El periplo de un expelotero venezolano para pedir indemnización a los Yanquis

Santo Domingo, 29 nov (EFE).- El exbeisbolista venezolano Erick Relucido ha recalado en la República Dominicana 23 años después de estampar su firma con los Yanquis de Nueva York, en un largo periplo para tratar de exigir una indemnización al club de las Grandes Ligas por, presuntamente, violar sus derechos humanos.

Relucido, hoy de 40 años, asegura que en 1996 firmó un contrato con los Yanquis en Venezuela para defender la tercera base, pero sus entrenadores le obligaron a convertirse en lanzador, lo que le causó lesiones permanentes en su brazo derecho, sobre todo en el codo, lo que truncó su carrera de forma prematura.

Enseguida, los hechos por los que Relucido pide la indemnización:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

1. LA LESIÓN

El abogado de Relucido, Juan Carlos Ferrer, narró a Efe que los entrenadores de los Yanquis en Venezuela obligaron a su cliente a realizar 90 lanzamientos seguidos desde el montículo, cuando el contrato que firmó por 7.000 dólares establecía que era un jugador del cuadro interior, por lo que no debería exponerse a ese esfuerzo muscular.

Este régimen de entrenamientos fue calificado por el letrado como una acción "brutal, inhumana y desproporcionada" que supuso el fin de la carrera del entonces prometedor jugador, lo que, en su opinión, se trata de una vulneración de sus derechos humanos y por lo tanto un delito que no prescribe.

2. EL PAPEL DE LA JUSTICIA DOMINICANA

Relucido decidió viajar a Santo Domingo en compañía de su abogado porque los Yanquis tienen su representación para América Latina en este país caribeño y porque ya no cuentan con oficinas en Venezuela.

El abogado y el expelotero aseguran que han hecho contactos en la República Dominicana con el Defensor del Pueblo, la Procuraduría General de la República (PGR), con la representación local de los Yanquis y de la oficina de Major League Baseball (MLB).

Su objetivo es conseguir que las autoridades dominicanas convoquen una reunión de conciliación con los Yanquis, para que el club -de manera amigable- reconozca y proceda a resarcir el presunto daño físico y psicológico causado a Relucido hace dos décadas.

Sin embargo, la Fiscalía explicó a Efe que su unidad de Derechos Humanos "no tiene competencia para conocer este caso", ya que su cometido es analizar presuntas violaciones de derechos humanos perpetrados por funcionarios públicos.

Entretanto, la oficina del Defensor del Pueblo también aclaró que no tiene competencia en este asunto, aunque sí confirmó que mantuvo una reunión con Relucido y su representante, pero para ofrecerles una "orientación".

3. ACCIONES EN VENEZUELA

Antes de viajar a la República Dominicana, hace un mes, también presentaron sus denuncias ante la Defensoría del Pueblo del estado venezolano de Anzoátegui, que ha remitido su caso al Circuito Judicial Penal de El Tigre en esa demarcación venezolana.

De acuerdo a documentos presentados a Efe, la Defensoría del Pueblo de Anzoátegui solicitó al Ministerio Público regional la presencia de los venezolanos César Suárez y Darwin Bracho, representantes de los Yanquis en Venezuela, además de que procure el auxilio de la Interpol para conducir a ese país al gerente general del conjunto neoyorquino, Brian Cashman.

4. ALEGATOS Y SECUELAS

El abogado de Relucido acusa a los "Mulos del Bronx" de violar varios artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la Convención Americana de los Derechos Humanos y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el amplio expediente que presenten como argumentos del caso, figuran copias de certificaciones expedidas por médicos venezolanos en los que se afirma que Relucido sufre de lesiones en su brazo derecho, así como de un trastorno de ánimo, "hipertimia displacentera hacia la tristeza".

El caso, según recalca el abogado de Relucido, también podría sentar un precedente para proteger los derechos de miles de jóvenes jugadores dominicanos que se puedan ver en la misma situación.

Ramón Santos Lantigua

Otras historias