Oblak, el milagro de cada tarde

Jan Oblak volvió a dejar una parada increíble ante el Lokomotiv, una más del repertorio de uno del mejor portero del mundo.
Jan Oblak volvió a dejar una parada increíble ante el Lokomotiv, una más del repertorio de uno del mejor portero del mundo.

Jan Oblak no es de esos a los que les guste colgarse medallas, algo más habitual de lo que le gustaría a quien esto suscribe y que piensa que en demasiadas ocasiones tendemos a primar lo personal a lo colectivo.

El portero del Atlético de Madrid ocupó un hueco en las portadas y titulares de prensa en el día después de que el Real Madrid se estrellara ante el Brujas, Joao Felix se llevase los elogios tras su gran partido en Moscú o las miradas se centraran en el Barça-Inter y Valencia-Ajax.

Su doble parada a Krychowiak en la segunda parte del Lokomotiv-Atlético de Madrid en la Champions League cuando los rojiblancos ganaban 0-2 es de las mejores que uno recuerda. Todo sucedió de manera fugaz, justo al revés de la vida que lleva Oblak, un tipo sin prisa alguna. Giménez desviaba como podía un balón que le quedaba franco al futbolista del Sevilla que fusilaba al esloveno sin miramientos. Pero de manera milagrosa (llámenlo intuitiva) sacó una mano para despejar el balón y fue lo suficientemente ágil como para levantarse y volver a achicar espacios para que el segundo disparo del moscovita también fuera despejado. Una proeza.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

 

Tan genial en sus paradas como modesto en sus declaraciones

Pero lejos de darse pábulo y al ser preguntado precisamente por su parada, combinó una respuesta modesta con otra hablando del equipo: “Son cosas que pasan en el campo. Son reflejos. Y ojalá siempre sea así. Ojalá nunca el balón entre, pero no puede ser. Hemos hecho un gran partido, bastante completo en general”.

No es la primera vez que Oblak habla de ‘milagros’ (llámenlo reflejos) como del que habla del tiempo que va a hacer. Justo cuatro días antes repitió actuación y discurso. Sus tres paradones en el derbi ante el Real Madrid a Benzema y Kroos siguieron en rueda de prensa donde aseguraba que “era una parada básica, estaba bien colocado… cuantos menos goles encajemos, mejor para el equipo”.

Ter Stegen, Alisson… una terna de grandes porteros

Por suerte (al menos para quien firma) el fútbol da pasos firmes para acordarse de los que salvan goles y no solo de quienes los meten. La FIFA otorgó el premio The Best al Mejor Portero de la temporada a Alisson, campeón de la Champions League con el Liverpool y de la Copa América con Brasil en una temporada de ensueño y que dejó a Ter Stegen y a Ederson con la miel en los labios.

Sorprende no ver en este tipo de premios nunca a Jan Oblak, el que para muchos es el mejor de una terna de grandísimos guardametas. Pese a haber logrado cuatro trofeos Zamora como portero menos goleado de la Liga, una de las más potentes del continente y haber levantado la Europa League o la Supercopa de Europa con su club, no suele figurar en la terna de candidatos.

Pero lejos de hacer campañas en contra de ello o de levantar la voz en cada entrevista ante los medios, se limita a decir que "en los premios no es importante quién es mejor. Lo único importante es qué ganas con tu equipo”.

Casillas, otro Santo que lo tiene claro

Iker Casillas sabe mucho de porteros. Dos décadas casi al frente de la portería del Real Madrid, una de las más difíciles del mundo y habiendo compartido escenario con otros míticos porteros como Buffon, Neuer o Courtois entre otros muchos, le hacen ser voz más que acreditada para valorar esto. No esconde su opinión y corona a Oblak como el mejor de todos, algo que seguramente halague a Oblak… al que no veremos darse importancia pues sus milagros son los de cada tarde.

 

 

Otras historias