Por qué ya odiamos los tiros triples en la NBA: Embiid y Jokic tienen la respuesta

·Periodista
·5 min de lectura
PHILADELPHIA - Joel Embiid #21 de los Philadelphia 76ers marca a Nikola Jokic #15 de los Denver Nuggets en un partido en el Wells Fargo Center el 10 de diciembre de 2019 en Philadelphia, Pensilvania. (Foto por Mitchell Leff/Getty Images)
PHILADELPHIA - Joel Embiid #21 de los Philadelphia 76ers marca a Nikola Jokic #15 de los Denver Nuggets en un partido en el Wells Fargo Center el 10 de diciembre de 2019 en Philadelphia, Pensilvania. (Foto por Mitchell Leff/Getty Images)

Los centros Joel Embiid y Nikola Jokic le dieron un raro respiro a la NBA la noche del miércoles, gracias a sus sólidas actuaciones, todo esto ante el inclemente aumento en los intentos de tiros de tres puntos desde que se instauró la línea arqueada en las duelas, allá por 1980.

El MVP reinante en la NBA, Jokic, poste de los Denver Nuggets, consiguió un triple doble y con gran estilo, en la victoria de su equipo por 130-128 sobre los LA Clippers, al anotar 49 puntos (la cuarta cifra histórica más alta de un triple decenas para centros), además de recuperar 14 rebotes y repartir 10 asistencias.

El serbio encestó tres triples en cinco intentos, pero conectó 16 de 25 lanzamientos de dos puntos y se fue 14 de 16 desde la línea de tiros libres, es decir, no echó mano de los disparos de larga distancia como su medio primordial para anotar. Fue la segunda cuota (50) más alta de puntos en toda su carrera.

En el caso del centro camerunés, Embiid, anotó 50 puntos, igualando el máximo total de su carrera, en el triunfo de su equipo, los Philadelphia 76ers por 123-110 sobre el Orlando Magic. Además, recuperó 12 tableros.

El africano, uno de los serios candidatos a ganar el MVP de la NBA esta campaña, encestó uno de cuatro intentos de triples, pero conectó 17 de 23 disparos de dos puntos y se fue 15 de 17 desde la línea de tiros libres. Tampoco, claramente, se respaldó en el tiro lejano.

Cuando la NBA instauró en 1980 la línea de tres puntos hubo debates sobre su implementación, una discusión entre puristas e innovadores, la cual se centraba en los beneficios y perjuicios al juego. Y ya no hubo reversa.

Lo que sí hubo, con el paso del tiempo, ha sido un incremento sustancial en los intentos de triple por partido, pasando de poco más de dos (2.5) por partido en 1980 a casi 40 (39.2) en la campaña 2020-21, de acuerdo con estadísticas por parte de la propia NBA.

DENVER - El centro de Los Angeles Lakers, Kareem Abdul-Jabbar #33 hace un tiro de gancho en un partido ante los Denver Nuggets en la temporada de 1980 en Denver, Colorado. (Photo por Focus on Sport via Getty Images)
DENVER - El centro de Los Angeles Lakers, Kareem Abdul-Jabbar #33 hace un tiro de gancho en un partido ante los Denver Nuggets en la temporada de 1980 en Denver, Colorado. (Photo por Focus on Sport via Getty Images)

Antes de que se implementara el triple como un elemento más del basquetbol, el deporte era dominado por los grandes, por los amos y señores de la pintura. Los George Mikan (Minneapolis Lakers), los Bill Russell (Boston Celtics), los Wilt Chamberlain (76ers, Lakers, Warriors), los Kareem Abdul-Jabbar (Milwaukee, Lakers) o los Bob Pettit (Hawks), ellos eran las estrellas, los jugadores de alta talla.

Como todos los deportes, el basquetbol no ha dejado de evolucionar, aunque la transformación que ha sufrido no es del agrado general, precisamente por el notable aumento de la presencia del triple como una parte esencial del juego, convirtiéndose en algo más que un recurso, un atajo para anotar.

La tasa de triples en la liga (el porcentaje de intentos de tiros desde más allá del arco) ha aumentado en cada una de las últimas 10 temporadas, pasando del 22,2 % en 2010-11 al 39,2 % la temporada pasada. Y ha aumentado más en los últimos cinco años que en los cinco anteriores.

SAN FRANCISCO, CALIFORNIA - Stephen Curry #30 de los Golden State Warriors mira como el triple 3 mil de su carrera entra al aro ante los Denver Nuggets en el Chase Center el 28 de diciembre de 2021 en San Francisco, California. (Photo de Ezra Shaw/Getty Images)
SAN FRANCISCO, CALIFORNIA - Stephen Curry #30 de los Golden State Warriors mira como el triple 3 mil de su carrera entra al aro ante los Denver Nuggets en el Chase Center el 28 de diciembre de 2021 en San Francisco, California. (Photo de Ezra Shaw/Getty Images)

En la temporada de 2015-16, hubo seis equipos que dedicaron al menos un tercio de todos sus intentos desde el rango de los tres puntos. La temporada pasada, 28 de los 30 equipos hicieron eso, siendo los únicos por debajo del 33.3 % tanto los Washington Wizards (31.9 %) como los San Antonio Spurs (31.4 %).

Es por eso que las actuaciones ‘retro’ tanto de Embiid como de Jokic, dos candidatos al Más Valioso de la NBA esta temporada, junto con el griego Giannis Antetokounmpo (Milwaukee Bucks) –quien también suele ser más un jugador interno que triplero– ponen en la mesa del debate si los equipos pueden ser exitosos prescindiendo del triple o, cuando menos, no usando ese recurso como lo marcan las tendencias actuales.

Sin duda eso será complicado, incluso revertirlo, al menos no en el corto o mediano plazo.

Para ponerlo en perspectiva, hay que remontarse al 5 de febrero de 2016, cuando el Miami Heat superó a los entonces Charlotte Bobcats con una jugada de foul y cuenta –un triple a la antigua– en los segundos finales, por parte de Chris Bosh.

Erik Spoelstra, entrenador del equipo de Miami, reconoció que aquella fue una gran victoria, destacando particularmente dos motivos: porque fue en la carretera y sin anotar un solo triple.

Aquella fue la última vez que un equipo en la NBA ganó un juego sin echar mano de un triple.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Karma instantáneo: a punto de morir y sin auto tras evitar el peaje en carretera de México

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente