo pensar, '¿Cómo diablos Johnson corrió en 19.32?' Por eso ahora no me agobio. ¿Rebajar los 19.19 segundos de Usain Bolt? Todo es posible". Así, como si nada. "Confío en que es posible romper ese récord mundial, pero todo tendría que alinearse para que ocurra. Tendría que ser en la carrera perfecta, con las condiciones adecuadas".

Dicho de otro modo, sólo es cuestión de tiempo que vuelva a romperse la camisa, pero no como Camarón sino como Son Goku. Y todo eso mientras va dejando huella en la sociedad y ampliando un legado en el que todavía hay mucho por escribir.

Vídeo | Los abdominales inquietantes de un niño de 8 años que apunta a estrella mundial del deporte

Otras historias que te pueden interesar: