La polémica del VAR tapa el error de Zidane apostando por James

Raúl Rioja
·2 min de lectura
James Rodriguez en el partido entre Real Sociedad y Real Madrid. (Foto: Ricardo Nogueira/Eurasia Sport Images/Getty Images)
James Rodriguez en el partido entre Real Sociedad y Real Madrid. (Foto: Ricardo Nogueira/Eurasia Sport Images/Getty Images)

El ruido provocado por las decisiones del VAR ha eclipsado lo que parecía que iba a ser el debate de la semana, la sorpresa por la titularidad de James Rodríguez en un partido en el que el Real Madrid parecía jugarse media Liga, quizás el más complicado de cuantos le quedaban de aquí al final de la temporada.

Desde octubre llevaba el colombiano sin jugar de inicio en Liga, algo que causaba cierta extrañeza. Porque una cosa es que no estuviera en su mejor momento y otra que no jugara absolutamente nada, dado su tremendo potencial. Y entonces, cuando menos parecía contar, cuando ni siquiera había jugado ni un solo minuto en los dos partidos anteriores pese a la nueva norma de los cinco cambios, aparece en el once en el día D.

Lo cierto es que las decisiones de Zidane son un absoluto misterio, acertar sus alineaciones con el maratón de encuentros que se vienen encima está siendo, y va a ser, absolutamente imposible. Me gusta mucho más, eso lo tengo claro, cómo está gestionando su plantilla el entrenador del Real Madrid a cómo lo está haciendo Setién. Mientras Hazard no jugó en Anoeta ni un minuto, Messi lleva pleno en este regreso de la Liga, los 270. La reincorporación de Asensio es cautelosa, mientras que Suárez ya jugó todo el partido en el Pizjuán.

Dicho todo eso, la decisión de sacar a James fue arriesgada... y fallida. El colombiano no está. Algo falla con él. Quizás sea su físico, o que su cabeza ya no está donde debería estar, pero su actuación en San Sebastián no justifica la confianza que en él puso Zidane ni le dan argumentos para pedir minutos futuros.

El técnico galo se libró, digamos, de las críticas porque al final la jugada le salió bien, porque su otra apuesta, Vinícius, fue el mejor del partido. Supongo que no se puede acertar en cada decisión y que el error de sacar a James lo compensó el haberlo hecho también con el brasileño. Y porque las polémicas arbitrales todo lo eclipsan. Pero errores así de aquí al final de la temporada se pueden pagar caro, y no es lo mismo haber metido a James unos minutos ante el Eibar para ver cuál era su estado que hacerlo de inicio en el partido más duro que tenía el Madrid. Quizás de esta haya aprendido Zidane, pero tengo la sensación de que sorpresas similares y apuestas arriesgadas va a haber más en lo que queda de temporada.

Otras historias que te pueden interesar: