¿Qué pasa con Tobio?

El defensor de Central, que se hizo muy amigo del Apache cuando ambos jugaban en el Xeneize, adelantó los planes de Carlitos para fin de año.

Era 10 de agosto de 2016 cuando Fernando Tobio se enteró que, tras el pedido público de Carlos Tevez, iba a volver a Boca. Hacía un año que estaba en el club, tiempo durante el cual forjó una gran amistad con el '10' porque eran compañeros de concentración. Sin embrgo, el préstamo había vencido y el club había tomado la decisión de no renovarlo, pero la presión fue tan fuerte -y la necesidad de un defensor también-, que decidieron repatriarlo.

Durante esa primera etapa, el ex-Vélez disputó 34 partidos: 12 por el campeonato del 2015, otros 12 en el Torneo de Transición 2016, cuatro por la Copa Libertadores, cinco por la Copa Argentina 2015 y la Supercopa Argentina ante San Lorenzo. Es decir que, de los 49 encuentros que el equipo disputó desde su primera llegada (en julio de 2015), el central dijo presente en el 69% de los cotejos.

Sin embargo, su regreso no fue tan productivo. Cuca, el DT de Palmeiras por ese entonces, ya había decidido no tenerlo en cuenta y eso también fue un factor casi determinante para terminar de gestar su regreso. Y con Guillermo Barros Schelotto no tuvo mucha más suerte. Arrancó bien, alternando en las primeras 10 fechas, en las cuales fue titular en siete de ellas. Pero a partir del choque ante San Lorenzo, a partir de donde en la que el Xeneize mejoró notoriamente el nivel, Juan Manuel Insaurralde se ganó el puesto y jamás lo soltó.

En el medio había sucedido algo que obligó al Mellizo a replantear el once inicial: la eliminación de la Copa Argentina, en la que estuvo desde el inicio. Esa noche no fue el último partido de Tobio, pero sí fue un llamado de atención. Tan solo dos semanas después, el 20 de noviembre, entró a La Bombonera para enfrentar, curiosamente, también a Rosario Central. Después de esa tarde, jamás volvió a pisar el campo de juego.

Son ya casi cinco meses desde la última vez que el defensor vio acción de manera oficial (se enfrentó a River, San Lorenzo y Estudiantes en el verano), tiempo durante el cual se jugaron nueve partidos del campeonato. Para Guille no hay dudas: el titular es el Chaco, no solo por experiencia, sino porque ve que es quien mejor se complementa con Vergini, además de que es zurdo y puede cerrar con mayor facilidad en ese sector.

Por ahora, Tobio tendrá que seguir esperando en el banco, pero la incógnita es cuánto tiempo aguantará sin ver minutos este futbolista de 27 años que tenía una proyección mayor que ser suplente en un grande. ¿Pasará el corte que se viene en julio?

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines