Pepe Domingo Castaño cuenta en la COPE lo cerca que estuvo de una vida muy distinta

·2 min de lectura
Pepe Domingo Castaño se abrió ante los oyentes del Partidazo de la Cadena COPE. Foto: Cope.es
Pepe Domingo Castaño se abrió ante los oyentes del Partidazo de la Cadena COPE. Foto: Cope.es

Pepe Domingo Castaño ha sacado un nuevo libro sobre su vida titulado 'Hasta que se me acaben las palabras'. La estrella de la radio deportiva está en plena promoción, algo que le llevó al Partidazo de la Cadena COPE este lunes por la noche. El comunicador jugaba en casa y se notó. El equipo dirigido por Juanma Castaño le preparó un programa especial, en el que no faltaron invitados de lujo como Julio Iglesias, José Luis Martínez Almeida o Vicente del Bosque. Entre amigos, el locutor desgranó capítulos de su vida menos conocidos, entre ellos lo cerca que estuvo de dedicar su vida a algo muy distinto de lo que acabó otorgándole fama y reconocimiento.

Porque aunque ahora parezca difícil de creer, Castaño en su momento iba para eclesiástico. Así lo relato en directo: "Cuando fui al convento tenía 9 años. Yo hice el bachillerato en Corias, Asturias, hasta los 14 o 15 años, no me acuerdo. Luego fui a Palencia, al noviciado, que es donde tú decides si quieres seguir siendo fraile o lo dejas", relató.

"Entonces yo, y digo la verdad, me sentía un santo. Yo iba para santo. Quiero decir que yo me sentía elegido por Dios para ser fraile. Hubo un momento que era un hombre que me encantaba rezar, cantar maites, cantar laudes, cantar gregoriano... Y de pronto, un día, ya cuando me pusieron el hábito, que es una ceremonia muy emocionante, y ahí notas que quieres ser santo", contó.

Claro que, finalmente, esa vocación no se llevó a cabo. "Un día salimos de procesión por las calles de Palencia y yo vi otro mundo. Empecé a ver chicas muy guapas que me miraban a mi y a otros frailes que estábamos por allí y yo digo: 'este mundo me gusta'", relató ya entre risas.

Entonces Castaño tenía 16 años y experimentó uno de los momentos más duros de su vida, el regreso a casa tras abandonar el convento. "Hay que entender por qué me fui, por qué nos fuimos Antonio -su hermano mayor- y yo. Porque para nuestros padres era una bendición tener dos bocas que alimentar menos", explicó. Entonces, Pepe Domingo formaba parte de una familia de 6 hermanos, que llegaría a ser de hasta 12. Además, se sintió fracasado en lo personal. "Yo venía derrotado. Cuando dejas algo en lo que tú creías y no puedes conseguirlo porque algo por dentro te dice que no vales para eso, es una derrota", reflexionó.

Esta fue una de las primeras de las muchas vidas que un personaje tan poliédrico como Castaño ha vivido. El primer paso inusitado del que, años después, se convirtió en una de las voces más reconocibles y queridas de España.

Vídeo | Fallece Paco Gento, leyenda del Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente