Colesterol: cómo frenar la enfermedad genética más frecuente

Ya es hora de que conozcas tus cifras de colesterol y aprendas a controlarlo. El diagnóstico precoz resulta clave debido al elevado riesgo de presentar un infarto de miocardio u otra enfermedad ateroesclerótica vascular en edades tempranas de la vida

Comer chile puede prevenir problemas cardíacos y derrames cerebrales causados por presión arterial alta. (Foto: Getty)
Comer chile puede prevenir problemas cardíacos y derrames cerebrales causados por presión arterial alta. (Foto: Getty)

El 50,5 por ciento de la población adulta española tiene hipercolesterolemia según datos de la Fundación Española del Corazón. Es decir, niveles de colesterol por encima de 200 mg/dl, según el estudio ENRICA, donde se apunta también que el 46,4 por ciento de los que tienen colesterol elevado lo desconocen.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Además, los excesos navideños pueden haber aumentado un 10 por ciento el colesterol, por lo que el inicio de un nuevo año es un "buen momento", apuntan los expertos, para adquirir nuevos hábitos de vida saludable.

Por ello recuerdan que para controlar el colesterol lo mejor es hacer ejercicio físico regular y mejorar la dieta aumentando la toma de fruta, verdura, pescado, cereales y legumbres, y aceite de oliva, evitando las grasas.

&nbsp;Las personas con Hipercolesterolemia Familiar (HF) tienen un&nbsp;riesgo de sufrir un <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/el-colesterol-malo-un-defecto-genetico-asociado-al-infarto-e-ictus-que-se-transmite-de-padres-a-hijos-085633786.html" data-ylk="slk:infarto;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">infarto</a> de miocardio hasta ocho veces mayor que el de la población general. (Foto: Getty)
 Las personas con Hipercolesterolemia Familiar (HF) tienen un riesgo de sufrir un infarto de miocardio hasta ocho veces mayor que el de la población general. (Foto: Getty)

Ser joven y deportista no te libra

Casos recientes como el del futbolista Iker Casillas, una persona joven, sana y atlética que sufrió un infarto antes de los 40, o el de gente anónima como Letizia, de solo 25 años, sirven para dar una idea del daño que puede hacer la HF si no se trata.

A pesar de tener unos hábitos de vida saludables y ser una persona activa, Letizia cuenta que le tuvieron que implantar dos stents o mallas coronarias después de que sufriera un infarto.

Letizia no fuma, no consume alcohol y siempre ha hecho ejercicio. No padece hipertensión, diabetes, sobrepeso ni otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, pero la HF la ha convertido en una paciente cardiaca con un infarto de miocardio. No lo supo hasta que se presentó el ataque.

Vigila lo que comes

La Fundación insiste en que “una elección adecuada de los alimentos” puede ayudar a reducir el colesterol que se ingiere. Por ello, la FEC recopila aquellos que son necesarios incluir en la dieta para “para mantener a raya el colesterol”.

  •  El primer alimento de la lista es el aceite de oliva virgen extra, seguido de las nueces y los frutos secos porque son ricos en fibras, vitaminas, minerales y antioxidantes y “ayudan a reducir el colesterol”.

  • El pescado azul, como atún, boquerón o sardina, contiene un tipo de grasa cardiosaludable, los ácidos grasos omega 3, y ayudan “a bajar los niveles de colesterol en sangre”. También recomiendan incluir en la alimentación frutas, verduras, hortalizas y legumbres.

  • Y por último, consideran “preferible” el consumo de carnes blancas en lugar de rojas, así como pan y cereales integrales.

La&nbsp;avena y las semillas de lino tienen fibras solubles&nbsp;que arrastran el colesterol y reducen sus niveles en el organismo. Se pueden añadir al yogur del desayuno o a las ensaladas. Otro alimento saludable es la lecitina de soja, que ayuda a metabolizar las grasas, y se disuelve en yogurt o leche. (Foto: Getty)
La avena y las semillas de lino tienen fibras solubles que arrastran el colesterol y reducen sus niveles en el organismo. Se pueden añadir al yogur del desayuno o a las ensaladas. Otro alimento saludable es la lecitina de soja, que ayuda a metabolizar las grasas, y se disuelve en yogurt o leche. (Foto: Getty)

Además es aconsejable tomar legumbres, avena, manzana, zanahoria y evitar alimentos ricos en  grasas trans, muy usadas en bollería industrial, ya que favorecen la formación de placas en las arterias y, por tanto, no son recomendables si queremos reducir el colesterol.

Se expresa desde el nacimiento y afecta a la mitad de los familiares

La Hipercolesterolemia Familiar (HF) es un trastorno metabólico hereditario que se encuentra en todas las razas y etnias. Afecta a 34 millones de personas en todo el mundo.

Según la prevalencia general de la enfermedad (1 de cada 250 personas),, se estima que hay cerca de 3 millones de individuos en Europa y unos 200.000 en España.

La HF causa un aumento en el colesterol LDL desde el nacimiento. El depósito acelerado de colesterol en las paredes de las arterias conduce a la aterosclerosis. Si no se tratan las personas con HF tienen un riesgo de hasta 20 veces mayor de enfermedad cardiovascular prematura.

El colesterol que todos conocemos como ‘malo’ se nos va acumulando en las arterias desde que nacemos y va teniendo una progresión. Lo que pasa es que hay personas que tienen estas placas algo más inestables y se pueden romper con una mayor facilidad, dando pie al infarto o a la angina de pecho”, explica Antonio López Farré, profesor de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Y es que tal y como apunta Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III de Madrid (CNIC) y director del Instituto Cardiovascular del hospital Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos), el colesterol empieza a entrar por el tabaco, por tener un alto nivel de colesterol, por la hipertensión, por la no realización de ejercicio; “todos estos aspectos, dañan a la arteria por dentro y el colesterol va entrando, incluso el colesterol de niveles normales” aclara el cardiólogo. Lo que significa que “la enfermedad va evolucionando hasta que llega un momento, a los 40, 50, 60, 70 años, que hay una explosión“.

Sin embargo, si se diagnostica a tiempo y se trata adecuadamente, se pueden prevenir los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares y la necesidad de cirugía de revascularización coronaria.

Para prevenir la hipercolesterolemia

  • Consume un 30-35 por ciento de grasa, principalmente en forma de pescados y aceite de oliva virgen.

  • La grasa saturada es conveniente reducirla. Lo recomendable es que sea menos de un 10 por ciento de la dieta.

  • Ingerir menos de un 7 por ciento de grasa poliinsaturada.

  • Limitar la grasa monoinsaturada a un 15-20 por ciento de la dieta.

  • Consumir menos de 300 mg de colesterol, 50-55 por ciento de hidratos de carbono y un 15 por ciento de proteínas.

  • Tomar 20-30 g de fibra y las calorías suficientes para mantener un peso adecuado.

Más historias que pueden interesarte:

El colesterol malo, un defecto genético (asociado al infarto e ictus) que se transmite de padres a hijos

¿Y si has perdido el tiempo (y tu dinero) tomando esas pastillas contra el colesterol?

Lo que te podría pasar por tomar un croissant al día (según la OMS)

¿Qué debemos saber sobre colesterol y riesgo vascular?

¿Quién dijo que comer bollos es malo para el colesterol?

Otras historias