PSG repitió los problemas del pasado y pagó por la falta de eficacia

·3 min de lectura

La seguridad que se encargó de demostrar en los primeros partidos de esta temporada, sumado al ritmo arrollador en la ofensiva, se desvanecieron para Paris Saint-Germain durante el empate 1-1 de este domingo frente a Monaco.

Estas cualidades habían conducido al nuevo equipo de Christophe Galtier a un arranque de campaña con 21 goles a favor, entre su consagración en la Supercopa de Francia y los tres juegos de Ligue 1.

Un saldo ideal a la hora de quemar las redes rivales, que se compensó con los 3 tantos recibidos. Una buena noticia, sobre todo por lo que sufrió en ese aspecto la temporada pasada. Sin embargo, en el duelo de esta jornada en el Parque de los Príncipes reaparecieron los fantasmas por un rato. Y la sacó barata por haber concedido sólo un tanto.

El primer problema para el PSG fue no haber capturado el balón: quedó a expensas de lo que hiciera su rival, con muy buena precisión en sus toques, y así no pudo fluir entre sus piezas. Para colmo, el local lució desordenado en defensa, lo penetraron con facilidad y así fue como a Presnel Kimpembe y Sergio Ramos se les escapó Kevin Volland, autor del primer tanto tras recibir un pase al vacío.

Hubo otras situaciones que causaron un terremoto en el fondo parisino y que despertaron problemas del pasado. Trajeron a la memoria aquellos partidos en que los conducidos por Mauricio Pochettino sufrían múltiples goles a partir de una defensa endeble, con falta de reacción.

Fue positivo para el PSG el hecho de adueñarse de la pelota y, también, acomodarse atrás. Desde la segunda mitad apenas padeció una vez otro avance que sorprendió a las espaldas de los marcadores (otro llamado de atención).

Una vez que Lionel Messi pudo crear a partir de sus precisos toque y que Kylian Mbappé y Neymar hallaron su lugar en el campo para generar peligro, los monegascos pasaron a ser sometidos.

El inconveniente para el dueño estuvo en la cantidad de chances falladas: Sergio Ramos quiso ensayar una chilena de espaldas al arco, cuando Messi llegaba de frente para sentenciar, y Mbappé golpeó el poste tras encontrarse con el arco vacío y a su disposición para empatar.

Neymar tampoco acertó un tiro lejano de zurda con el arco vacío, Renato Sanches remató desviado en una chance posterior y Mbappé falló a la carrera un remate a fusilar que despejó Alexander Nübel.

En definitiva, el PSG supo cambiar la tendencia para cerrar con 18 disparos totales (5 en dirección al arco) contra 4 de su rival, de los cuales 3 fueron hacia la portería. En términos de posesión también culminó con la ventaja (66.6% vs. 33,4%) y dobló a los del Principado en pases (692 contra 342), para un total de 91.9% de efectividad.

Una imagen progresiva, con un rendimiento de menos a más. Pero las señales de alerta aparecen para los dirigidos por Galtier, que ante su primer rival de riesgo demostraron que aún quedan cuestiones por pulir, y otras del pasado por erradicar.

Foto: ALAIN JOCARD/AFP via Getty Images