'Vacuna a domicilio': la policía alerta sobre una nueva estafa a partir de una llamada de teléfono

Mónica De Haro
·6 min de lectura

Esta nueva modalidad delictiva busca estafar a las personas mayores de 65 años, aprovechando la actual crisis sanitaria de la Covid-19 para entrar en sus domicilios.

Los delincuentes contactan por teléfono haciéndose pasar por sanitarios, concertando una cita en el propio domicilio del ciudadano, y así poder beneficiarse de la vacuna contra el Covid-19 sin necesidad de desplazarse hasta un centro médico.

En realidad, lo que pretenden es entran en las casas de manera ilegítima para apropiarse de dinero y otros objetos de valor, cometiendo delitos de robos o hurtos. Desde la Unidad Central de Participación Ciudadana, y desde todas las Jefaturas Superiores de Policía, ya se han puesto en contacto con las Asociaciones de Mayores, Centros Sociales y Asociaciones de vecinos alertando de esta nueva modalidad delictiva.

Llamadas e identificaciones falsas

Asimismo se insta a familiares, cuidadores y a las personas que vivan solas a mantenerse alerta ante llamadas sospechas, y ante cualquier duda aconsejan llamar al 091 o al centro de salud para confirmar si la llamada “es certera o no”. También se puede solicitar ayuda a través de la aplicación Alertcops.

Además de hacerse pasar por sanitarios, en algunos casos los timadores escriben desde el consistorio en las redes sociales o se presentan en las vivienda mostrando mostrando identificaciones falsas como funcionarios del Servicio de Salud. “Se ruega, por tanto, en el caso de recibir una visita, no permitir el acceso a la vivienda a estos individuos y contactar inmediatamente con las fuerzas del orden”, recomienda la policía.

Las autoridades recuerdan que las vacunas no están siendo suministradas a domicilio y que se están administrando en centros de salud y residencias de mayores en primer término. (Foto: Getty)
Las autoridades recuerdan que las vacunas no están siendo suministradas a domicilio y que se están administrando en centros de salud y residencias de mayores en primer término. (Foto: Getty)

Solo en centros de salud o en residencias

Asimismo recuerdan que las vacunas no se están administrando a domicilio. Una advertencia que ya tuvo que realizar la Guardia Civil en determinados territorios.

Con todo esto, desde la Policía Nacional quieren prevenir que las personas mayores o cualquier otro colectivo vulnerable pueda ser víctimas de este tipo de hecho delictivo.

Por desgracia no se trata de un hecho aislado. En otros países como Italia ha habido casos similares e incluso en la primera ola de la pandemia se notificó la existencia de estos grupos de ladrones, que solicitan el acceso al domicilio con la excusa de desinfectar la vivienda o hacer test gratuitos del coronavirus. Las autoridades han advertido de que se presentan vestidos de paramédicos y roban objetos de valor o incluso piden dinero en billetes con el pretexto de que pueden transmitir fácilmente el virus.

Por su parte, el colectivo médico anima a la población a que se vacune cuando sea invitada para ello por las autoridades sanitarias y a que recurran a fuentes científicas fiables para resolver sus dudas sobre la vacunación.

Qué debes saber sobre la vacuna

Así, desde el Colegio Oficial de Médicos de Navarra (COMNA) en colaboración con sociedades científicas recuerda las consideraciones más importantes sobre la vacunación:

  1. La que se está administrando en España se llama Comirnaty (Pfizer BioNtech) y a partir del 21 de enero llegará la de Moderna que, a diferencia de la de Pfizer, se puede conservar en congeladores habituales de los que ya disponen la mayoría de los centros de salud. Esto agilizará el proceso de inmunización.

  2. Comirnaty ha demostrado en ensayos clínicos ser segura y eficaz. En el mes de diciembre de 2020 se publicaron, en la revista científica New England Journal of Medicine, los resultados completos de los ensayos de fase III de esta vacuna, en los que se confirmó que tenía una eficacia del 95 por ciento y ofrecía unas condiciones adecuadas de seguridad.

  3. En este ensayo recibieron la vacuna 21.000 pacientes y otros 21.000 un placebo. Normalmente, en los ensayos clínicos de muchos de los fármacos que habitualmente consumimos (antibióticos, antineoplásicos y otros) se incluyen apenas unos cientos de pacientes antes de que se comercialicen, si bien es verdad que a las vacunas (al ir dirigidas a población sana) se les exigen mayores garantías de seguridad. Los datos detallados de la eficacia y del seguimiento de seguridad de estos pacientes están disponibles para todo el mundo y en ningún caso se han ocultado.

  4. Del mismo modo, se han publicado ensayos clínicos en otras prestigiosas revistas científicas sobre la eficacia y seguridad de otras vacunas frente a la covid-19, como la de Moderna, de manera que los riesgos asociados a la vacunación poblacional son bien conocidos y, con criterio general, leves.

  5. Esta es una vacuna aprobada para mayores de 16 años y que se administra de manera intramuscular en dos dosis separadas por 21 días.

  6. Como cualquier otra, puede presentar reacción. Los efectos adversos se manifiestan mayoritariamente en las primeras 48 horas, y son leves y limitados. Los más importantes son: dolores en el lugar de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares o algunas décimas de fiebre. Estas reacciones son más frecuentes después de administrar la segunda dosis.

  7. Los efectos adversos a medio plazo en otras vacunas de mARN no son significativos en la salud de las personas, no habiéndose demostrado que causen infertilidad, enfermedades autoinmunes o neoplasias.

  8. Toda persona a la que se le ofrezca la vacunación deberá ser informada de los datos de eficacia y seguridad y de los efectos secundarios de la misma, como en cualquier acto vacunal.

  9. La vacuna debe estar indicada por un médico y la persona debe prestar su consentimiento previamente a ser vacunada. El consentimiento verbal es suficiente, salvo en pacientes en los que su capacidad para consentir esté limitada.

  10. Como en todo medicamento, una vez comercializado existe un procedimiento de farmacovigilancia para el seguimiento, que incluye la notificación de efectos adversos tanto a corto como a más largo plazo (a día de hoy hay más de 5 millones de personas vacunadas, notificándose y registrándose los efectos de la vacuna en ellos). Este procedimiento es una garantía más sobre su seguridad.

Más historias que pueden interesarte:

Qué pasa si solo me pongo una dosis de la vacuna del Covid-19 en vez de las dos

Vacuna del COVID-19: qué es una reacción anafilactoide y cómo funciona un autoinyector de adrenalina

Qué pasaría si por error nos ponemos dos vacunas distintas del coronavirus