¿Piqué? Al que 'se la suda' todo es a Zidane

Yahoo Deportes

¿Se imaginan que deciden irse de su trabajo y a los varios meses su antigua empresa le llama desesperada rogándole que vuelva? El retorno sería en ‘modo dios’, con sus normas, sintiéndose intocable. Y así es como se siente ahora mismo Zidane, que pisa charcos que hace unos meses parecían inimaginables.

Ante el Huesca, aprovechando la lesión de Courtois y que Keylor llegaba de un largo viaje, puso a su hijo de portero. Es una decisión que toma ahora, sabiendo cómo están las cosas, y que jamás se le hubiera ocurrido hacer en la jornada 29 de la pasada Liga, por mucho que el título pareciera también entonces una quimera.

Lo más mediático fue lo de su hijo, pero ya sorprendió al dar la convocatoria y dejar fuera a pesos pesados como Varane, Modric, Kroos o Asensio. Su motivo, el cansancio de los jugadores. Y, por supuesto, nadie se lo discute. Ni una palabra más alta que otra de nadie.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
ZInedine Zidane dirigiendo un partido (Foto: RMC Sport).
ZInedine Zidane dirigiendo un partido (Foto: RMC Sport).

Zidane cogió un equipo malherido en 2016 y lo hizo campeón de Europa no una, sino tres veces seguidas. Sin fallar ni una sola vez. Y ganó una Liga de las dos que disputó completas (no le dio tiempo a remontar en la primera de ellas). Al irse, el equipo se vino abajo hasta el punto de quedar fuera de las tres competiciones en marzo, lo que provocó que se le llamara desesperadamente para que volviera. Y claro, lo ha hecho con sus condiciones, ahora mismo manda más que Messi en el Barça, Guardiola en el City o LeBron en el año que los Cavs ganaron el anillo.

El jueves por la noche vimos a Piqué repanchingado en el sofá de ‘La Resistencia’ en una imagen que me recordó a Bertín Osborne en su mítico programa ‘Contacto con tacto’. Soltó cada barbaridad que se le pasó por la cabeza, pullita por allí, navajazo trapero por allá. Su actitud fue la de amo del mundo, y hasta lo admitió cuando Broncano le preguntó si “se la sudaba ya todo”. Pues así está ahora mismo Zidane, con una actitud más elegante, porque él ante todo es un hombre elegante, al que no le gusta pisar charcos innecesarios, pero sus decisiones van por ese camino. Al galo le da igual todo ya y va a hacer lo que le venga en gana no solo este año, sino también en verano y la temporada que viene. Vayámonos acostumbrando.

También te puede interesar:

Piqué en La Resistencia: ni el madridismo tiene motivos para indignarse

Si por Lucas se han pagado 80 millones… ¿cuánto vale Varane?

Reventar el mercado, una obligación para el Real Madrid

El mérito del Madrid: ganar tres Champions en la ‘era Messi’

Otras historias