La Premier desvalija la Liga y acaba con la idea falsa de la mejor liga del mundo

Albert Ortega
·4 min de lectura
MACAU - MARCH 06:  The LaLiga President Javier Tebas makes a speech during SPORTELAisa of sport media and technology convention on March 6, 2019 in Macau, China.  (Photo by Wang He/Getty Images)
El presidente de la Liga, Javier Tebas, durante un acto de presentación. (Foto Wang He/Getty Images)

¿Cuántas veces hemos escuchado al presidente de la Liga, Javier Tebas, llenarse la boca hablando de su gestión y catalogando nuestro fútbol patrio como el mejor del mundo? Algunos dirían que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. En el caso de la Liga, podríamos atenuar que tan solo algunos se lo han creído, el problema es que aquellos que lo han hecho son los que, por regla general, toman las decisiones. Así se ha llegado a este momento donde el caos organizativo, las tramas subterráneas, la guerra fratricida entre RFEF y LFP y el desequilibrio en el reparto de ingresos por derechos televisivos ha incrementado la posición de debilidad en frente de la Premier League.

El traspaso confirmado de Rodrigo Moreno al Leeds United y el muy cercano Sergio Reguilón al Tottenham vuelven a enseñar que la Liga, a excepción de Real Madrid y Barça, es incapaz de competir económicamente con el torneo inglés. Dos jugadores internacionales, claves para sus equipos (Valencia y Sevilla) y cuyos destinos se dividen entre un recién ascendido y un conjunto clasificado para la Europa League. ¿Por qué un club saneado económicamente, flamante campeón de la Europa League y clasificado para la Champions como el Sevilla no puede gastarse 30 millones en un lateral con un futuro brillante? Es frustrante ver cómo el talento nacional vuela de la Liga al finalizar cada curso.

Esta desigualdad atávica baña -casi- todas las capas de Primera, con especial atención a las entidades recién ascendidas. Tanto es así, que el gasto en fichajes de los tres nuevos integrantes de la Premier League, Leeds United, West Bromwich y Fulham se eleva hasta los 121,2 millones en frente de los 12 desembolsados por Huesca, Cádiz y Elche en lo que llevamos de mercado. Tener más guita para fichar no asegura la permanencia ni que estos refuerzos funcionen, pero sí aporta un mayor margen de maniobra a la hora de apuntalar los puntos débiles de los equipos.

Por otra parte, si atendemos a los ingresos por derechos televisivos de la campaña 2018/19, se puede observar como el colista inglés, el Huddersfield, fue el que menos ingresos tuvo con 109,38 millones y aún así le sirvió para superar en 35 al cuarto equipo español, el Sevilla, que percibió 74 ‘kilos’. Además, cobró el doble que conjuntos como Celta, Betis o Espanyol.

En la Premier 2018/19 hubo una diferencia de 55.8 millones entre el equipo que más dinero ingresó por derechos televisivos, el Liverpool con 152.4, y el Huddersfield con 96.6M. En la Liga 18/19, el Barça ingresó 166,5 y el Huesca 44.2. En total, 122,3 millones de diferencia. La desigualdad que existe entre los mismos conjuntos de nuestra competición no debería preocupar menos que el montante total que se obtiene por televisión ni aunque se trate de tapar argumentando la buena salud de los equipos españoles en Europa.

Durante años se ha utilizado el trampolín mediático que ha significado el duelo Real Madrid vs. Barça y el Cristiano Ronaldo vs. Leo Messi para captar la atención mediática global y, a su vez, vender una imagen falsa de una competición que ha ido perdiendo versatilidad, talento y diversidad en las últimas temporadas.

Solo así se explica la implicación de Tebas tratando de retener a Messi después de haber perdido a Neymar y a Cristiano Ronaldo de manera consecutiva. Temeroso de que su modelo se hunda. Las estructuras, los ingresos por derechos televisivos y el sistema sigue inclinados con el objetivo de que los dos más grandes brillen imposibilitando la alternancia entre campeones. A consecuencia de ello, la desigualdad económica y deportiva es inherente. Por el bien de la propia liga, hay que recortar distancias en los despachos.

Más historias que te pueden interesar: