¿Es importante la postura del CGPJ sobre abuso y violación?

Asier Martiarena
·3 min de lectura

El pleno del Consejo General del Poder Judicial tiene previsto aprobar entre hoy y mañana un informe muy crítico sobre el anteproyecto de ley de libertad sexual, conocido como "la ley del solo sí es sí". Los ponentes consideran “innecesarias” o “problemáticas” las principales reformas que propone el Ministerio de Igualdad. Una especie de berrinche final -en vísperas de que todos ellos sean relevados de su cargo tras dos años en funciones- por el que los magistrados cuestionan tanto la definición de consentimiento, como la decisión de acabar con la distinción entre abuso y violación.

El borrador ya ha puesto de los nervios a más de uno. Incluida la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, quien ya ha calificado de "preocupante" que el CGPJ se vaya a oponer a los dos pilares del anteproyecto de la ley del sólo sí es sí.

La guinda han sido los tiempos empleados, ya que el entorno de Montero entiende que el CGPJ ha dilatado tres meses su dictamen -cuando habitualmente no tardan más de uno- para la ley no pueda ser presentada de ninguna manera el 8 de marzo, Día de la Mujer, ya que aún faltaría el informe del Consejo de Estado.

Sin embargo, el movimiento del CGPJ, un órgano que en España está totalmente politizado y que ahora controla el bloque conservador con una mayoría de magistrados a propuesta del PP, no es para tanto. Sí para el simbolismo y para las prisas de la Ministra de Igualdad por cerrar la herida abierta por la división del feminismo en España. Pero no para el devenir de la Ley.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No es la primera vez que el CGPJ muestra su notorio corte conservador de cara a la tramitación de una ley social. Ni siquiera la segunda. Pero su veredicto no es vinculante:

-En enero de 2005 rechazó la ley del del matrimonio homosexual dudando, incluso, de la constitucionalidad de la norma. Para su texto final, el entonces portavoz del CGPJ -que hoy en día es el consejero de Interior del Gobierno madrileño de Isabel Díaz Ayuso, Enrique López- eliminó la frase de que “aprobar la ley sería tan radical como legalizar la unión entre un animal y una persona”. Pero no cambió el sentir de su dictamen ya que desaconsejó que, bajo la fórmula del matrimonio, se regularan las uniones entre personas del mismo sexo.

Pero el CGPJ no se quedó ahí. Además de solicitar que se abriera una reflexión más profunda en el entonces Gobierno socialista y en la sociedad, se opuso tajantemente a que las parejas del mismo sexo pudieran adoptar.

Como ya saben, la ley se aprobó apenas 6 meses más tarde, colocando a España a la vanguardia de los derechos sociales y dejando bien claro, a ojos de medio mundo, que donde hacía falta una reflexión más profunda era en el órgano de los jueces.

-Pero es que un año antes, en junio de 2004, se produjo un episodio similar. Cuando emitió un informe crítico con la ley integral contra la violencia sobre la mujer por el que se opuso a que, entre otros, las coacciones y amenazas de un hombre a una mujer pasaran de ser consideradas faltas a ser delitos, y que se crearan juzgados especiales de violencia sobre la mujer. Spoiler: La ley fue aprobada en diciembre de ese mismo año.

En vídeo | Irene Montero pide la "dimisión urgente" de Moix, fiscal jefe Anticorrupción

Más historias que te pueden interesar: