"Perdóname por mis buenas y malas acciones": el último tuit de un estudiante a bordo del avión que se estrelló en Irán

El trágico final de Mojtaba Abbasnezhad quedará plasmado en las redes sociales para siempre.

Equipos de rescate en la escena del accidente en Therán, Irán. Crédito: AKBAR TAVAKOLI/IRNA/AFP via Getty Images
Equipos de rescate en la escena del accidente en Therán, Irán. Crédito: AKBAR TAVAKOLI/IRNA/AFP via Getty Images

El joven es una de las 176 personas que fallecieron cuando el avión de Ukranian International Airlines se estrelló el 8 de enero, poco después de despegar del aeropuerto Imam Khomeini de Teherán.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Mojtaba era ciudadano iraní y estudiante de doctorado en la Universidad de Toronto en Canadá y, según informes, se encontraba visitando a su familia.

Horas antes de abordar el avión que se dirigía rumbo a Kiev, Ucrania, publicó un escalofriante tuit que fue recientemente traducido del persa por el periodista Negar Mortazavi. “Predije que habría una guerra justo antes de mi vuelo. Perdóname por mis buenas y malas acciones”.

Inicialmente las autoridades iraníes dijeron que el avión se estrelló por problemas técnicos, pero tanto Canadá como Estados Unidos aseguraron que los iraníes lo derribaron por error. Un video que circuló esta semana muestra el momento en que un misil impacta la nave, antes de que esta caiga y estalle.

La tragedia ocurrió en medio de una escalada de tensiones por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani y poco después de que Irán lanzara un ataque con misiles balísticos contra bases iraquíes que albergan a soldados estadounidenses, lo que llevó a muchos a especular si los sucesos estaban relacionados.

Por su parte, la Universidad de Toronto rindió homenaje a Mojtaba, junto con los otros cinco estudiantes víctimas del accidente. Desde su sitio web declaró: "En nombre de toda la comunidad, queremos decir cuán tristes y cuán preocupados estamos por las familias y amigos de quienes perdieron la vida. Continuamos recopilando información y cuidando el respeto la privacidad y los deseos de todos los involucrados. Todos estamos desconsolados".

Historias conmovedoras

Mojtaba Abbasnezhad no es el único nombre que resuena dentro de la lista de fallecidos. La pareja conformada por Arash Pourzarabi y Pouneh Gorji, estaba completando su maestría en ciencias de la computación, se habían casado el 1 de enero en Teherán frente a familiares y amigos, y murieron en el incidente mientras viajaban hacia su hogar en Edmonton, Canadá.

"Eran básicamente las almas más amables que conozco, sinceramente", dijo su amigo Amir Forouzandeh a durante una conferencia de prensa organizada por la Sociedad de Herencia Iraní de Edmonton.

La comunidad de la Universidad de Alberta también de luto. Pedram Mousavi y su esposa Mojgan Daneshmand, eran profesores de ingeniería, e iban a bordo del avión sus dos hijas Daria y Dorina, de 14 y 9 años. Se encontraban en Irán visitando familiares.

“Era una pareja de académicos y científicos amables y altamente talentosos que ayudaron a crear un sentido de familia para aquellos con quienes trabajaban. Eran personas tan dulces” dijo en la conferencia Hossein Saghlatoon, quien trabajó con Mousavi como asistente de enseñanza durante cinco años y a quien calificó "el mejor jefe que ha tenido en su vida”.

Sheyda Shadkhoo también se destacó de entre la lista de víctimas. Su historia comenzó a circular por Internet porque 20 minutos antes del incidente, la mujer, que regresaba a Canadá luego de tres semanas de vacaciones para visitar a su madre y sus hermanas, llamó a su esposo con el presentimiento de que algo malo ocurriría.

“Quería que le asegurara que no iba a haber una guerra”, reveló su esposo Hassan Shadkhoo. Le dije que no se preocupara y ella me respondió: ‘Está bien. Me están diciendo que apague mi teléfono. Adiós’”.

Además del llamado, momentos antes de abandonar Irán, Sheyda subió una selfie a Instagram con un poema casi premonitorio: "Me voy pero... lo que dejo atrás me preocupa. Detrás de mí, detrás de mí. Tengo miedo por las personas detrás de mí".

El Boeing 737 transportaba 9 miembros de la tripulación y 167 pasajeros, de entre los cuales 82 eran iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, 4 afganos, 2 alemanes y 3 británicos.

Que un tercio del total de pasajeros sea de nacionalidad canadiense, debido a que en Canadá reside una importante comunidad de expatriados iraníes y, al no existir un vuelo directo entre ambos países, la ruta vía Kiev resulta una de las más recurrentes.

Otras historias