Pasión por Messi, casi lleno y pitos a Valverde

Pasión por Messi, casi lleno y pitos a Valverde
Pasión por Messi, casi lleno y pitos a Valverde

La pasión que genera Leo Messi fe puesta de manifiesto sin disimulo en el King Abdullah Sports City, donde el Barcelona y el Atlético Madrid estaban citados en la puja por la Supercopa.

Pancartas con la imagen del astro argentino eran evidentes en la grada de un recinto con más aficionados que la víspera, en la otra semifinal, entre el Valencia y el Real Madrid.

Las gradas pobladas, casi lleno. El Barcelona generó entusiasmo entre el público, más entusiasta que el miércoles. Pero era especialmente ruidoso cuando Messi tenía el balón.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Es un público distinto el de Arabia Saudí, lejos del bullicio y la animación que da color al fútbol europeo. Irrumpe con aplausos el final de cada jugada. No pasó lo mismo con el Atlético Madrid, al que abucheaban cuando emprendía su ataque hacia la portería de Neto, sustituto del lesionado Marc Andre Ter Stegen.

Lo de Messi fue otra cosa. Es el referente. De vez en cuando y sin motivo alguno, sin que fuera suyo el balón, la grada coreaba su nombre. Se encendía cuando la pelota era suya. Más aún.

Llamó la atención la indignación que abordó al público cuando el argentino fue trabado por Saúl. Protestó y abucheó a su adversario. Celebró a continuación la recuperación del diez y su regreso al partido.

Lo sorprendente llegó de megafonía, con el anuncio de las alineaciones. Cada futbolista fue ovacionado. Es una fiesta, hasta llegar al técnico Ernesto Valverde. Su nombre fue recibido con una significativa pitada sin motivo aparente. Con el partido ya empezado, conocimos el motivo: Roma y Liverpool. Los saudíes no perdonan los fracasos. Incluso se vieron pancartas de 'Valverde out' al final del partido.

La respuesta de la afición sí coincidió esta vez con las previsiones de la Federación Española, que días atrás anunció que las entradas para esta semifinal estaban vendidas. Tal cual. Hubo lleno. No fue lo mismo en el partido anterior, con un aspecto desangelado y los fondos medio vacíos en el estadio.

Es festivo en Arabia Saudí. El jueves es como un domingo en España. La vida es más nocturna que diurna. Vacaciones, buen tiempo y colegios cerrados. Las carreteras, por la noche, se llenan de coches. Un punto a favor para que las familias y la afición acudieran al fútbol.

 

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias