Qué es la Superliga europea, el megaproyecto secreto que Bartomeu ha desvelado en su salida

ROB HARRIS
·3 min de lectura
Fuegos artificiales sobre el estadio Camp Nou del Barcelona durante el partido contra el Villarreal por la Liga de España, el domingo 27 de septiembre de 2020. (AP Foto/Joan Monfort)
Fuegos artificiales sobre el estadio Camp Nou del Barcelona durante el partido contra el Villarreal por la Liga de España, el domingo 27 de septiembre de 2020. (AP Foto/Joan Monfort)

El lanzamiento potencial de una Superliga europea adquirió mayor credibilidad el martes, cuando el presidente saliente del Barcelona reveló que ese club había dado su aprobación inicial al nuevo certamen. Josep María Bartomeu dijo que una de sus últimas llamadas antes de renunciar fue precisamente para aprobar la competición. Con ello, cobraron fuerza los reportes crecientes acerca de una nueva competición europea, donde los clubes de elite podrían enfrentarse entre sí con mayor frecuencia.

Actualmente, la Liga de Campeones organizada por la UEFA constituye el torneo de mayor nivel que disputan los principales clubes en el nivel continental. No quedó claro a partir de los comentarios de Bartomeu quién organizaría la Superliga o si esa competición reemplazaría de hecho a la Liga de Campeones.

“La Junta Directiva ha aprobado la aceptación de los requerimientos para participar en una futura Superliga Europea de Clubes de fútbol, un proyecto impulsado por los grandes clubes de Europa”, anunció Bartomeu. “El detalle de estos requerimientos estará a disposición de la próxima Junta Directiva, y la decisión sobre la participación en esta competición deberá ser ratificada por la próxima Asamblea de Socios Compromisarios”.

Indignación de Tebas

El anuncio causó la indignación del presidente de La Liga española, Javier Tebas.

“Desafortunado @jmbartomeu , anunciando el último día la participación en una competición ‘fantasma’, que sería la ruina para el @fcb, y ratifica su ignorancia en la industria del fútbol. Triste final de un presidente que tuvo aciertos y últimamente errores”, sentenció Tebas en Twitter.

Bartomeu era una de las figuras más influyentes para dar forma al futuro de las competiciones europeas. Hasta julio formaba parte del Consejo de Estrategia del Fútbol Profesional de la UEFA, que es el departamento clave en las políticas para este deporte en el Viejo Continente. En ese organismo hay cuatro plazas para federaciones nacionales, clubes, ligas y el sindicato FIFPro.

La Asociación de Clubes Europeos no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Bartomeu es integrante de la junta directiva de esa Asociación, encabezada por el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, quien forma parte también del comité ejecutivo de la UEFA en representación de los clubes.

Próximos pasos

Para noviembre, está prevista la próxima reunión de la junta de la Asociación, antes de la asamblea del comité ejecutivo de la UEFA, programada para comienzos de diciembre.

La semana pasada, la UEFA se pronunció contra la creación de cualquier Superliga fuera de las competiciones que la entidad organiza ya, después de que Sky News informó que el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez era uno de los impulsores principales de un plan para crear una Liga Premier continental.

“Los principios de solidaridad, ascenso, descenso y ligas abiertas no son negociables”, enfatizó la UEFA. “Esto es lo que hace que el fútbol europeo funcione y que la Liga de Campeones sea la mejor competición deportiva del mundo. La UEFA y los clubes están comprometidos a aprovechar esa fortaleza, no a destruirla para crear una liga de 10, 12 o incluso 24 clubes que sería inevitablemente aburrida”.

Formato secreto

Hasta el anuncio de Bartomeu, el proyecto de la Superliga era un rumor persistente en el mundo del fútbol, pero del que nadie había hablado públicamente hasta la fecha. Pese a que no se conoce el formato concreto, los principales clubes del viejo continente buscan crear una competición que les permita enfrentarse anualmente en forma de liga regular, lo que, a su juicio, aumentaría el interés del público y, por tanto, los beneficios.

Esta competición sustituiría a la actual Liga de Campeones y podría contar con unas cuotas cerradas, que impedirían que su acceso se produjese por la clasificación de la competición doméstica.