Osteoporosis y fractura de cadera, ¿podemos evitarlo?

Hacerse mayor es duro pero si te tomas en serio tu salud, sobre todo a partir de los 40, podrás envejecer de forma saludable

Aunque su incidencia aumenta a partir de la séptima década de vida,&nbsp;<a href="https://es-us.vida-estilo.yahoo.com/todavia-no-la-sufrido-pero-tienes-todas-las-papeletas-para-sufrir-esta-enfermedad-de-adultos-y-mayores-133510018.html" data-ylk="slk:no es una enfermedad exclusiva de adultos y mayores.;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">no es una enfermedad exclusiva de adultos y mayores.</a>Los&nbsp;factores de riesgo&nbsp;de la osteoporosis pueden ser hereditarios o estar&nbsp;asociados a estilos de vida sedentarios y tóxicos,&nbsp;falta de sol, déficit de calcio y de&nbsp;<a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/vitamina-d-la-clave-para-un-buen-sistema-esqueletico-092135613.html" data-ylk="slk:vitamina D;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">vitamina D</a>&nbsp;o a la posmenopausia. (Foto: Getty)
Aunque su incidencia aumenta a partir de la séptima década de vida, no es una enfermedad exclusiva de adultos y mayores.Los factores de riesgo de la osteoporosis pueden ser hereditarios o estar asociados a estilos de vida sedentarios y tóxicos, falta de sol, déficit de calcio y de vitamina D o a la posmenopausia. (Foto: Getty)


Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Más de cuatro millones de mujeres y cerca de un millón de hombres en España padecen osteoporosis, una enfermedad silenciosa que no se manifiesta hasta que no se produce una fractura. Es la enfermedad de los huesos, más importante, frecuente y destructiva de la calidad de vida. 

¿Su principal consecuencia? La fractura, de la extremidad proximal del fémur o fractura de cadera, es la complicación más importante de la osteoporosis por la mortalidad, morbilidad y costes que genera, siendo más frecuente en mujeres.

La mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a los treinta. A medida envejecen, la masa ósea se pierde, cada vez más rápido Y la probabilidad de desarrollar osteoporosis depende, en parte, de cuánta masa ósea obtuvo en la juventud. (Foto: Getty)
La mayoría de las personas alcanzan su masa ósea máxima a los treinta. A medida envejecen, la masa ósea se pierde, cada vez más rápido Y la probabilidad de desarrollar osteoporosis depende, en parte, de cuánta masa ósea obtuvo en la juventud. (Foto: Getty)

En España, se produjeron alrededor de 330.000 fracturas por fragilidad en 2017, de las que el 22 por ciento fueron fracturas de cadera. Y, según datos de un reciente estudio realizado en el Hospital General de Ciudad Real, cerca del 60 por ciento de los pacientes ingresados por fractura de cadera estaban desnutridos o con riesgo nutricional al ingreso.

La fractura de cadera en los mayores no es simplemente una mala caída, la mayoría de las veces es la punta del iceberg que pone de manifiesto una situación de fragilidad del paciente que la sufre y que tiene unas bajas reservas fisiológicas para hacer frente a circunstancias adversas como este tipo de fracturas, explica la doctora Nuria Fernández, facultativo especialista de Área (FEA) de Geriatría del Hospital General de Ciudad Real. En estos casos, es muy importante la situación nutricional del paciente, ya que los más desnutridos, al ser más frágiles, pueden desarrollar con mayor facilidad complicaciones y tener un mayor riesgo de mortalidad y de estancias hospitalarias más largas”.

Someterse a exámenes y pruebas de densidad ósea puede ayudarnos a prevenir la osteoporosis antes de que aparezca. (Foto: Getty)
Someterse a exámenes y pruebas de densidad ósea puede ayudarnos a prevenir la osteoporosis antes de que aparezca. (Foto: Getty)

La desnutrición condiciona, entre otras complicaciones, la pérdida de masa y fuerza muscular, y es por ello que existe un alto porcentaje de personas mayores con fractura de cadera desnutridos ya desde el ingreso.  “Por ello, actualmente se considera que el tratamiento nutricional, generalmente con suplementos nutricionales orales, es una parte importante del cuidado médico integral en estos pacientes”, comenta el doctor Juan Ignacio González Montalvo, jefe del servicio de Geriatría del Hospital Universitario La Paz en Madrid y coordinador de la XI edición del Curso de Ortogeriatría organizado por el mismo hospital, con la colaboración de Nutricia Advanced Medical Nutrition.

Pérdida de masa ósea

La edad es un factor importante que influye en la densidad del hueso. Hacia los 40 años de edad, la densidad del hueso comienza a disminuir de manera gradual en ambos sexos pero se acentúa en la mujer a partir de la menopausia, entorno a los 50 años. En los hombres suele ocurrir a un ritmo más lento que el de las mujeres de la misma edad, hasta los 70 años, edad a la que las pérdidas más o menos se igualan. La ‘pérdida de hueso’ en varones se acelera a los 60-79 años, cuando otras funciones como la menor producción gonadal de andrógenos (testosterona).

Aunque el descenso en la actividad de las células formadoras de hueso (osteoblastos) y la pérdida de la eficacia de las hormonas son dos factores asociados a la vejez y osteoporosis difíciles de combatir, hay otros que sí podemos modificar.

Debemos resistirnos al sedentarismo y luchar por mantenernos activos dntro de las posibilidad de cada uno. (Foto: Getty)
Debemos resistirnos al sedentarismo y luchar por mantenernos activos dntro de las posibilidad de cada uno. (Foto: Getty)

Para combatirlo es importante mantener una vida activa e introducir algunos cambios ya que el sedentarismo o falta de movilidad son grandes aliados de la osteoporosis. Por ejemplo, hacer pesas a partir los 40 años es una buena medida preventiva. También es aconsejable adaptar la dieta ya que a medida que envejecemos se produce una menor absorción intestinal de calcio, y caminar al aire libre siempre que se pueda para aprovechar los beneficios del sol. Es este sentido es muy importante retrasar cuanto antes el ‘aislamiento’ al que nos sometemos en la vejez por el miedo a caernos; no salir a la calle es un error. Hay que tratar de hacerlo, acompañados, y cuando llegue el momento, con la ayuda de un bastón o un andador.

Ojo con la comida

La osteoporosis se soluciona, en parte, comiendo bien.  El consumo de nutrientes que ayuden a mantener la salud ósea es importante a lo largo de toda la vida, pero aún más en la edad adulta y en el periodo inicial de crecimiento.

Tanto el calcio como el fósforo y la vitamina D son esenciales para el desarrollo estructural y funcional del hueso, aunque otros nutrientes como el magnesio, la vitamina K y el zinc desempeñan funciones indispensables en su formación. 

La malnutrición, especialmente el déficit de proteínas, como la albúmina, es un factor de mal pronóstico funcional y vital. Además, la malnutrición calórica, en las personas con índices de masa corporal inferiores a 25 Kg/m2, predispone a nuevas fracturas.

Por eso, en palabras de la Dra. Fernández, si se ha producido una fractura: “el aporte nutricional desde el inicio mejora los resultados y hay estudios que avalan que el tiempo de rehabilitación y recuperación funcional puede ser más corto comparado con los pacientes que no reciben este soporte nutricional”.

Y es que las proteínas son “como los ladrillos sobre los que debe estructurarse nuestro cuerpo y, por ello, son fundamentales. El adaptar la dieta para que el paciente tenga un adecuado aporte de nutrientes es especialmente importante en circunstancias como las fracturas de cadera que necesitan de una cirugía para su corrección, y suponen un aumento del metabolismo basal. En estos casos, resulta necesario añadir una suplementación nutricional oral para mejorar el estado nutricional y evitar complicaciones”, concluye la experta.

A incluir en tu lista de la compra

Una buena dieta y la actividad física te ayudarán a prevenir la osteoporosis y las fracturas. Así que empieza por tener claro los productos que debes tener en tu despensa y nevera. Estos son los alimentos que aportan más calcio y vitamina D:

  1. Lácteos: Leche, yogur, queso, requesón, helado de yogur, helados lácteos.

  2. Judías y derivados: tofu, judías blancas, pintas, garbanzos.

  3. Frutos secos y semillas: Almendras, sésamo, tahini, nueces de Brasil, avellanas, pasta de almendras.

  4. Pescados: Sardinas en lata con espinas.

  5. Verduras: Grelos, Col, Brócoli, nabo sueco.

  6. Frutas: Naranja, higos secos.

  7. Bebidas no lácteas enriquecidas en calcio (soja, arroz, avena, etc.).

  8. Cereales en grano: Amaranto, harina de trigo integral.

  9. Otros: Azúcar moreno, melaza, algas.

  10. Alimentos que pueden estar enriquecidos en calcio: cereales de desayuno.

  11. Pescados: Arenque, salmón, halibut, siluro, caballa, ostra, sardinas, atún, gambas.

  12. Alimentos vegetales: setas shitake.

  13. Alimentos proteicos (no pescados): leche de vaca, huevos.

  14. Alimentos enriquecidos: leches vegetales enriquecidas (soja, arroz), cereales de desayuno enriquecidos.

  15. Verduras de hoja verde tipo espinacas, acelgas, lechuga, la hoja del nabo (nabiza), y coles, repollo y espárragos.

¿Te preocupa el paso de los años? ¿Has introducido cambios en tus rutinas para empezar a cuidarte más de cara la futuro?

También puede interesarte:

8 casos en los que sí hay que tomar suplementos de vitamina D (y medir sus niveles)

Todavía no la has sufrido pero tienes todas las papeletas para tener esta enfermedad de adultos y mayores

Ignorar esto te impedirá envejecer de forma saludable

Qué (superalimentos) comer para evitar chirridos, chasquidos o crujidos

Osteoporosis: se soluciona comiendo bien (entre otras cosas)

A menos que empieces a cuidarte, este es el futuro que te espera: fractura de cadera, muñeca o de vértebras

Otras historias