Sin Tokio 2020, ¿hemos visto el último partido de Pau Gasol?

Yahoo Deportes
Photo by Christian Petersen/Getty Images
Photo by Christian Petersen/Getty Images

Cuando Pau Gasol fue traspasado de los San Antonio Spurs a los Milwaukee Bucks, todos emitimos un suspiro de alivio. Condenado por el sistema de Popovich a salir a siete metros del aro a tirar triples, Pau de repente se encontraba en un equipo con posibilidades reales de conseguir el anillo de campeón de la NBA y sin grandes rivales en su posición. Su rol de jugador veterano con dos campeonatos y tres finales a sus espaldas sería clave para aportar experiencia a un equipo recién llegado a la élite tras la explosión de Giannis Antetokoumnpo.

Y sin embargo la alegría duró tres partidos, treinta minutos, cuatro puntos y diez rebotes. Su último partido lo disputó el 10 de marzo de 2019, precisamente frente a los Spurs. Días después, los Bucks anunciaron una lesión en el tobillo izquierdo que derivó en una complicada operación quirúrgica y el adiós a la temporada regular y los play-offs. Se acababa así el sueño del tercer anillo y volvían a surgir los rumores de una posible retirada bordeando los 39 años de edad.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Algo, sin embargo, debieron de ver los Portland Trail Blazers cuando decidieron hacerse con él el pasado verano. Los Blazers venían de jugar la final de la conferencia oeste y el fichaje de Pau volvía a verse como un necesario paso adelante en términos de experiencia y competitividad. Gasol, aún convaleciente de la lesión, se tomó el inicio de temporada con calma. Pronto, descubrió que la cosa no mejoraba: de acuerdo con la franquicia decidió operarse y terminar su etapa como jugador. Se especuló con que ocuparía un puesto en el cuerpo técnico pero nunca se dio esa circunstancia.

Durante todo este tiempo, apenas hemos tenido noticias del pie izquierdo de Pau. En su momento, se rumoreó su vuelta al Barcelona para jugar al menos la Euroliga, pero lo cierto es que los meses han ido pasando y el único objetivo que parecía quedar en la trayectoria de Gasol como jugador profesional eran los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Ahora que han quedado pospuestos, la pregunta es inevitable: ¿qué hará Pau?,¿esperar un año más, jugar en Europa mientras, comprobar si se puede recuperar y disputar sus quintos Juegos con 41 años?

En entrevista a El País, Pau se mostró motivado por seguir jugando. Activo y entrenando a bajo nivel. También admitió que había que ser realista y que el fin estaba cerca. Lleva más de un año sin jugar, ha tenido que operarse dos veces y va a cumplir 40, ¿qué puede decir? Ahora bien, también hay que plantearse si el año de margen no será un beneficio más que una losa. Nada hace indicar que Pau fuera a estar preparado para julio. Tal vez podría haber formado parte de la expedición casi como regalo de despedida, pero, ¿tenía sentido llevarse al tercer máximo anotador de la historia de los Juegos Olímpicos para agitar toallas? Puede que, después de todo, el aplazamiento a 2021 le dé un tiempo que necesite.

De no ser así, si ese Milwaukee Bucks- San Antonio Spurs acaba siendo de verdad el último partido de la carrera de Pau Gasol, solo queda poner en perspectiva su trayectoria. Más allá de los dos campeonatos de la NBA y sus seis presencias en el All Star Game, hablamos de uno de los jugadores más dominantes de la historia del baloncesto de selecciones. Al Mundial de 2006 y los Europeos de 2009, 2011 y 2015, hay que añadir hasta tres medallas olímpicas consecutivas, un hito que ningún jugador fuera del núcleo estadounidense-yugoslavo-soviético había conseguido nunca y que comparte con sus compañeros de selección Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, José Manuel Calderón y Rudy Fernández.

Ausente, como es lógico, del último campeonato del mundo conquistado en 2019 por el equipo de Sergio Scariolo, la última aparición de Pau Gasol con la camiseta española data del 17 de septiembre de 2017, cuando España batió a Rusia 93-85 en el duelo por la medalla de bronce del Eurobasket de Turquía. Aquel día, Gasol logró 26 puntos y 10 rebotes a sus 37 años. No fueron los 40 puntos, 11 rebotes y 3 tapones que consiguió ante Francia dos años atrás pero le valieron un lugar en el quinteto ideal del campeonato.

Si, al final, esa es su despedida, es difícil pedir una despedida mejor. Todo dependerá de su pie. El mismo pie que le privó de jugar la final del Campeonato del Mundo de 2006. Que la Federación está dispuesta a esperarle, está claro. Ahora mismo, en medio de la pandemia, el propio Gasol reconoce que el baloncesto está en un segundo plano... pero, como escribió Ray Loriga, ningún tren puede pasarte por encima toda la vida y cuando esto acabe, ¿quién sabe? Ver de nuevo a Pau de rojo o de blanco, ya sin melena y con arrugas, pero con las mismas ganas, luchando por su cuarta medalla olímpica, la duodécima en grandes torneos, sería una bendición para todos.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias