El PSG no está acostumbrado a defender, lo que les hizo perder contra el City

Jose Benitez
·2 min de lectura

Ayer vimos lo que a muchos nos pareció la final anticipada de la Champions League. En mi opinión el Manchester City y el PSG son los equipos que mejor fútbol han mostrado en 2021, y ambos son superiores a los otros dos semifinalistas.

Por un lado el Manchester City ha recuperado el buen juego que le caracteriza desde la llegada de Guardiola, y además ha conseguido ganar en solidez defensiva con Rúben Dias. Y por otro, el PSG ha aprovechado el estado de forma de Mbappé y Neymar para ser uno de los equipos más temidos de Europa.

Paris Saint-Germain v Manchester City - UEFA Champions League Semi Final: Leg One | Alex Grimm/Getty Images
Paris Saint-Germain v Manchester City - UEFA Champions League Semi Final: Leg One | Alex Grimm/Getty Images

El PSG aprovecha sus grandes bazas como son Di María, Neymar, Mbappé y Verratti para superar a sus rivales, y en la primera parte lo consiguió. El equipo parisino se adelantó con un buen gol de Marquinhos, pero no supo defender el resultado en la segunda parte.

El City, de la mano de Guardiola, detectaron las debilidades del equipo francés y en la segunda parte comenzaron a hacer daño. En primer lugar el central del PSG Bakker, parecía nervioso, por lo que los ataques comenzaron a llegar por su posición. Ese nerviosismo se trasladó a todo el equipo y vimos como Gueyé comenzó a realizar faltas demasiado inocentes y peligrosas.

Poco a poco el PSG cedió el balón al rival, y ahí el equipo se vio en una situación a la que no está acostumbrado. El equipo parisino no está construido para aguantar 45 minutos encerrado en su área, lo normal es que cuando el equipo contrario se expone, el PSG aprovecha la gran calidad de sus jugadores para castigarles. Pero es que en la segunda parte esos jugadores que deberían haber sentenciado el City desaparecieron, sobre todo Mbappé. El francés estuvo desaparecido, y el resto no pudieron trazar grandes jugadas, lo que fue haciendo que el City siguiera ganando en confianza y finalmente consiguiera hacer daño.

Esta falta de experiencia defendiéndose de un rival superior, hizo que el PSG cometiera errores demasiado groseros. Tampoco ayudó a la confianza la cantada de Keylor Navas en el gol de Kevin de Bruyne, el costarricense se quedó inmóvil ante un centro-chut que se envenenó y acabó entrando. Esto termino por minar la moral parisina y acabó perdiendo totalmente las riendas del partido. El PSG todavía puede remontar la eliminatoria, sobre todo cuando tienes en tu equipo a Neymar, pero deben aprender a leer mejor los partidos.