Primeros líos en el Real Madrid femenino: acusado de fraude laboral

Yahoo Deportes
Jugadoras del CD Tacón en un partido de la pasada temporada. Foto: Twitter @CD_Tacon
Jugadoras del CD Tacón en un partido de la pasada temporada. Foto: Twitter @CD_Tacon

No parece comenzar demasiado bien la andadura del Real Madrid en el mundo del fútbol femenino. Ya causó polémica la manera elegida para adentrarse en el sector, no creando un equipo desde cero sino absorbiendo e integrando en su estructura uno ya existente: el CD Tacón, que el año pasado consiguió el ascenso a la máxima categoría. Florentino Pérez ya ha empezado a meter dinero, como demuestra el reciente fichaje de la internacional sueca Kosovare Aslllani. Pero parece que hay problemas económicos que vienen de más atrás, que no se solucionan simplemente con incorporar superestrellas, y que van a dar más de un dolor de cabeza en la Casa Blanca.

Porque, según cuenta el periodista Kike Marín en El Confidencial, el Tacón (cuyo nombre, más allá de connotaciones pseudosexistas discutibles para un equipo femenino, en realidad es un acrónimo de “Trabajo, Atrevimiento, Conocimiento, Organización y Notoriedad”) no es precisamente el mejor modelo de gestión ética. El periódico digital ha desvelado que algunas de las jugadoras de la plantilla que tan buen rendimiento ha tenido en la campaña recién terminada no han cobrado ni un euro del salario prometido.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Marín indica que varias futbolistas (cuyas identidades no revela “por miedo a las represalias”) tenían pactado un contrato entre agosto y mayo a razón de 300 euros mensuales. La cantidad es indudablemente escasa, pero entra dentro de lo razonable para el seguimiento extremadamente limitado que tiene la segunda categoría del fútbol femenino en España. Lo malo es cuando, según protestan, ni siquiera se paga esa cantidad prometida, y además tampoco se abonan las cotizaciones a la Seguridad Social que estaban apalabradas.

Particularmente activa con este tema está siendo una jugadora que llevó el caso a la AFE, el sindicato mayoritario de futbolistas en España. Las gestiones entre club y representantes de los trabajadores durante el pasado mes de junio no dieron sus frutos, por lo que la deportista procedió a denunciar la situación. O eso creía ella, porque el 18 de junio la AFE le comunicó, primero, que el proceso se iba a dilatar por cuestiones burocráticas... y después, que habían aceptado el acuerdo que había propuesto el club y que la propia jugadora había rechazado poco antes.

El 20 de junio se reunió la junta directiva del Tacón para abordar la absorción por parte del Real Madrid. Casualmente, justo después el club acordó con la AFE el pago de las deudas pendientes. Las jugadoras no estaban de acuerdo, por los retrasos y por sentirse engañadas, de manera que acudieron directamente al departamento legal de la Real Federación Española de Fútbol. Sigue contando El Confidencial que la jugadora anónima que contactó con la máxima autoridad futbolística de España relató al detalle la situación ofreciéndose a aportar como pruebas tanto el contrato como los mails cruzados entre club, jugadoras y AFE... pero que no ha recibido respuesta alguna por ahora.

Porque los hechos, si se demuestra que se han falseado las contribuciones a la Seguridad Social, podrían constituir delito de fraude. Estas circunstancias pondrían en peligro la integración del Tacón en la estructura madridista, que ya está pactada por la junta directiva... pero debe ratificarse en la asamblea de socios compromisarios que se celebrará en septiembre (últimamente un mero trámite para aceptar lo que diga Florentino con una oposición mínima) y no será efectiva hasta la temporada 2020-21. Es decir, el Tacón este año jugará bajo el paraguas madridista, pero como entidad formalmente independiente.

Eso si llega a jugar. Porque si este asunto sigue adelante y el Ministerio de Trabajo toma cartas en el asunto, el equipo corre el riesgo incluso de que se le retire la licencia. Algo que, ahora que está de por medio el nombre del Real Madrid, a nadie le gustaría ver. Posiblemente por eso la AFE, antiguamente muy beligerante pero en tiempos recientes, recuerda Marín, sospechosamente cercana al poder (no en vano el presidente actual de la Federación, Luis Rubiales, fue durante siete años el máximo dirigente del sindicato), está haciendo todo lo posible para que el conflicto no se enquiste y no llame la atención más de la cuenta. Que la resolución sea satisfactoria para las trabajadoras es, aparentemente, un tema secundario.

Se da la circunstancia llamativa, por cierto, de que si finalmente todo se resuelve y el Tacón compite con normalidad, la temporada que viene habrá “derbi madridista” en la máxima categoría del fútbol femenino español. Porque aunque el Real Madrid haya apostado por el Tacón, hay que recordar que ya existe, jugando en Primera desde hace dos temporadas, un Madrid Club de Fútbol Femenino que tiene su sede al norte de la ciudad (en San Sebastián de los Reyes, concretamente), que viste de blanco, que tiene un escudo cuyo diseño recuerda al que lucen Ramos, Benzema y compañía... y con quien ya hubo algún que otro pique en el pasado por determinar cuál de los dos es el “auténtico” representante del madridismo en el balompié de mujeres. Hasta ahora el conflicto se mantenía en un segundo plano porque ambas instituciones merengues estaban en categorías diferentes, pero este año, entre unas cosas y otras, se prevé bastante movido.

También te puede interesar:

Los críticos se equivocan: el Real Madrid sí puede ayudar al fútbol femenino

Se retira del fútbol profesional por no poder jugar en su equipo favorito

Otras historias