Los motivos que están frenando el fichaje de Rodrigo por el Atleti

Peter Lim encargó a Mendes la venta de Rodrigo, que fue ofrecido a Gil Marín, como desveló Goal
Peter Lim encargó a Mendes la venta de Rodrigo, que fue ofrecido a Gil Marín, como desveló Goal

Mateu Alemany confirmó ayer en conferencia de prensa la noticia revelada por Goal horas antes. Había un acuerdo para que Rodrigo Moreno fuera jugador del Atleti, algo que habían acordado entre el máximo accionista del Valencia CF y el consejero delegado del Atlético de Madrid, con la intermediación del agente Jorge Mendes. Entonces ¿por qué la operación se ha frenado en seco y Rodrigo sigue en Valencia? ¿Qué es lo que realmente ha pasado? Goal apunta todas las claves para entenderlo.

En primer lugar, Lim pidió a Mendes, su amigo y agente de cabecera, que le vendiese un jugador para hacer caja. El jugador escogido fue Rodrigo, al que se ofreció al Atlético de Madrid, tras un contacto con Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado rojiblanco. Gil contestó afirmativamente, llegando a un acuerdo, entre fijos y variables de 60 millones por el delantero. Había acuerdo y eso fue lo que publicó Goal. Ese mismo día, Mateu Alemany, CEO del Valencia, y Marcelino García Toral, entrenador ché, tienen conocimiento de la venta, que se ha producido sin que ellos hayan tenido absolutamente nada que ver. Precisamente por eso, Mateu, a pregunta de los periodistas, niega que exista una negociación, porque él no ha tomado parte en ese proceso.

Con el paso de las horas y la negociación en curso, Miguel Ángel Gil Marín se pone en contacto con Mateu Alemany, para avisarle de que antes de fichar a Rodrigo, el Atlético de Madrid tiene la necesidad de vender a Ángel Correa, al que no quieren sacar por cualquier cantidad, sino por un precio determinado. Correa, en negociaciones con el AC Milan, percibe más de 4 millones netos anuales de ficha, un escollo difícil de superar.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Mientras tanto, Mateu Alemany informa a Marcelino que Rodrigo tiene un acuerdo con el Atleti y se decide que el jugador entrene al margen del grupo porque está en la rampa de salida. Horas más tarde, Rodrigo, que no pidió salir del club, traslada a su entrenador que le han vendido y se despide de sus compañeros de vestuario. ugador le traslada lo mismo a sus compañeros y decide despedirse del vestuario

Mientras tanto, en Milán, la venta de Correa sigue bloqueada. El Milán no llega a las cantidades que demanda el Atlético de Madrid y no es capaz de pagar la ficha del argentino. Un problema enorme, puesto que el Atleti no puede fichar a Rodrigo hasta que no libere masa salarial y obtenga un buen traspaso por Correa. El Atleti se pone en contacto con Mateu, le explican qué es lo que está frenando la operación y ambos clubes, de mutuo acuerdo, consideran que, con el comienzo de Liga tan cercano, lo mejor es que ambos jugadores comiencen el campeonato con sus equipos, a la espera de desbloquear ambas operaciones, que quedan paradas, que no rotas, que podrían retomarse hasta el 2 de septiembre, fecha en la que se cierra el mercado.

Por eso ayer Mateu Alemany comentó a la prensa que "lo que era un acuerdo ya no es un acuerdo" y que "lo que era una oferta ya no está sobre la mesa". Por ahora, Rodrigo, sigue siendo jugador del Valencia. Eso sí, si el Atlético de Madrid logra el dinero que reclama por la venta de Correa, es posible que Rodrigo acabe jugando a las órdenes de Simeone. Por ahora, todo está parado.


Otras historias