Los Pumas tuvieron coraje y resistencia para vencer a Inglaterra

Paul Harding/Getty Images

Los Pumas se dieron un gran gusto en Twickenham al ganar el primero de los tres test matches programados para este mes: vencieron 30-29 a Inglaterra y cortaron así una racha de 10 caídas seguidas con este oponente. Su anterior éxito había sido en junio de 2009, en Salta.

Los primeros compases mostraron un partido en el que ambos protagonistas movieron el marcador con el reparto de penales: Emiliano Boffelli concretó sus patadas a los 10 y a los 15 minutos, mientras que Owen Farrell se despachó con el suyo a los 12'.

Fueron los locales quienes marcaron el primer try del encuentro y el mismo llegó gracias a la corrida de Joe Cokanasiga a los 25; Farrell complementó la acción al haber aportado los dos puntos adicionales con su ejecución a los palos.

Los dirigidos por Michael Cheika siguieron con sus anotaciones mediante los penales (Boffelli a los 33' y a los 38').  Por su parte, Farrell tuvo otros dos (36' y 40'), que redondearon una ventaja de 16-12 para los suyos al llegar al entretiempo.

La segunda mitad fue la del despegue para el combinado argentino a nivel despliegue, ya que a los 7' diseñaron una jugada que fue desde la banda derecha hacia el otro extremo con velocidad y precisión. La ovalada terminó en manos de Boffelli, quien se zambulló al in-goal para devolver al frente a la visita.

A los 12', una pérdida en el manejo de los británicos dejó el balón suelto y Los Pumas recuperaron para que Santiago Carreras realizara una larga corrida hacia el segundo try.

Sin embargo, el dueño de casa supo reponerse rápidamente: a los 15', Jack van Poortvliet aprovechó un hueco en el centro y no perdonó al apoyar en el in-goal rival; Farrell complementó con su patada efectiva.

El compromiso siguió reñido tanto en el juego como en el marcador y vio a ambos prestarse la ventaja a partir de los distintos tiros de penales: Farrell (20' y 26') en dos oportunidades y Boffelli (23' y 30') con su par de chances.

Ambos seleccionados recorrieron una parte final del partido a pura resistencia y fueron los de Cheika quienes festejaron tras sostener la distancia mínima. Una nueva alegría en un 2022 en el que ya consiguieron superar a Australia, a los All Blacks y a Escocia, en dos oportunidades. Su siguiente desafío, en busca de otro golpe grande, será el sábado ante Gales en Cardiff.

Foto: Paul Harding/Getty Images