Así de originales son nuestros rellenos del bolillo en México

A mediados de diciembre de 2019 se popularizó en redes un video en el que se sirve café en un bolillo a modo de taza, que si bien no habría sucedido en México, muchos ‘chilangos’ aseguran que bien podría haber ocurrido en su capital.

Y es que no podemos negar que el bolillo es uno de los panes más significativos del país, tanto que hemos sido el ejemplo de creaciones deliciosas, y en ocasiones algo bizarras, que vale la pena reunir.

‘Bollesquite’

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

La más reciente creación, que se volvió viral a finales del 2019 son, como su nombre indica, esquites servidos en un bolillo. No olvidemos que la forma tradicional de servir este plato callejero es en vasos de unicel, pero parece que hacerlo ahora en pan podría también ser una alternativa más ecológica, como recogen algunos usuarios de las redes, aunque menos dietética.

Guajolota

Es un antojo emblemático de nuestras calles: bolillo relleno de un tamal calentito, o mejor dicho, una torta de tamal. Lo más curioso, es que esta torta habría nacido en Puebla, aunque no de la misma forma, pues originalmente era un pambazo relleno de enchiladas. Con el tiempo los capitalinos comenzarían a usar el mismo nombre para sus tortas rellenas de tamales.

La guajolota no es más que una torta rellena de tamal verde, rojo o de mole. Foto: Getty Images
La guajolota no es más que una torta rellena de tamal verde, rojo o de mole. Foto: Getty Images

Guacamaya

Una de las especialidades de León, Guanajuato, es esta torta de bolillo rellena, preferentemente, de chicharrón de puerco, salsa pico de gallo, y aguacate. Hoy la conocemos en varias partes del país, pero habría nacido por un hombre que, comiendo en un puesto de chicharrón callejero, y quien siempre pedía un bolillo para comer la salsa, no paraba de hablar, ganándose el apodo de ‘guacamaya’, y lo demás es historia.

También te puede interesar: Pedos de monja y hasta frijoles con veneno entre los nombres más raros de la comida mexicana

Torta de chilaquiles

Como si se tratara de una competencia para ver quién come más carbohidratos en el desayuno, existen las famosas tortas de chilaquil, que no son más que bolillos rellenos de este tradicional plato a base de tortillas fritas y salsa, verde o roja, y quizá pollo o cecina.

Y no podemos dejar fuera la ‘esquina del chilaquil’, en la colonia Condesa, en la CDMX, donde todas las mañanas un puesto callejero las sirve, desde hace 20 años. Y sí, son para desayunar, pues están de 8 de la mañana 1 de la tarde.

Tortas de flautas

Un local de la colonia Roma, en la CDMX, ganó popularidad con la oferta de bolillos rellenos de flautas, y aunque no lo creas, no sería el único lugar de la ciudad con esta oferta, pues habría otro cerca de la preparatoria 5. ¿Su ventaja? Seguramente no se saldrá el relleno de la torta, como en las anteriores, pues todo está bien contenido en cada mordida.

Torta de tacos

Y es que si hay de flautas, ¿por qué no habría bolillos rellenos de tacos? Pueden ser de bistec, pastor o hasta de canasta. Y sí, van con todo y tortillas, además del resto de un buen taco, incluyendo salsa y hasta cilantro. ¿Te animas?

Torta de gordita

Si llegaste hasta aquí es probable que ya estés dispuesto a despedirte de tu propósito de Año Nuevo de bajar de peso, pues sí, también hay tortas rellenas de gorditas de chicharrón prensado. Quizá sea una forma de evitar llenarte los dedos de grasa en caso de que sean fritas y no a la plancha.

También te puede interesar: Las combinaciones de comida más raras que hacemos en México

Torta de helado

Un heladero callejero, se volvió famoso al ofrecer a sus clientes tortas rellenas de entre 4 y 6 bolas de helado. La prueba fehaciente de que el bolillo también puede servir de postre. El origen de esto no es del todo claro, unos dicen que habría nacido en Araró, Michoacán, pero otros aseguran que es una tradición de Xonacatlán, Estado de México.

@travesabarros

Otras historias