Piqué se enfrenta al Bernabéu cara a cara tras todo un año picando al madridismo

A lo largo de la historia han sido muchos los jugadores que se marcharon para terminar volviendo a su 'casa'. Deulofeu agranda la lista.

El Barcelona visita este domingo al Real Madrid en un partido clave para el devenir de La Liga. Y un partido en el que Gerard Piqué centrará buena parte de los focos entre la afición madridista. No obstante, ha sido un año realmente intenso por el cruce constante de declaraciones entre miembros del Real Madrid y del Barcelona, con Sergio Ramos y Piqué como respectivos portavoces de ambos intereses. De forma que el central culé está expuesto este domingo al recibimiento del Santiago Bernabéu. Que no se espera que sea amable, ni mucho menos.

Entre el madridismo, Piqué no es recordado precisamente por su buen hacer sobre el terreno de juego. Ya sea con el Barcelona o con la selección. Hay gestos y declaraciones que no se olvidan por Concha Espina y que eclipsan cualquier reconocimiento deportivo a costa de fomentar la rivalidad entre madridismo. Porque además, son muchos los gestos y declaraciones.

En septiembre de 2013 fue cuando escribió uno de sus primeros y más polémicos tweets justo después de que el Real Madrid ganara en Elche en el último minuto con un discutible penalti: “Viendo una película de humor”. Arbeloa le contestó: “Me alegro de algunos cambien el teatro por el cine”. El conflicto estaba iniciado ya, y desde ahí ha ido creciendo, con mínimas excepciones durante épocas en la selección española. Y a veces, ni siquiera.

Las más recientes provocaciones siguen bien presente en la mente del madridismo: la celebración con la mano tras el 5-0; el famoso ‘Contigo empezó todo’ en la fiesta del Camp Nou por el triplete; los emoticonos llorando de risa por el ‘caso Denis Cheryshev’; y más recientemente, sus declaraciones diciendo que no le gustan los valores del Real Madrid porque en su palco se mueven los hilos del país, los tres puntos suspensivos tras el partido ante el Bayern este martes, o el “Están acostumbrados a los silbidos, a pesar de clasificarse” de este pasado jueves a través de las redes sociales.

La colección de comentarios es larguísima, y aunque los propios protagonistas siempre lo pretenden naturalizar, lo cierto es que han logrado que se acentúe así la rivalidad. De ahí que la presencia de Gerard Piqué este domingo en el Santiago Bernabéu levante tanta expectación, y no precisamente por lo que vaya a hacer sobre el campo, sino por cómo será recibido desde las gradas.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines