VIDEO: ¡Emocionado hasta las lágrimas! Así fue el homenaje de Boca a Diego Maradona en La Bombonera

Goal.com

La llegada de Diego Armando Maradona al banco de Gimnasia, luego de más de 20 años alejado de las canchas del país, sirvió para que el fútbol argentino le brindara al Diez los tributos en vida que tanto merecía. Así, cada vez que el Lobo viaja para jugar algún partido de visitante se volvió una costumbre que el DT sea homenajeado por la dirigencia del club local de turno y por los hinchas, que llenan las tribunas para verlo de cerca. Sin embargo, a partir de la decisión de Rosario Central de evitar cualquier tipo de distinción al capitán del equipo campeón del mundo en 1986, surgió un nuevo interrogante: ¿qué haría Boca cuando reciba al equipo platense en la última fecha de la actual Superliga?

Ídolo, hincha, dueño de un palco vitalicio en La Bombonera, embajador eterno de la azul y oro, cualquiera pensaría que el Xeneize prepararía una fiesta especial para agasajar a Maradona en el duelo de la 23° jornada del torneo. Pero el deseo popular no siempre va de la mano a las cuestiones políticas. Y el Diez tiene muchos conflictos abiertos con la actual dirigencia del club de la Ribera: más allá de su pelea con Juan Román Riquelme -que ya lleva más de una década-, en las elecciones de diciembre Diego apoyó abiertamente a la lista del (ex) oficialismo que encabezaba Christian Gribaudo y cuestionó duramente a Jorge Amor Ameal, a quien calificó como "el peor presidente de la historia". Y, como si fuera poco, el Lobo podría ser el verdugo del Xeneize, que está obligado a ganar y esperar una caída de River para ser campeón.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Por eso, cuando le consultaron si habría homenaje para el DT de Gimnasia, Ameal dio a entender que no pensaban preparar ningún recibimiento en especial: "Es un técnico que viene a tratar de ganarle a Boca, no a una fiesta de Boca. Con Maradona hay cosas que pensamos y sentimos de distintas maneras". Sin embargo, fue tal el revuelo que se armó entre los hinchas que hasta Carlos Tevez salió a pedir un tributo especial y a los pocos días la directiva tuvo que dar marcha atrás con su postura, aunque tanto el presidente como el vice Mario Pergolini dejaron en claro que el malestar con Diego está lejos de haberse disipado.

Claro que, fiel a su estilo, el Diez salió a marcar la cancha y adelantó, en fuertes términos, que no piensa aceptar ningún presente por parte de esta dirigencia: "No es Ameal, es Amear. Yo no lo conzco de ningún lado, no sé si ordeñaba vacas... ¿Quién le pidió una plaqueta, sabés dónde se la puede meter?". Sin embargo, en el Xeneize decidieron cortar con la polémica y comenzaron a preparar un gran homenaje para Maradona, en el que aseguran que estará implicado "todo el club". 

Finalmente fueron Miguel Brindisi y Hugo Perotti, dos de sus compañeros en 1981 cuando el club ganó el Torneo Metropolitano, quienes entregaron en manos de Pelusa una camiseta retro y una plaqueta, al tiempo que desde cada rincón del estadio se recordaron canciones de la época como "Vale 10 palos verdes, se llama Maradona", "Lo quería Barcelona, lo quería River Plate, Maradona vino a Boca, porque Gallina no es", al tiempo que recorría el campo de juego, saludó a las tribunas y tuvo un gesto especial hacia su palco ocupado por Dalma y el lindero, de su amigo Guillermo Cóppola..

Tal y como se preveía, el Lobo llegó temprano para que a las 20.25 ingresara a la cancha, se realice el homenaje y este evento no obligue a retrasar el inicio del encuentro, que debía jugarse en simultáneo con el duelo de River contra Atlético Tucumán. 

Otras historias