Olvídate del aire limpio: la “lluvia plástica” hace que encontremos microplásticos en el aire

Yahoo Noticias
Olvídate del aire limpio: la “lluvia plástica” hace que encontremos microplásticos en el aire
Olvídate del aire limpio: la “lluvia plástica” hace que encontremos microplásticos en el aire

Voy a ser sincero: el momento por el que más espero la llegada de la nueva normalidad, es para poder salir a la montaña. Paisajes extensos, sin edificaciones cerca, con el cielo por techo… pero, según se explica en un artículo reciente, me puedo ir olvidando del aire limpio. Porque si ya hay microplásticos en el aire en los Parques Nacionales americanos de la costa Oeste, es que están en todas partes.

De hecho, es una de las conclusiones a las que han llegado los investigadores en el estudio del que vamos a hablar: que el problema de los microplásticos ha llegado a tal punto, que ya encontramos estas partículas en la atmósfera. Y que la “lluvia plástica” ha venido a sustituir a la “lluvia ácida”.

Pero vamos a explicar el estudio. Los investigadores han recogido partículas tanto del aire como las caídas con la lluvia en once áreas protegidas del Oeste de los Estados Unidos. Han escogido estas zonas porque son espacios bien conservados, y aislados de la civilización.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Durante 14 meses han recogido los dos tipos de muestras, unas en un cubo “seco” y otras en uno “húmedo”. El sistema es muy ingenioso. Mediante sensores climatológicos determinaban si debían tener abierto uno u otro cubo. Si llovía, cerraban el cubo seco y abrían el cubo húmedo, y si el día era soleado al revés.

Por el diseño ya nos podemos imaginar qué hipótesis querían confirmar los investigadores: que había microplásticos en el aire. Lo que no esperaban era la cantidad: a partir de la cantidad que recogieron, calculan que a estos espacios naturales llegan cada año 1.000 toneladas métricas de microplásticos, el equivalente a 120 millones de botellas de agua.

Pero el estudio no quedó ahí. Analizando las corrientes atmosféricas pudieron trazar el recorrido de las masas de nubes hasta su origen. Dicho de otra manera: cuando llovía, analizaban los datos y mapeaban por dónde habían pasado las nubes, y de dónde habían captado los microplásticos.

El patrón que han encontrado es bastante lógico. Primero una masa de aire levanta microplásticos en las ciudades: fibras de ropa, restos de basuras, etc. Con el viento, estos microplásticos comienzan a viajar, y cuando cae la lluvia se “lavan” y caen a tierra.

Todo muy similar a la famosa lluvia ácida. Salvo por una diferencia, y es que la lluvia ácida estaba causada por compuestos químicos que salían de chimeneas, principalmente de fábricas, y con poner un filtro y un catalizador se puede limitar, y se ha limitado mucho. Pero con los microplásticos la cosa no es tan fácil.

Alguno puede pensar “bueno, pero eso es en Estados Unidos”. El problema es que la atmósfera es la misma en todo el planeta. Y que este caso se suma al del Ártico y los Pirineos, donde ya se habían detectado microplásticos. Parece que no tenemos escapatoria.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias