Novak Djokovic: cuatro meses sin jugar y aún número uno del mundo

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
MONTE-CARLO, MONACO - APRIL 10:  Novak Djokovic of Serbia practices during day one of the Rolex Monte-Carlo Masters at Monte-Carlo Country Club on April 10, 2022 in Monte-Carlo, Monaco. (Photo by Julian Finney/Getty Images)
Novak Djokovic regresa al circuito en Montecarlo tras cuatro meses prácticamente inactivo. Foto: Julian Finney/Getty Images

Cuatro meses han pasado desde que Serbia cayera en las semifinales de la Copa Davis pese a la victoria de Djokovic sobre Cilic y, en este período, el entonces número uno del mundo solo ha jugado tres partidos, los tres en el Abierto de Dubai: victorias ante Musetti y Khachanov y derrota inesperada ante Jiri Vesely. Tras años y años de tiranía en el ránking mundial (365 semanas lleva en lo alto de la clasificación ATP, casi un año más que el siguiente, Roger Federer), uno podría imaginar que esta larga ausencia con tan breve paréntesis serviría para una auténtica revolución en el circuito... pero no. Esta semana vuelve Djokovic a Montecarlo y lo hace, todavía, como número uno. ¿Sigue todo como estaba?

En parte, sí, y, en parte, no. De entrada, el número uno de Djokovic parece bastante circunstancial: entre Montecarlo y Wimbledon defiende casi 5.000 puntos, más de la mitad de los que ahora mismo tiene. Sin saber aún dónde podrá jugar y dónde no y con un tiempo necesario para ir cogiendo su mejor estado de forma, lo normal es que el serbio ceda su posición de privilegio más pronto que tarde. El asunto es ¿ante quién? A corto plazo, diríamos Medvedev... pero Medvedev está lesionado. Diríamos Zverev, pero Zverev no encadena dos torneos brillantes consecutivos.

En este período de ausencia de Djokovic, dos nombres han brillado por encima del resto y los dos son españoles: Rafa Nadal y Carlos Alcaraz. Aunque no haya perdido el número uno -más que unas pocas semanas que lo disfrutó Medvedev-, el serbio recordará siempre esta etapa por el Open de Australia que no pudo disputar y que se acabó llevando Nadal para desempatar en el número de grand slams conquistados. Durante el período de la temporada que Djokovic suele dominar con soltura, su némesis ha aprovechado para llevarse tres torneos y ser finalista de un cuarto. No es poca cosa.

Aparte, ha surgido como un rayo la figura de un enorme Carlos Alcaraz. El murciano ganó en Río, hizo semifinales en Indian Wells y se impuso en Miami a los dieciocho años. En Montecarlo, parte como uno de los máximos favoritos, con un cruce en cuartos contra el propio Djokovic en el horizonte. Ahí, veremos hasta qué punto se puede estar gestando un cambio generacional o si todo sigue como estaba un año más. El resto del circuito, la verdad es que se ha quedado un poco parado, como era de esperar. Y es una pena.

MONTE-CARLO, MONACO - APRIL 10:  Novak Djokovic of Serbia with coach Goran Ivanisevic in a practice session during day one of the Rolex Monte-Carlo Masters at Monte-Carlo Country Club on April 10, 2022 in Monte-Carlo, Monaco. (Photo by Julian Finney/Getty Images)
Djokovic escucha las indicaciones de su entrenador, Goran Ivanisevic, en la pista central de Montecarlo (Photo by Julian Finney/Getty Images)

Si quitamos Australia -que no es poco quitar- la verdad es que todo este mogollón apenas ha afectado deportivamente a Djokovic y aún está a tiempo de remediarlo en Roland Garros. Sinceramente, eso no dice mucho de sus competidores salvo los dos mencionados. El hombre que ha corrido a coger el relevo es el mismo que lleva quince años batiéndose el cobre con el serbio en cada torneo. Un hombre, además, lesionado, que a veces puede jugar y a veces, no.

Sea momentáneo o no, la verdad es que el hecho de que Djokovic pueda pasarse cuatro meses sin jugar y no pierda el número uno debería ser deprimente para el resto de tenistas de élite. ¿Qué están haciendo mal para que eso pase? ¿Cómo es posible que el serbio pueda permitirse una ausencia así sin que su ranking se vea afectado? Mucho tienen que cambiar las cosas para que no veamos un cambio generacional doble, es decir, que los Alcaraz, Sinner, Aliassime y compañía no se carguen tanto a la generación de Nadal y Djokovic como a la de Medvedev, Zverev y Tsitsipas, incapaces de afirmar su estatus cuando les correspondía.

Novak ha ganado Montecarlo solo dos veces. Para sus estándares, es muy poco. Se ve que necesita un tiempo para rodarse en tierra batida y no sabemos si la intensidad de sus entrenamientos bastará para ser competitivo esta misma semana. Desde luego, si el serbio cogiera y ganara el torneo, el golpe sobre la mesa sería formidable. Un recuerdo de quién manda aquí, al menos en ausencia de Rafa. También sería en parte un nuevo golpe a la propia competitividad del mundo del tenis masculino. Si con tres partidos en cuatro meses está para ganar un Masters 1000, apañados estamos.

No hay que olvidar que el triunfo de Nadal en Australia se produjo también con un solo torneo previo tras casi seis meses de ausencia. Respetando a ambos jugadores y a su leyenda, la verdad es que hay ganas de que aparezca alguien que por lo menos les tosa, que sea capaz de ganarles cuando sea imposible que estén al cien por cien. Si ese alguien es Alcaraz, estupendo. Si no, se buscan candidatos alternativos. Otro año de Nadal-Djokovic, Djokovic-Nadal se puede hacer muy largo.

Vídeo | Djokovic: "Echo de menos competir"

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente