Prediabetes: cómo la canela puede ayudarte a controlar el azúcar

Mónica De Haro
·10 min de lectura

Cuando los niveles de azúcar son más altos de lo normal existe más probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, una condición que aumenta el riesgo de ataque cerebral o al corazón, y que causa graves problemas en ojos o riñones. Por eso es tan importante este hallazgo del Centro de Diabetes Joslin en Boston, Massachusetts

Se puede prevenir que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2 o retrasar su aparición con cambios en el estilo de vida (principalmente en la dieta) que son simples pero de comprobada eficacia. Un nuevo estudio sugiere que la canela puede ayudar. (Foto: Getty)
Se puede prevenir que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2 o retrasar su aparición con cambios en el estilo de vida (principalmente en la dieta) que son simples pero de comprobada eficacia. Un nuevo estudio sugiere que la canela puede ayudar. (Foto: Getty)

En la mayoría de los tratados de plantas medicinales se reconocen las propiedades beneficiosas de la canela para la salud, ya sea como antiséptico, antiespasmódico, larvicida o como sedante nervioso, pero su contribución a la lucha contra la diabetes es más reciente.

Un nuevo estudio, publicado en el Journal of The Endocrine Society, sugiere que la canela podría ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre en personas con prediabetes.

Según explica el autor de la investigación, el doctor Giulio R. Romeo, del Centro de Diabetes Joslin en Boston, Massachusetts, su estudio de 12 semanas permitió observar efectos beneficiosos de añadir canela a la dieta para mantener estables los niveles de glucosa en la sangre en aquellos participantes con prediabetes. “Estos hallazgos proporcionan la justificación de estudios más amplios para abordar si la canela puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el tiempo”, apuntó.

Espolvorear un poco de canela sobre tu tostada (o encima de los cereales) es una manera sencilla de introducir la canela en tu dieta diaria. (Foto: Getty)
Espolvorear un poco de canela sobre tu tostada (o encima de los cereales) es una manera sencilla de introducir la canela en tu dieta diaria. (Foto: Getty)

El equipo de investigadores trabajó con un grupo de 51 pacientes con prediabetes que fueron divididos en dos grupos. El primero consumió una cápsula de canela de 500 mg tres veces al día y al segundo se le suministró placebo.

Los investigadores encontraron que los suplementos de canela redujeron los niveles anormales de glucosa en ayunas y mejoraron la respuesta del cuerpo a una comida con carbohidratos, que son características de la prediabetes. La canela fue bien tolerada y no se asoció con efectos secundarios específicos o eventos adversos.

Por qué es buena para la prediabetes

En los últimos años se descubrió su efecto similar al de un medicamento común en el tratamiento de la diabetes, la Metformina. Se debe a su contenido en un polímero que aumenta hasta 20 veces el metabolismo de la glucosa.

Al parecer, la corteza interior seca de las ramas del árbol de la canela (Cinnamomum ssp.) contiene un componente de estructura química similar a la insulina que es capaz de influir positivamente, no sólo sobre el metabolismo del azúcar, sino también sobre el de las grasas. La proantocianidina, un bioflavonoide encontrado en la canela, también contribuiría a ello.

“La investigación sugiere que la canela aumenta la absorción de la glucosa a partir de tejidos adiposos y músculos esqueléticos”, explica la dietista Samson Lee Kit-Yue a la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. De manera que la canela ayudaría así a aumentar la sensibilidad a la insulina y disminuir los niveles de azúcar en sangre pues al consumirla se tiene más energía para procesar los alimentos, aumentando el metabolismo; y como es rica en fibra (cada 100 gramos de canela aporta 54,3 gramos de fibra), da sensación de saciedad.

Sin embargo, es importante saber que la canela puede ayudar pero no es un tratamiento ni está recomendada como suplemento para combatir la diabetes (aún faltan evidencias, matizan desde la Clínica Mayo), y tiene poco o ningún efecto en el caso de la diabetes tipo 1, ya que la canela no reemplaza a la insulina. En el caso de la prediabetes, como te hemos contado, ayuda a regularizar el metabolismo de la glucosa evitando la glucemia.

Cómo incluirla en la dieta

La canela de Ceilán (molida) es perfecta para tomar espolvoreada sobre los cereales (avena, arroz), en macedonias de frutas o con queso blanco. También se suele añadir en infusiones, cacaos y tés, o para aderezar platos como el cuscús o el pollo.

No debes excederse en su consumo, y siempre es recomendable consultar previamente a tu médico si le parece adecuado que añadas esta especia a algunos planos como parte de tu plan de tratamiento para la diabetes porque obviamente la canela no va a reemplazar los medicamentos para la diabetes, pero puede ser un aliado más.

Aunque los resultados no son lo suficientemente concluyentes como para que las principales Sociedades Científicas la incluyan en el tratamiento de la diabetes, sí que parece tener un efecto positivo y en la mayoría de los casos no está contraindicada, aunque conviene consultar al médico para cada caso en particular”, matiza el Dr. José Ramón Calle, especialista en Endocrinología del Hospital Clínico de Madrid y Asesor Médico de la Fundación para la Diabetes.

Otras consideraciones a tener en cuenta en relación con el consumo de canela:

  • La canela no provoca efectos indeseados, siempre que se respeten las indicaciones de uso.

  • Ningún preparado a base de canela debe de ser consumido por niños pequeños, mujeres embarazadas o que están dando el pecho, ni por personas que padezcan de úlcera de estómago o sean alérgicas a la canela.

  • No consumas canela en suplementos a espaldas de tu médico.

Una afección común y reversible

La prediabetes es un estadio precoz en el continuo hiperglucemia/diabetes que define un incremento del riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2. Se estima que entre un 20 y un 25 por ciento de la población adulta podría padecer prediabetes.

Un posible signo de prediabetes es el oscurecimiento de la piel en ciertas partes del cuerpo. Las áreas afectadas pueden incluir el cuello, las axilas, los codos, las rodillas y los nudillos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, a nivel mundial, habrá más de 300 millones de diabéticos en 2025. Según señala la OMS, 30 minutos de actividad física de intensidad moderada casi todos los días y una dieta saludable pueden reducir drásticamente el riesgo de desarrollar diabetes.

¿Se puede prevenir su aparición?

Algunos factores de riesgo de la prediabetes no pueden controlarse (como la edad y los antecedentes familiares). Pero hay pequeñas cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo, como aumentar su actividad física y realizar ajustes en la alimentación. Estos cambios pequeños y factibles también pueden ayudar a prevenir o retrasar la aparición de diabetes tipo 2. Generalmente, la prediabetes no conlleva la aparición de síntomas. Aunque debes estar alerta si:

  • Tienes sobrepeso.

  • Tienes 45 años o más.

  • Tus padres o uno de tus hermanos o hermanas padecen diabetes tipo 2.

  • Haces actividad física menos de tres veces a la semana.

  • Has tenido alguna vez diabetes gestacional (durante el embarazo) o has dado a luz a un bebé muy grande.

  • Tienes el síndrome del ovario poliquístico.

El preámbulo de...

Como decíamos, la prediabetes es una situación que antecede a la diabetes y puede tomarse como una alerta para evitar que la enfermedad progrese. Se considera que una persona es prediabética cuando los valores de la glucemia en ayunas varían entre los 100 y los 125 mg/dl, y se considera diabético si ese valor alcanza los 126 mg/dl.

La prediabetes no produce síntomas como tal y esta fase puede durar entre 3 a 5 años. Si durante este período la persona no se cuida, es muy probable que evolucione para una diabetes, una enfermedad que ya no tiene cura y que necesita ser controlada a diario. La única forma de saber si la persona tiene prediabetes es a través de la realización de un cuestionario específico y exámenes de laboratorio.

La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes y se da en el 90 por ciento de los casos en todo el mundo. Se trata de una enfermedad crónica que aparece cuando el organismo no produce suficiente insulina y/o es incapaz de utilizarla adecuadamente.

La insulina es una hormona producida por el páncreas, cuya función es facilitar que la glucosa pueda entrar en las células del cuerpo para obtener la energía que necesita y, de esta forma, desarrollar las funciones básicas.

La mayoría de las personas con prediabetes no tienen ningún síntoma, pero hay algunas señales como la fatiga y la visión borrosa; y se sabe que los horarios de sueño irregulares y la mala calidad del sueño están asociados con un control deficiente del azúcar. (Foto: Getty)
La mayoría de las personas con prediabetes no tienen ningún síntoma, pero hay algunas señales como la fatiga y la visión borrosa; y se sabe que los horarios de sueño irregulares y la mala calidad del sueño están asociados con un control deficiente del azúcar. (Foto: Getty)

Su aparición se debe, en gran medida, a un peso corporal excesivo y a la inactividad física, hasta el punto que el 80 por ciento de los pacientes con esta enfermedad tiene sobrepeso u obesidad. Estos factores de riesgo de la diabetes tipo 2 pueden modificarse y, con ello, prevenir o retrasar en gran medida la aparición de esta enfermedad en aquellas personas que están en mayor riesgo de desarrollarla.

De ahí la importancia de realizar cambios en el estilo de vida, siguiendo estas recomendaciones básicas del Dr. Ricardo Gómez Huelgas, presidente y miembro del Grupo de Diabetes/Obesidad de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI):

  • Alcanzar y mantener un peso corporal adecuado

  • Realizar al menos 30 minutos de actividad física regular de intensidad moderada la mayoría de los días.

  • Consumir una dieta saludable que contenga entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas y una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas;

  • Evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Qué opinan los endocrinos

La intervención sobre los estilos de vida puede reducir la progresión a diabetes o hacer retroceder un estado prediabético a la normalidad. Así lo explica la Dra. Rebeca Reyes, de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN): “Una alimentación saludable puede ayudar a prevenir la aparición de la diabetes tipo 2 y un estilo de vida saludable es una parte importante para el control efectivo de todos los tipos de diabetes y para ayudar a evitar complicaciones”.

En este sentido, según la Dra. Reyes, “para los diabéticos se recomiendan las mismas pautas de alimentación que para la población general, es decir, la dieta mediterránea. Sin embargo, en caso de que exista sobrepeso u obesidad será necesario también controlar el aporte de grasa y reducir el aporte de sodio en caso de hipertensión arterial”.

Los alimentos más aconsejables

Las personas con prediabetes o diabetes deben huir de los procesados. Así se debe optar por hidratos de carbono no refinados (pan integral), legumbres, verduras y frutas. No es necesario prescindir del pan, aunque sí moderar su cantidad si se toma en combinación con otros alimentos ricos en hidratos de carbono como legumbres, patata, arroz o pasta.

Aceite de oliva y nueces

“Las carnes deben ser con poca grasa, se deben consumir entre 2-3 raciones de pescado a la semana (alguno de las cuales debe ser pescado azul) y la grasa utilizada debe ser aceite de oliva virgen extra, además de que deben incluirse frutos secos en la dieta aunque en cantidades moderadas por su alto valor calórico”, señala la Dra.

Además, se ha demostrado que la actividad física y la pérdida de peso previenen el desarrollo de diabetes en personas con predisposición a esta, incluso en aquellas que ya presentan algún grado de alteración de la tolerancia a la glucosa o prediabetes.

Más historias que pueden interesarte:

De los superalimentos al ayuno intermitente: los bulos sobre la dieta especial de los diabéticos

AOVE: tomarlo a menudo podría reducir la medicación en diabéticos

Lo que tienes que saber de tus riñones si eres diabético