Omar Bravo, la leyenda de las Chivas que se atrevió a vestir los colores del Atlas

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
MEXICO CITY, MEXICO - OCTOBER 04: Omar Bravo se convirtió en el máximo goleador de las Chivas de Guadalajara al superar a Salvador Reyes con 123 dianas (Foto: Héctor Vivas/LatinContent via Getty Images)
MEXICO CITY, MEXICO - OCTOBER 04: Omar Bravo se convirtió en el máximo goleador de las Chivas de Guadalajara al superar a Salvador Reyes con 123 dianas (Foto: Héctor Vivas/LatinContent via Getty Images)

Omar Bravo hizo lo inimaginable: convertirse en leyenda con las Chivas de Guadalajara y también jugar para el acérrimo rival, los Zorros del Atlas. El delantero mexicano defendió ambas camisetas sin ningún aspaviento, como don Juan por su casa. La afición atlista le reprochó su pasado y pese a eso, se ganó a algunos miembros de La Fiel con sus actuaciones.

La llegada de Bravo al Estadio Jalisco, para jugar como zorro, fue en un principio complicada, ya que en años anteriores había provocado a los fanáticos de La Academia. Joel Tiburón Sánchez y Omar besaron el escudo de las Chivas cuando anotaron un tanto en un cotejo que mantuvieron rojinegros y rojiblancos. El pecado no paró ahí, sino que lo hicieron ante el graderío de Atlas.

El Mocho, como lo llamaban sus compañeros, no fue recibido como un flamante refuerzo. Por el contrario, llegó con el papel de enemigo. Carlos Martín del Campo, director deportivo de Atlas, fue amenazado por cerrar el fichaje que los salvaría de caer a una segunda división: “Si nos vamos al descenso, ustedes se van al panteón”, se leía en unas pancartas que los mismos seguidores de Atlas colgaron a las afueras de Colomos, donde entrenaba el primer equipo.

Hay que aclararlo, para los aficionados rojinegros no existe otro partido más importante y rivalidad más grande que la que su equipo mantiene ante el Rebaño. Cuando ambas escuadras se enfrentan, la Perla de Occidente queda paralizada. El Clásico Tapatío aún guarda ese atractivo, uno que ofrece que una ciudad se separe gracias a noventa minutos de futbol. Por un lado los fanáticos del equipo más popular de México, por otro, un humilde conjunto que apenas suma un par de campeonatos en setenta años. Disparidad de glorias.

El camino de Omar Bravo

Omarcito debutó con las Chivas en 2001. En el vestuario futbolistas de la talla de Ramón Ramírez, Ramoncito Morales, Manuel Sol, Carlos Hermosillo y Oswaldo Sánchez lo cobijaron. Tras siete años en la institución, con poco menos de un centenar de goles y un campeonato de liga, probó suerte en Europa, pues el Deportivo la Coruña de La Liga de España apostó por un atacante que tuviera gol y experiencia, Omar Bravo había demostrado que tenía ambas.

El mochiteco únicamente movió las redes en tres ocasiones durante un torneo con el Depor, por lo que los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León lo repatriaron y llegó como préstamo para el Clausura 2009. Con los regios no pudo demostrar su talento y se fue en ceros. La escuadra que le vio debutar lo contrató por dos temporadas más. En las campañas de 2009 a 2011, Bravo realizó 10 anotaciones. Su cuota goleadora amenazaba al récord de Salvador Reyes, máximo goleador del Campeonísimo, hasta ese entonces.

Tras problemas con Jorge Vergara, dueño de Chivas, la Máquina de Cruz Azul decidió brindarle otra oportunidad en 2012, donde al final de su experiencia con los celestes, él mismo aceptó que fracasó al solo marcar siete goles: “Las expectativas eran altas. Al no llenar esas expectativas, personalmente lo considero un fracaso”.

Omar Bravo jugó en Cruz Azul y anotó siete goles durante 2012 (Foto:   Edgar Negrete/Clasos.com/LatinContent via Getty Images)
Omar Bravo jugó en Cruz Azul y anotó siete goles durante 2012 (Foto: Edgar Negrete/Clasos.com/LatinContent via Getty Images)

Atlas y el descenso

En 2012, los Rojinegros de Atlas pelearían por el no descenso. La directiva atlista cerró el préstamo de Omar Bravo, un jugador con palmarés y recorrido importante, pero que había sido goleador con las Chivas de Guadalajara, así como referente del cuadro rojiblanco.

El vestidor de los Zorros abrazó al ariete con pasado chivista: “Omar se la está jugando. Él estaba en Cruz Azul y viene a pelear el descenso acá. Es un compromiso muy grande. Le pido a la afición que lo entienda. Tenemos que estar unidos para sacar esto adelante”, aseguró Matías Vuoso, delantero de Atlas en ese momento.

La Barra 51 de Atlas no perdonó la contratación de Omar Bravo. Al grado de preferir una categoría inferior: “Aunque meta goles no lo queremos. No se nos olvida que en el pasado se burló de la afición. Yo prefiero descender a deberle algo a Omar Bravo”, aseguró un aficionado para Récord. Pese al clima hostil, Bravo llegó a 14 dianas en dos torneos, situación que ayudó a que el equipo se salvara de descender.

En una tercera etapa, el sinaloense acordó jugar para el Rebaño en 2014. Le bastaron dos torneos para alcanzar y superar a Chava Reyes. El 12 de agosto de 2015, en un partido de la Jornada 4 del Torneo Apertura, Omar Bravo marcó doblete ante el Monarcas Morelia. Con 123 goles Bravo rebasó a Reyes y se convirtió en el máximo romperedes del conjunto tapatío.

Bravo Tordecillas defendió las camisetas con una de las rivalidades más marcadas de México. Con Chivas estableció un hito, fue el mayor goleador de los rojiblancos con 145 anotaciones en todo tipo de competencias y partidos. Además, con los Zorros del Atlas colaboró para que la escuadra se mantuviera en primera división.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR| EN VIDEO

La actriz Bárbara Torres, ‘Excelsa’, tuvo fiesta de XV años con todo y chambelanes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente