¿Pero Lucas no se iba al Bayern en enero?

Yahoo Deportes
Lucas Hernández jugó con el Atletico de Madrid, y no con el Bayern, el pasado domingo ante el Real Betis (Getty Images)
Lucas Hernández jugó con el Atletico de Madrid, y no con el Bayern, el pasado domingo ante el Real Betis (Getty Images)

A estas alturas no vamos a descubrir cómo funciona el juego de los fichajes en la prensa deportiva, pero sí a llamar la atención sobre un concepto que a veces pasa inadvertido: el comodín. El 99% de las portadas con fichaje (porcentaje calculado a riguroso ojo) emplean la técnica del comodín, una salida airosa amparada en la literalidad: los titulares recurren a fórmulas un tanto vagas, como “Opción Fulano”, “Fulano, en la agenda” o “Fulano en la órbita”. Si la operación se acaba consumando, serán recuperadas como primicias informativas. Si no, el periodista podrá alegar que aquello no era un fichaje, sino un posible fichaje, frente al desalmado que lo desentierre de la hemeroteca. Como dice Roberto Gómez: “Somos presentistas”.

En el otro 1%, el que no usa comodín, encontramos las portadas rotundas. Son recibidas con el mismo escepticismo que las otras, pero suelen acabar haciéndose realidad. Cuando se prescinde del comodín es por algo. Sucedió con el fichaje de Theo Hernández por el Real Madrid (“Theo, el Madrid pagará su cláusula”), hace dos años, adelantado también por ‘Marca’, y ha sucedido ahora con su hermano Lucas; lo de la rotundidad, no lo de cumplirse.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“Lucas Hernández se va al Bayern en enero”, avanzó ‘Marca’ la tarde del 19 de diciembre. Con plena seguridad, sin guardarse ningún “a día de hoy” en la recámara:

[19-XII-2018] “Lucas Hernández abandonará el Atlético de Madrid en el próximo mercado invernal rumbo a la Bundesliga. […] El gigante alemán se presentará a partir del 1 de enero, una vez que se abra el periodo de inscripción de jugadores, con los 80 millones del importe de su cláusula. […] Pese a que Lucas renovó su contrato con el Atlético de Madrid el pasado verano hasta 2024, la propuesta del Bayern ha hecho replantearse el futuro al central francés, que firmará un contrato con los alemanes por las cuatro próximas temporadas”. [David G. Medina / Marca]

No es que el Bayern tuviera a Lucas en su agenda ni en su mente ni en su órbita: iba a soltar 80 kilos para llevárselo en enero. Punto.

‘Marca’ se mantuvo firme… durante cinco días. Al sexto, se empezó a resquebrajar. Aquí es donde entramos los estudiosos del noble arte de recoger cable:

[26-XII-2018] “La noticia adelantada por MARCA el pasado miércoles desató un huracán en todo el Atlético. […] En ese momento los rojiblancos pusieron en marcha toda su maquinaria para frenar la marcha de su futbolista. Primero, intentando convencerle de que diera marcha atrás en su decisión. Le recriminaron, de paso, que les hubiera engañado al decir que no tenía intención de irse ya a la Bundesliga. Luego llegaron los mensajes, en privado y en público, de Diego Pablo Simeone. […] La respuesta del mayor de los Hernández fue que tenían la decisión tomada y no daba marcha atrás. […] Es aquí cuando aparece la otra parte del triángulo, el Bayern. Miguel Ángel Gil llamó a Rummenigge, presidente de los alemanes, para pedirle que no ejecutara la cláusula de rescisión. Al menos, que no lo hiciera en enero por el destrozo deportivo que provocaba a los rojiblancos a mitad de temporada. […] Los poderosos dirigentes del Bayern prefieren no hacer una operación hostil contra un Atlético con el que mantienen buenas relaciones. En definitiva, aplazar la operación a junio y hacerlo de manera amistosa entonces”. [David G. Medina / Marca]

El pasado viernes 1 de febrero, horas después del cierre del mercado, ‘Marca’ explicó -citando una información previa de ‘El País’– otro motivo por el que el Bayern había abortado la operación: la fiscalidad la elevaba de 80 a 96 millones. Esto, según el periódico, “pilló al Bayern con el pie cambiado”. Y por lo visto también a ellos, que nada dijeron en su día.

[1-II-2019] “El tsunami desatado por la noticia adelantada por MARCA el 19 de diciembre conllevó una serie de actuaciones y conversaciones que acabarán hoy, con el mercado ya cerrado, con Lucas Hernández enfundado con la rojiblanca. Hablamos del francés, claro. Hablamos de la firme intención del Bayern, desactivada por el Atlético, de pagar su cláusula de 80 millones en un mes de enero que ayer llegó a su fin”. [David G. Medina / Marca]

Hace unos días, Radio Marca emitió el mensaje de un oyente que preguntaba con sorna si Lucas se había ido ya al Bayern. David Sánchez, una de las voces más conocidas de la emisora, dio la cara por su compañero David G. Medina. A falta de comodín, se sacó de la manga unas ruedas de molino:

“La información [de ‘Marca’ sobre Lucas] va a misa. Yo he leído lo mismo que el oyente y sé algo más que me ha contado Medina. Se vaya o no se vaya, lo que se publicó va a misa”, insistía Sánchez. Sí, una información que no se ha cumplido, por lo visto, va “a misa”. “Todos aquellos que estaban esperando a que no se marchara en invierno para atizar al periodista como siempre, dirán que dijimos [que se iba] en invierno. Él [Medina] dijo el precio, dijo la intención y dijo que se marcharía. Vamos a esperar qué pasa”, remató Sánchez.

No hay nada que esperar. Está comprobado que el interés del Bayern por Lucas existe y que ‘Marca’ fue el medio que lo adelantó. Más comprobado aún está que Lucas no se ha marchado y que ‘Marca’ se precipitó al darlo por hecho. Y lo más contrastado de todo: que los medios españoles nunca se equivocan, y aún menos cuando hablan de fichajes.

Más de ‘La Libreta de Van Gaal’:

De Jong, el último ‘carterano’

Otras historias