La posesión del balón, esa gran mentira azulgrana

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
, SPAIN - DECEMBER 5: Lionel Messi of FC Barcelona  during the La Liga Santander  match between Cadiz FC v FC Barcelona on December 5, 2020 (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Leo Messi se lamenta tras fallar una ocasión de gol. (Foto Bustamante/Soccrates/Getty Images)

Yo odio el 'tiki-taka'. Lo odio. El tiki-taka es pasarse el balón por pasar, sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de tiki-taka! ¡Eso es un invento! ¡No hagáis caso!". Las palabras de Pep Guardiola en el libro 'Herr Pep' de Martí Perarnau sobre la llegada del técnico español al Bayern de Múnich sirven para ilustrar el momento actual que atraviesa el conjunto barcelonés. Enredados por la carga histórica y el trato del balón, muchos se creían que con golear al Dinamo de Kiev y al Ferencvaros ya se habían eliminado de una tacada todos los problemas futbolísticos del Barça.

Sin embargo, el partido frente al Cádiz volvió a evidenciar el descontrol en la posesión azulgrana. La primera prueba del algodón tras volver con la confianza por las nubes salió rana. Sin estructura para potenciar a sus mejores jugadores, vendidos ante los verticales contragolpes locales, carentes de desborde ante la inicial falta de extremos que abrieran el campo contra un equipo muy junto y replegado y sin la capacidad de dominar el juego.

Porque cuando alguien llega al Camp Nou y menciona las palabras ‘Johan Cruyff’, ‘posesión’, ‘Pep Guardiola’ y ‘juego de posición’, a los aficionados se les enciende una bombilla que empieza a parpadear. Es la manera más sencilla de conectar con el público y ganarse el cariño de un sector cuando desembarcas en el Camp Nou. El problema es que nadie es más sabio que el mismo fútbol y si no tienes la suficiente cintura táctica, el rival te desnuda. Esto es lo que le está sucediendo a un FC Barcelona que ni domina las áreas ni el juego por mucho que insista en conservar el balón.

Y es que tenerla por tenerla es precisamente lo que más detesta Guardiola. Es cierto que su Barça conservaba el cuero en muchos momentos para reducir el ritmo del partido y protegerse del contrario, pero también cabe apuntar que, en su caso, siempre había una intención bajo el dorso de la propuesta. Las comparaciones son odiosas y Ronald Koeman, quien se ha encontrado un Barça en transición con la versión más floja de Messi, aún no ha vislumbrado el modo ni de domar el balón.

Algunos argumentarán que el cuadro catalán cayó ante el Cádiz como resultado de los errores individuales. Todos vimos a Clement Lenglet cometer un fallo grosero para anestesiar la posible reacción del Barça tras conseguir el 1-1. Nadie niega el impacto emocional que suele acompañar al equipo después de encajar un gol justo cuando habías empatado. Ahora bien, esa falta de concentración y de agresividad de la que se quejaba su técnico en rueda de prensa se puede aplicar al conjunto en general.

Si el Barça no frena las acometidas de los rivales donde debe y no puede recuperar el esférico donde quiere no es por una falta de ganas, sino de una estructura táctica inexistente que les prepare para lo que va a suceder a continuación. Y es que es habitual ver al Barça hacer gala de una posesión estéril que solo sirve para para mover la pelota horizontalmente o, cuando se sube el ritmo, perderla y que cojan al equipo desprevenido.

De nada sirve excusarse en el 85% de posesión que consiguió el Barça en tierras andaluzas con el objetivo de atenuar la derrota. El equipo quiere el balón porque sus jugadores lo necesitan, pero a su técnico le da igual partir al equipo y dejar en inferioridad numérica al centro del campo. La posesión importa, pero de cara a la galería. No interesa la calidad de la misma, sino cumplir con las expectativas del manual azulgrana.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente