Las pelotas de goma de la policía y el mito de que son “munición segura”

Yahoo Noticias
Las pelotas de goma de la policía y el mito de que son “munición segura”
Las pelotas de goma de la policía y el mito de que son “munición segura”

Hay algunos debates que siempre acaban volviendo. El del uso de munición no letal, como las pelotas de goma, vuelve a ser relevante al hilo de las movilizaciones que están teniendo lugar en Estados Unidos – y que se han expandido por muchos países – como resultado de la muerte de George Floyd a manos de la policía.

Pero lo que muchas veces no tenemos en cuenta es que dice la ciencia, a qué conclusiones han llegado los investigadores que han estudiado este tipo de munición, sobre sus consecuencias. Y es una información importante para tomar una decisión sobre si debe usarse o no este tipo de munición.

Estudios de este tipo hay, y hay bastantes. Casi todos se centran en las pelotas de goma, un tipo de munición para el control de multitudes que desarrolló el gobierno británico durante la década de 1970 para controlar la situación en Irlanda del Norte.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pues bien, empecemos por el primer mito en torno a esta munición: es un método seguro para controlar multitudes, o al menos esa era la idea y el argumento que se usa habitualmente. Pero según un estudio publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet, esta concepción es errónea.

Según los resultados del estudio, centrado en el uso de este tipo de munición por el ejército israelí, las balas de goma causan daños severos incluso si no son disparadas a quemarropa, directamente contra el cuerpo y a poca distancia. Pero si lo son, si se usan a corta distancia, los daños que provocan no son muy diferentes de los que causan otras municiones. Lo que marca la diferencia es la elasticidad de los tejidos de la persona sobre la que impacta. Que es como no decir nada.

Estudios más amplios, como el publicado en 2017 en BMJOpen, muestran que llamarlas “munición no letal” también es un error. En este artículo se analizaron otras publicaciones, que reportaban un total de 1984 heridas confirmadas por pelotas de goma. De ellas un 15% - 300 personas – sufrieron incapacidad permanente como resultado del impacto de las balas de goma, y 53 personas perdieron la vida.

Y podríamos seguir, porque la lista es larga: se dice que las pelotas de goma no pueden atravesar la piel, pero otro estudio científico publicado en Nature lo desmiente – y de hecho aporta bastantes datos sobre las heridas y daños en los ojos que puede causar esta munición, algo que es tristemente famoso.

Pero tal vez el mito más peligroso es el de que depende de cómo se use, que si esta munición se emplea de manera correcta no supone ningún peligro. Pero según la ciencia – de nuevo en The Lancet – esto no es cierto en absoluto. La propuesta de distintas instituciones internacionales especializadas en derechos humanos – aquí un ejemplo – y de autoridades nacionales es que no se disparen las balas de goma por encima de la rodilla, o que directamente se disparen contra el suelo o las paredes para “reducir el daño”. Pero los heridos presentan daños en cualquier parte del cuerpo, - y no es lo mismo que impacten contra el muslo que contra el pecho, pudiendo causar neumotórax o incluso infartos - aún si se han seguido las recomendaciones.

Porque el problema es que esta munición es impredecible. Las pelotas de goma – que en algunos países ni siquiera están compuestas únicamente por goma, si no que tienen un núcleo metálico – no siguen una trayectoria fija, predecible y controlable. Una vez que se disparan no se sabe dónde van a terminar, y cuando se disparan para controlar multitudes no pierden velocidad suficiente como para reducir el daño que causan. Por los resultados que se han visto en quienes han recibido un impacto de esta munición, no es mejor dispararlas contra el suelo – skip-firing es el término en inglés.

Estas son algunas de las conclusiones que ofrece la ciencia sobre la llamada “munición no letal”. Y deberían servir para tener un debate mesurado y razonable sobre si este tipo de instrumento de control de multitudes se debería usar o no.

Me enteré leyendo aquí.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias