PP y PSOE se pelean por prometer más libertad que nadie

Asier Martiarena
·3 min de lectura
Isabel Díaz Ayuso (dcha.) ha conseguido fijar a Pedro Sánchez (izda.) como su rival político en lugar de Ángel Gabilondo. (Photo by Europa Press/J.Hellín.Pool/Europa Press via Getty Images)
Isabel Díaz Ayuso (dcha.) ha conseguido fijar a Pedro Sánchez (izda.) como su rival político en lugar de Ángel Gabilondo. (Photo by Europa Press/J.Hellín.Pool/Europa Press via Getty Images)

Fue casi inmediato. Tan pronto Pedro Sánchez avanzó el calendario de vacunación para España, reafirmándose en su objetivo de haber vacunado contra la Covid-19 a 33 millones de ciudadanos a finales de agosto, surgió la duda. ¿Por qué se compromete el presidente del Gobierno a un horizonte tan concreto con el constante retraso experimentado en el suministro de dosis en Europa? ¿Por qué fía parte de su crédito político a un asunto tan difícil de pronosticar con exactitud?

La respuesta es 'libertad'. Concretamente su necesidad de competir en 'libertad 'con el PP de Madrid. De ofrecer más 'libertad' que la que plantea la presidenta de la Comunidad de Madrid, con su famoso lema de campaña: 'Comunismo o libertad'. O directamente 'libertad', como acaba de oficializar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Efectivamente, el jefe de gabinete de Isabel Díaz Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez, ha ganado la primera batalla electoral de este 4-M. Fijando el primer marco de debate en la laxitud de las restricciones de movilidad aplicadas en Madrid frente al cierre de la hostelería al que el PP acusa al Gobierno central. Una victoria que, según los sondeos, le va a granjear a Ayuso un buen puñado de votos de propietarios y trabajadores de bares y restaurantes.

El PSOE tiene prisas por combatir esta idea. Por neutralizar la desventaja que presenta hoy en día con respecto del PP. Pero sin usar la palabra 'libertad'. Porque esa batalla ya la tiene perdida. En definitiva, lo que quiere es evitar que se asocie el voto al PP con trabajo y ocio abierto y el del PSOE al cierre de bares y restaurantes. Hoy mismo Ayuso ha vuelto a señalar en que obligar a Madrid a cerrar perimetralmente en San José y en Semana Santa es asfixiar económicamente a los madrileños y a los empresarios.

¿Cómo lo va a hacer? Pues insuflando optimismo de cara al verano, augurando una normalidad para las vacaciones estivales que ahora mismo se antoja muy complicada visto el ritmo de vacunación. Y, por si con eso no es suficiente, catalogando de "desmadre" y de "turismo de borrachera" las políticas de Isabel Días Ayuso.

A cambio, Pedro Sánchez confirmó ayer mismo que el Gobierno no prorrogará el Estado de Alarma más allá del 9 de mayo. Una relajación de las medidas para la que aún falta más de un mes, pero que en el PSOE esperan que vaya calando desde ya en los españoles la idea de vuelta a la normalidad. “Dejando atrás la etapa oscura y dolorosa de la pandemia” y eliminando de una vez los toques de queda, los confinamientos o los cierres perimetrales. Algo que le viene fatal al PP que ahora, tras meses pidiendo su derogación, pide extenderlo.

 “Nos aproximamos al final de esta pesadilla” es el mensaje final que Pedro Sánchez pretende hacer llegar a todos los madrileños antes de depositar su voto en las urnas, para que vea que, en cuestiones de libertad, el PSOE no le anda a la zaga al PP.

En vídeo | Sánchez garantiza un acelerón que logrará 33 millones de vacunados en agosto

Más historias que te pueden interesar: