Los plásticos en el mar son más peligrosos para las tortugas de lo que se pensaba

Yahoo Noticias
Los plásticos en el mar son más peligrosos para las tortugas de lo que se pensaba
Los plásticos en el mar son más peligrosos para las tortugas de lo que se pensaba

Mucha gente, cuando se entera de que la fauna marina se come los plásticos que se encuentra en los mares, piensa que estos animales son tontos. Vamos a ver, ¿es que no son capaces de distinguir comida de lo que no lo es? Pues parece que la cosa no es tan sencilla.

Bueno, que era obvio que no era algo tan sencillo no debería sorprender a nadie. Rara vez las cuestiones de la naturaleza lo son. Pero es que en este caso la cuestión tiene algunos matices importantes. Vamos con ellos.

El trabajo del que vamos a hablar se ha realizado en tortugas, pero se piensa que se puede extrapolar a otras muchas especies. Muchas de las cuales no se alimentan de medusas, que es la primera explicación que muchos escuchamos sobre por qué las tortugas se comen las bolsas de plástico.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El tema es que las tortugas no se comen las bolsas de plástico. Lo que se comen es algo que huele a comida. Los plásticos en el océano acaban siendo colonizados por algas – microalgas, pero también alguna de mayor tamaño – así como bacterias, protozoos, pequeños crustáceos…

Y esto es lo que atrae a las tortugas. Ni la forma en que flotan o se mueven los plásticos en el océano, ni nada parecido. Se ven atraídas por el olor a comida que desprenden, básicamente, sus alimentos al situarse sobre los plásticos.

No sólo esto. Es que, además, la degradación de muchos de estos plásticos produce un compuesto llamado sulfuro de dimetilo. Que tiene un curioso olor, muy similar al del pescado cocido.

Así que no, la fauna marina no es tonta por comerse las bolsas de plástico. De hecho, lo que demuestra este artículo es que el problema va mucho más allá de las bolsas, y que son todas las formas de plástico que vertemos al mar las que provocan el problema.

Me enteré leyendo aquí.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias