Por qué la decisión de Apple fabricar chips por sí mismos es uno de los cambios más importantes de su historia

Yahoo Finanzas

A partir de este mismo año, los ordenadores de Apple (AAPL) contarán con procesadores diseñados y fabricados por la propia compañía, rompiéndose así 15 años de colaboración con Intel. Esta noticia tiene un alcance bestial: a partir de ahora, los programas que funcionen con los ordenadores de Apple deberán ser reprogramados para que funcionen con las nuevas máquinas. Y también puede suponer un salto bestial de calidad en los productos que lleven la manzana. 

Apple está celebrando estos días su WWDC 2020, su conferencia de desarrolladores que por culpa del Covid-19 por primera vez es virtual. Y como viene siendo habitual, la cita empezó con una keynote a cargo de Tim Cook en la que se anunciaron las nuevas versiones de los sistemas operativos iOS, iPad OS, Mac OS y Watch OS. En lo que respecta al hardware, Apple no presentó ni un teléfono, ni una tableta, ni siquiera unos auriculares. Sin embargo, llevó a cabo un anuncio tremendamente importante: a partir de este año sus ordenadores dejarán de tener procesadores de la marca Intel para montar chips fabricados por la propia Apple. 

Tienda de Apple en Shanghai, China. (Foto: Wang Gang/VCG via Getty Images)
Tienda de Apple en Shanghai, China. (Foto: Wang Gang/VCG via Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

A partir de ahora, los procesadores de Apple contarán con una arquitectura ARM. Este tipo de diseño procesa la información de manera diferente a los chips de Intel. Apple considera que los chips de ARM consumen menos energía y se calientan menos que los de Intel. Por eso los chips ARM están montados en aparatos como el Pad desde el principio: son mejores que los chips Intel, al menos en los dispositivos portátiles. 

Hasta 2018, todo el mundo creía que los chips de Intel eran imbatibles en cuanto a potencia. Sin embargo, ese año Apple presento un iPad Pro que utilizaba un chip ARM y que era más potente que todos los ordenadores portátiles del mercado. En 2020, Apple repitió la jugada con una nueva versión del iPad Pro. 

Con esta experiencia tan positiva, la compañía de Tim Cook ha decidido dar el paso y crear sus propios procesadores con arquitectura ARM, pero esta vez para ordenadores portátiles y también de sobremesa. Apple asegura que con este movimiento, sus máquinas ganaran en potencia. Pero también hay otro motivo importante detrás: los procesadores propios aumentarán el margen de beneficio de la compañía, porque ya no tendrá que pagar a Intel para montarlos en sus equipos. 

Este cambio en los procesadores afecta de manera bestial a los desarrolladores de programas, aplicaciones y videojuegos. Todos ellos tendrán que reprogramar sus productos para hacerlos compatibles con los nuevos chips. Apple dedicó ayer un buen rato a hablar de las herramientas que ha puesto a disposición de los programadores para que recompongan su software, y la compañía asegura que este proceso será rápido. 

Justo en el campo de las aplicaciones y los programas Apple va a ganar mucho dinero obligando a los desarrolladores a reprogramar sus productos. Por ejemplo, es muy probable que a partir de ahora obligue a los desarrolladores a vender sus productos a través de la App Store de Mac, la tienda de aplicaciones para ordenadores Mac, argumentando que será la forma más fácil de instalar programas en sus máquinas ARM.  En esta tienda, Apple se queda con el 30% de todas las ventas, un negocio redondo. 

Más historias que te puede interesar:

Esto anunció Apple en privacidad y seguridad en WWDC 2020

WWDC 2020: Apple presenta las novedades de tvOS 14

Esto es iOS 14: más poderoso y fácil de usar


Otras historias