El miedo inaudito de Hamilton despierta al demonio que lleva dentro

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Red Bull's Dutch driver Max Verstappen (L) and Mercedes' British driver Lewis Hamilton race to the first turn during the second practice session at the Circuit of The Americas in Austin, Texas, on October 22, 2021, ahead of the United States Grand Prix. (Photo by Robyn Beck / AFP) (Photo by ROBYN BECK/AFP via Getty Images)
Verstappen y Hamilton tuvieron un nuevo altercado en los entrenamientos libres de Estados Unidos con el que queda claro que hay mucha tensión entre ambos candidatos al título. (Photo by Robyn Beck / AFP) (Photo by ROBYN BECK/AFP via Getty Images)

Tan solo eran unos entrenamientos libres, pero el inicio del Gran Premio de Estados Unidos no puede reflejar más la tensión entre los dos candidatos al título de campeón. Max Verstappen y Lewis Hamilton se encontraron en busca de espacio parar hacer una buena vuelta y ni uno de los dos quiso ceder. Como consecuencia ambos se molestaron y por la radio el neerlandés, sin pelos en la lengua, soltó por la radio un ‘Idiota estúpido’.

Pongámonos en situación. Mientras los pilotos están dejando espacio para poder apretar sin que nadie le moleste en la vuelta siguiente, hay una ley no escrita entre pilotos para que nadie les adelante cuando están preparándose. Verstappen adelantó a Hamilton cuando aún faltaba un sector entero para cruzar la línea de meta y el británico, lejos de dejarlo correr, se puso a su estela apretando de nuevo y lo adelantó en la última curva de entrada a meta. Max yéndose fuera se quedaba sin opción de dar un buen giro. Con esto el de Mercedes no ganaba nada y todo hubiera seguido su curso si se hubiera mantenido detrás. Simplemente hace uso de un juego psicológico que hacía mucho que no veíamos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin duda estamos ante el Mundial más apretado de la era híbrida exceptuando ese fabuloso 2016. Y ese año no le trae buenos recuerdos especialmente a Hamilton ya que perdió el título ante Nico Rosberg. Ese año fue el único en el que psicológicamente el alemán pudo mantener a ralla al siete veces campeón del mundo. A día de hoy, Lewis ha encontrado un nuevo rival que le aguanta el pulso hasta el final y de nuevo tiene que usar otras tácticas fuera de la pista. Antes no lo necesitaba, iba demasiado sobrado como para preocuparse por ello. Con Verstappen en pista, la historia cambia.

Desde que aterrizó en Mercedes en 2013, Hamilton ha sumado seis títulos. De los cuales 4 ha ganado quedando mínimo dos carreras aún por disputarse. Lo que es decir, más de 50 puntos de renta con aún dos citas para terminar el año. Son unos números estratosféricos que a la vez reflejan que no ha tenido rival hasta la fecha. Con Sebastian Vettel, en 2017 y en 2018, estuvo un poco más apretado, sobre todo en la primera mitad de campaña, pero a la hora de la verdad el rendimiento del alemán solía decaer dejando en bandeja el título al inglés. Y en los dos últimos años ha sido Bottas el subcampeón y por todo el mundo es sabido que el finés no está capacitado para luchar contra Lewis un año entero.

Cinco años después Verstappen parece ser el destinado a destronar al auténtico rey de los últimos tiempos pero éste no quiere dar su brazo a torcer y, tirando de veteranía, está dotado de sobras para extraer la batalla fuera de la pista. Lo ha sufrido en sus propias carnes en su época en McLaren. Pero que tenga que recurrir a estas triquiñuelas deja en evidencia que Max ha conseguido que Hamilton tenga realmente miedo de perder el título por primera vez en cinco años. Ve como ya no depende solo de él y esto le incomoda mucho, como es lógico.

Pero con su respuesta por radio, el de Red Bull deja clara una cosa: por muchos títulos que tenga Hamilton, él no se va a esconder a pesar de intimidaciones. Tiene entre ceja y ceja conseguir su primera corona y está haciendo muchos méritos para conseguirlo. Quedan seis finales, empezando por la de este domingo, donde la tensión solo va a ir en aumento y nosotros solo debemos disfrutarlo como hacía años que no lo hacíamos.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente