Pogacar se impone a Van Aert y lanza un serio aviso a dos semanas del Mundial

·2 min de lectura

Redacción deportes, 11 sep (EFE).- El esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates) confirmó su condición como uno de los máximos favoritos para vestirse el jersey arcoíris en los Mundiales que se disputarán el próximo 25 de septiembre en la localidad australiana de Wollongong, tras imponerse este domingo en el Gran Premio de Montreal (Canadá) por delante del belga Wout van Aert (Jumbo Visma).

Pogacar, que completó en un tiempo de 5h 59.38 los 221,4 kilómetros del recorrido, se mostró como el más rápido en un esprint final que se convirtió en un mano a mano entre los dos mejores ciclistas del mundo en estos momentos.

Una primera escaramuza a falta de apenas dos semanas para la disputa del Mundial en la que Tadej Pogacar superó con cierta claridad a un Wout van Aert, que se debió conformar con la segunda plaza.

De hecho, fue el ciclista esloveno el encargado de romper la prueba con un acelerón a falta de poco más de diez kilómetros para el final, que dejó reducida la lucha por la victoria a un selecto grupo de cinco corredores entre los que además de Pogacar y Van Aert figuraban el británico Adam Yates (INEOS Grenadiers), el francés Andrea Bagioli (Quick-Step) y el francés David Gaudu (Groupama).

El buen entendimiento entre los cinco permitió a los escapados alcanzar rápidamente una ventaja de más de medio minuto sobre el pelotón, que pese algún que otro desesperado intento final, se resignó a ver de lejos la lucha por la victoria.

Una circunstancia que convirtió el último kilómetro, de los cuales los primeros 500 metros eran en bajada y los últimos en una ligera ascensión, en una batalla psicológica entre los cinco escapados.

Sabedores de que solo disponían de una bala en la recamara, ninguno de los cinco escapados quería errar en el momento de asestar el golpe final.

La tensión que se liberó finalmente con el ataque del francés David Gaudu al que no dudo en responder Tadej Pogacar, que no sólo logró enjugar la ventaja del ciclista francés, sino que distanció en unos metros a un Wout van Aert, que ya no tuvo capacidad para remontar.

De hecho, el ciclista belga a punto estuvo, incluso, de perder la segunda plaza ante el acelerón final del italiano Andrea Bagioli, que se tuvo que conformar con el tercer puesto por milímetros.

Todo un aviso para Wout van Aert y la poderosa selección belga a falta de dos semanas para los Mundiales de Wollongong, en los que el esloveno Tadej Pogacar dejó claro dispone de todos los argumentos necesarios para proclamarse campeón del mundo.

(c) Agencia EFE