Patriots, eliminados; Titans y Texans, a serie divisional con Ravens y Chiefs

Houston (EE.UU.), 5 ene (EFE).- Los Titans de Tenneesee dieron la sorpresa de la primera jornada de comodines de la Conferencia Americana (AFC) de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) al vencer de visitantes a los actuales campeones del Super Bowl, los Patriots de Nueva Inglaterra con su mariscal estelar Tom Brady.

Antes del duelo entre los Titans y los Patriots, los Texans de Houston completaron una gran remontada de 16 puntos para estar también en la Serie División de la AFC tras vencer a los Bills de Buffalo.

Los rivales de Titans en la serie de división serán los Ravens de Baltimore, el equipo con la mejor marca de la liga, mientras que los Texans tendrán que viajar hasta Kansas City para enfrentarse a los Chiefs.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El corredor estelar Derrick Henry avanzó por tierra para 182 yardas y un touchdown, y junto con una gran labor del cuadro defensivo, que siempre tuvo controladas las acciones ofensivas del legendario mariscal de campo Tom Brady, fueron las claves que permitieron a los Titans conseguir la victoria sorpresa a domicilio por 13-20 frente a los Patriots en partido de comodines.

La derrota quizá puso final a la carrera de 20 temporadas de Brady con los Patriots, que quedan eliminados en la contienda por un boleto al Super Bowl.

Los Patriots, que protagonizaron los últimos tres Super Bowls y ganaron dos de ellos, perdieron el protagonismo en el campo de juego al no poder aprovechar todas las oportunidades ofensivas que se le presentaron, especialmente en el segundo cuarto, que fue cuando pudieron haber definido el marcador a su favor.

Ahora, los grandes dilemas de los Patriots no serán preocuparse de seguir en la lucha por revalidar el Super Bowl sino en ver que sucede con Brady, de 42 años, seis veces campeón de Super Bowl con cuatro premios de Jugador Más Valioso (MVP) en los partidos por el título, quien por primera vez en su carrera se convierte en agente libre y podría irse a otro equipo.

Por su parte, los Titans (10-7) con la victoria ganaron el pase a la serie divisional y enfrentarán la próxima semana a los Ravens, que tendrán la ventaja de campo.

Henry celebró su cumpleaños número 26 llevando a los Titans a la victoria y confirmar su condición de líder de la NFL durante la temporada regular con 1.540 yardas por tierra en 15 partidos, la cuarta mejor en la historia de la franquicia, y también corrió para 16 touchdowns, la segunda mejor del equipo.

Por los Patriots, Brady terminó con 20 pases completados de 37 envíos para 209 yardas y una interceptación sin que pudiese ser durante todo el partido factor ganador.

Todo lo contrario de lo que sucedió en el NRG Stadium de Houston, donde el mariscal de campo Deshaun Watson se erigió en la gran figura y líder de la remontada de los Texans, quienes en tiempo de prórroga vencieron por 22-17 a los Bills.

Watson lanzó un pase de touchdown y corrió por otro en el tiempo reglamentario, luego lideró la anotación que marcó la victoria en el tiempo extra y los Texans pasaron a la Serie de División.

La victoria da a los Texans su primera en playoffs desde la temporada de 2016 y extiende la racha perdedora de postemporada de Buffalo a seis juegos, con su victoria más reciente en playoffs en 1995.

Este es el primer partido que se va a la prórroga en la AFC desde que los Broncos vencieron a los Steelers de Pittsburgh 29-23 en la temporada 2011.

La victoria hizo historia en partidos de playoffs, luego de que Houston se recuperó de una desventaja de 16 puntos, algo que nunca habían conseguido bajo la dirección del entrenador en jefe Bill O'Brien.

El pateador Ka'imi Fairbairn anotó gol de campo de 28 yardas en en la prórroga para llevar a los Texans a la victoria.

La última vez que Houston y Buffalo jugaron en postemporada fue en el partido conocido como "The Comeback". Los Bills establecieron un récord de la NFL para el mayor regreso en la historia de la NFL al recuperarse de un déficit de 32 puntos para ganar 41-38 en tiempo extra contra los Oilers de Houston en un partido de comodín que se disputó en 1993.

Otras historias