Pep Guardiola y Juan Manuel Lillo, la dupla del Manchester City que nació en México

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Pep Guardiola (izquierda) y Juan Manuel Lillo (derecha) charlan durante un encuentro del Manchester City (Foto de Peter Powell/PA Images vía Getty Images)
Pep Guardiola (izquierda) y Juan Manuel Lillo (derecha) charlan durante un encuentro del Manchester City (Foto de Peter Powell/PA Images vía Getty Images)

No hay duda de que Pep Guardiola es uno de los últimos revolucionarios del futbol mundial desde el banquillo. A temprana edad y aún siendo futbolista del Barcelona, en la década de los noventa, Guardiola comenzaba a dar indicios de su futuro. En ese momento, Johan Cruyff, como técnico culé, daba las indicaciones fuera del campo y Pep las replicaba con sus compañeros. Era un modo de juego que el ahora técnico del Manchester City perfeccionó para romper esquemas y marcar tendencia.

El Flaco Cruyff rápidamente se convirtió en uno de los estandartes para la carrera de Guardiola, sin embargo, esa etiqueta la comparte con Juan Manuel Lillo, otro técnico español con un amplio recorrido a lo largo del mundo y que el destino juntó, futbolísticamente hablando, por primera vez a miles de kilómetros de España, en México.

Para el verano del 2005, los Dorados de Sinaloa, un club con deseos de mantenerse en el máximo circuito juntó a ambos. Una plaza ubicada en una de las ciudades más relacionadas en la cultura popular con el narco de México, convenció a Guardiola de disputar un torneo con ellos. Pero el motivo principal del convencimiento de Pep no fue por un salario exorbitante, o porque el balompié mexicano fuera de élite. La razón del fichaje del entonces futbolista español se dio porque Lillo estaba al frente del banquillo de los Dorados y Guardiola quería tener una oportunidad de aprender aspectos futbolísticos del estratega.

Ambos técnicos iniciaron su amistad desde que Pep era futbolista del Barcelona (Foto de: REUTERS/Rebecca Naden)
Ambos técnicos iniciaron su amistad desde que Pep era futbolista del Barcelona (Foto de: REUTERS/Rebecca Naden)

La relación de amistad entre ambos se formó tiempo atrás, en la temporada 1996-1997 de la liga española. Después de un encuentro entre el Barcelona y el Oviedo. Para ese entonces, Guardiola se vestía como jugador catalán y Lillo se convertía en el técnico revelación y su rival. Al final del encuentro, Pep buscó al estratega para charlar, pues a pesar de que el cuadro culé derrotó 4-2 al Oviedo, el estilo de juego de estos últimos maravilló al entonces mediocampista. A partir de ese momento, arrancó la amistad.

Luego de su salida como jugador del Barcelona, en abril del 2001, Guardiola partió al futbol italiano con el Brescia y ahí sostuvo algunos encuentros con Manuel Lillo, quien lo visitaba para hablar sobre algún partido, sus próximos encuentros, sesiones de entrenamientos. Es por ello que, al mismo tiempo que Cruyff, Lillo se convirtió en la mayor influencia en su evolución como entrenador.

En 2003, Pep cambió de aires y se marchó al futbol de Qatar. Sin embargo, para el 2005, Jorge Valdano fue contratado por el cuadro de Dorados para dar una conferencia al grupo de trabajo y al finalizar dicha sesión, fue el propio Valdano quien recomendó a Lillo para que llegara al banquillo del Gran Pez. Opción que Juan Antonio García, que era uno de los directivos del cuadro sinaloense, decidió tomar, pues en ese momento se gestaba un cambio en la dirección técnica del equipo y Lillo asumió el cargo para cerrar el Apertura 2005, según lo relató en su momento el medio Sopitas.com.

Ya con plena confianza al mando del equipo, el estratega español decidió ofrecer como opción de refuerzo la llegada de Guardiola a Sinaloa, pues este último tenía todas las intenciones de trabajar por primera vez bajo las órdenes de su amigo. Además de ser, probablemente, la última oportunidad para jugar en uno de sus equipos dirigidos.

“No voy (a Dorados) por un tema económico, voy porque quiero estar con Juan Manuel”, declaró Pep en aquel momento.

Luego de no conseguir la permanencia en la Primera División de México, seis meses más tarde a su llegada, Guardiola y Lillo partieron de Sinaloa. El retiro como futbolista y el debut como entrenador del Barcelona B no se hicieron esperar para Pep, naciendo así la carrera de uno de los DT más laureados de la historia.

Pep Guardiola (centro) logró cosechar el título de Premier League junto a Juanma Lillo (derecha) en 2021  (Foto de: REUTERS/Dave Thompson)
Pep Guardiola (centro) logró cosechar el título de Premier League junto a Juanma Lillo (derecha) en 2021 (Foto de: REUTERS/Dave Thompson)

En el 2016, Pep llegó al banco del Manchester City, donde tuvo la compañía de su compatriota Mikel Arteta como auxiliar técnico, pero a la salida de éste en 2019 para el banco del Arsenal, Guardiola no dudó en sumar a su equipo a Juanma. La dupla de nuevo se reencontró, para continuar lo que un día empezó en Sinaloa, México.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Terror en Edomex: asaltan taquería entera con violencia y en un poco más de un minuto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente