¿Por qué no escuchas hablar sobre el plan económico de Biden?

Yahoo Finanzas
<em>El presunto candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente Joe Biden hablando en el centro de estudiantes de la Universidad Estatal de Delaware en Dover, Delaware, el 5 de junio de 2020. (Foto de JIM WATSON/AFP) (Foto de JIM WATSON/AFP vía Getty Images)</em>
El presunto candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente Joe Biden hablando en el centro de estudiantes de la Universidad Estatal de Delaware en Dover, Delaware, el 5 de junio de 2020. (Foto de JIM WATSON/AFP) (Foto de JIM WATSON/AFP vía Getty Images)

Joe Biden tiene un montón de propuestas para programas económicos nuevos y los aumentos de impuestos que debe aplicar para pagarlos. Sin embargo, el candidato presidencial demócrata no tiene mucho que decir sobre su plan económico, a pesar de que la nación está en una profunda recesión y algunas ideas nuevas podrían ser bienvenidas.

Yahoo Finanzas le ha pedido varias veces a la campaña de Biden una entrevista con un asesor económico del candidato que pueda comentar los planes del mismo. La campaña no ha respondido. El New York Times escribió el 11 de junio que “pocos aspectos de la campaña presidencial de Joseph R. Biden están tan envueltos en una capa de secretismo como los consejos económicos que recibe”. Según se informa, Biden formó un comité asesor compuesto por más de 100 economistas que han jurado guardar silencio sobre su participación.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

¿Por qué es tan vago? Es probable que en parte se deba a una estrategia para permitir que los votantes se concentren en las decisiones negativas del presidente Trump durante la gestión de la pandemia de coronavirus y el brote de disturbios raciales, en lugar de prestar atención a las ideas de Biden. “A la campaña de Biden le encantaría convertir estas elecciones en un referéndum sobre Donald Trump y no en una elección entre dos candidatos”, dijo el analista de políticas de Washington Ed Mills de la firma financiera Raymond James en el último episodio del podcast Electionomics de Yahoo Finanzas. “Cuanto más hable Biden sobre sus políticas, más se convierte en una elección entre dos candidatos, lo cual representa una oportunidad para Trump”.

Toda la campaña de Biden ha entrado en modo sigiloso ya que la pandemia de coronavirus ha obligado a cancelar los mítines de campaña, y el ex vicepresidente se fue a su casa de Delaware. Biden ha estado realizando eventos online con sus simpatizantes y se ha presentado en algunos eventos en persona. Sin embargo, mientras critica a Trump, revela muy poco sobre sus políticas. Axios informó recientemente que Trump está frustrado por el perfil bajo que mantiene Biden y está intentando desarrollar una estrategia para exponerlo que anime a Biden a hablar más y le brinde a Trump más oportunidades para atacar los comentarios o errores de su adversario.

Las posibilidades para aumentar los impuestos

El plan económico de Biden implica diferentes aumentos de impuestos más modestos que los que propusieron los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren en las primarias demócratas. Sin embargo, representarían un cambio sustancial respecto del status quo de Trump. Biden aumentaría la tasa de impuestos corporativos del 21 al 28 %, establecería un nuevo impuesto mínimo para las grandes empresas, aumentaría los impuestos sobre la renta y las ganancias de capital para los que ganan más y derogaría algunas exenciones del impuesto corporativo. Utilizaría los ingresos fiscales adicionales para financiar nuevos gastos destinados a producir energía limpia, ampliar la atención médica, brindar más ayudas universitarias, mejorar las infraestructuras y otras iniciativas

El plan económico de Biden se enfrenta a dos escenarios. Si gana la presidencia, pero los republicanos mantienen el control del Senado, tendría dificultades para aprobar los aumentos de impuestos y gastos y la mayoría de sus ideas se quedarían en el fondo de un cajón. Si Biden gana y los demócratas se hacen cargo del Senado, es más probable que se aprueben sus planes de impuestos y gastos. Pero no se puede dar por sentado que el Congreso aumentará los impuestos con una economía que todavía está intentando recuperarse de la recesión causada por el coronavirus.

Los estadounidenses no se oponen necesariamente a los aumentos de impuestos que Biden ha propuesto. Trump firmó una importante reducción de impuestos en 2017 que implicó una gran disminución en los impuestos comerciales y otras reducciones de impuestos para los ricos. Las personas con ingresos más bajos también se beneficiaron de una disminución de los impuestos, pero fue relativamente pequeña, de manera que los recortes de impuestos de Trump siguen siendo impopulares. “Muchos votantes tienen la sensación de que esa reducción de impuestos no los ayudó individualmente”, apuntó Mills. “En los datos de las encuestas, en realidad se constata que una gran cantidad de estadounidenses apoyarían revertir eso”.

Biden ganó las primarias demócratas porque parecía tener una postura moderada en comparación con Sanders y Warren. Sin embargo, para apaciguar a los partidarios de Sanders y Warren que pueden proporcionarle una ventaja importante en noviembre ha tomado una deriva hacia algunas propuestas izquierdistas. Biden ha adoptado la idea de Warren de aplicar un impuesto mínimo del 15 % a las empresas que reportan ganancias a los accionistas, aunque utilicen exenciones fiscales legales para reducir su pago de impuestos federales muy por debajo de ese nivel. En principio, también está a favor del New Deal verde, aunque no adopte disposiciones específicas para regular en gran medida los sectores de la energía y el transporte. La idea que Biden no ha hecho suya es un impuesto sobre el patrimonio de los multimillonarios.

Trump nunca ha tenido remilgos en distorsionar y menospreciar las opiniones de sus oponentes políticos. Se refiere a la campaña de Biden como “demócratas radicales de izquierda” y en algún momento es probable que etiquete de “socialista” los planes impositivos de Biden. Quizá Biden tenga que responder ante esas afirmaciones, sobre todo en los tres debates presidenciales programados para septiembre y octubre. Pero con los números de las encuestas de Trump hundiéndose en medio de una pandemia, una recesión y una revuelta por las disparidades raciales, dejará que Trump haga campaña contra sí mismo durante el mayor tiempo posible. Trump está por detrás de Biden en las encuestas, pero si comienzas a escuchar a Biden hablar más sobre sus planes de impuestos y gastos, es probable que Trump remonte.

Noticias relacionadas


Rick Newman

Otras historias