Quesos veganos, ¿una opción saludable?

Con la popularidad de las dietas y estilos de vida más ‘naturales’ y basados en plantas, cada vez escuchamos más sobre los quesos veganos, que básicamente están hechos a partir de ingredientes vegetales. Sin embargo, no todos serían tan naturales como parecen, especialmente los comerciales y su valor nutricional dejaría mucho que desear.

Los 'quesos' veganos de tofu comerciales serían los más procesados de todos. Foto: Getty Images
Los 'quesos' veganos de tofu comerciales serían los más procesados de todos. Foto: Getty Images

Los 5 tipos de quesos veganos más populares

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Desde que comenzaron a crearse en la década de 1980 los quesos veganos han cambiado mucho, mejorando sabores y texturas, y estos son algunas de las variedades más populares:

  • Soya. Hechos a partir de tofu u otras proteínas de la soya, son la opción más procesada e industrial de todas, y no podría hacerse en casa. Se les agregan aceites vegetales o gomas para darle textura, aunque serían los que mejor se derretirían, similar al queso real.

  • Nueces y semillas. Esta sería de las opciones preferidas, pues es fácil de replicar en casa. Se hace a base de semillas como macadamia, anacardo, almendra, pecana, girasol o calabaza. Estas se dejan a remojar para luego molerlas y agregarles bacterias para fermentarlas, que suelen ser las mismas que usan para el queso real. Después se añade sal, levaduras y si se quiere algunas hierbas para darle sabor.

  • Coco. Son muy cremosos, pues tienen un alto contenido de grasa natural de la leche de coco, además de aceite y crema. Llevan más ingredientes, como agar-agar, maicena o tapioca para darle la textura y densidad deseadas. Eso sí, tienen un sabor fuerte, nada similar al queso.

  • Harina. Se crean a partir de mezclar harinas ricas en almidón, como de tapioca, papa, arrurruz o de trigo, a las que se les agrega leche de coco, almendra o anacardo. Suelen ser de consistencia muy densa.

  • Vegetales de raíz. Los más comunes serían de papa o zanahoria, los cuales se cuecen y se muelen con agua, aceite, sal y especias hasta crear la consistencia deseada. Son, sin duda, la opción más suave de todas, casi como para untar o hacer salsa.

Eso sí, la industria ha logrado crear variedades de queso, por lo que hay goudas, parmesanos, para nachos y muchos más.

También te puede interesar: Climatarian, el estilo de vida para cuidar al planeta

¿Son nutritivos?

Compararlos con los quesos tradicionales no sería justo, pues para empezar estos tienen menos ingredientes, como recuerda la nutricionista Jonah Spolman, lo que no los hace nutricionalmente iguales. Para empezar, serían más bajos en calcio, especialmente los de nueces y soya. 

Raquel Bernácer, también nutricionista, agrega que los quesos veganos no serían necesariamente más sanos que los tradicionales. Además de recordar que sus ingredientes de base no son iguales, agrega que estos aportan fibra, grasas insaturadas, proteínas y una densidad calórica elevada, especialmente los hechos con nueces o semillas 

Por su parte, la dietista y nutricionista Lucía Martínez, asegura que los quesos veganos son prácticamente grasas poco saludables y almidones. Y si hubiera que elegir uno con más valor nutricional, tendrían que ser los de nueces.

Además, tomando en cuenta la cantidad de ingredientes que llevan, especialmente los comerciales, no podríamos considerarlos ‘naturales’, sino altamente procesados. Algunos serían muy altos en sodio y no podrían considerarse una fuente de proteína.

Cabe mencionar que técnicamente no son queso, pues no se elaboran a partir de productos lácteos, y en muchos países todavía no existe una normativa legal para el correcto etiquetado, o cómo llamarlos. Además, aunque logran imitar un poco la textura del queso, su sabor no sería nada parecido, y para lograrlo haría falta agregarle más ingredientes, haciéndolo todavía menos natural. Por eso mucha gente ha dejado de considerarlo un sustituto de queso, sino más bien un alimento cómodo de comer con un sabor propio.

También te puede interesar: México también sabe de quesos: cotija, tenate, de reata y más

El queso vegano de almendras se puede hacer en casa, basta tener un horno y una licuadora. Foto. Getty Images
El queso vegano de almendras se puede hacer en casa, basta tener un horno y una licuadora. Foto. Getty Images

Cómo hacer queso vegano de almendras

Si te animas a preparar tu propio queso vegano, esta receta del blog Lands & Flavors podría ser buena para comenzar:

Ingredientes:

  • 160 gramos o de almendras peladas enteras

  • 2 ½ cucharadas de jugo de limón

  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

  • ½ diente de ajo

  • 1 ¼ cucharaditas de sal

  • 2/3 taza de agua 

Para hacerlo, se dejan las almendras a remojar en un tazón con agua durante 6 horas o toda la noche. Una vez escurridas y enjuagadas se licúan junto con el limón, el aceite de oliva, el ajo, la sal y el agua, hasta que quede una mezcla homogénea. Si queda muy espeso, se puede agregar un poco más de agua, una cucharada a la vez para no pasarnos.

Una vez homogénea, la pasamos a un colador previamente cubierto con una gasa para queso, esto para remover el exceso de agua. Podemos dejarlo toda la noche, en el refrigerador para incrementar su sabor.

Después, solo hay que hornearlo sobre una bandeja a unos 165 grados centígrados, durante 30 a 40 minutos. Si lo haces más tiempo, le cambiarás el color, pero será más seco. Después solo hay que dejarlo enfriar y comer.

Le damos forma al atadillo, como de queso, y lo horneamos a 93 grados centígrados durante unos 40 a 50 minutos, y se deja enfriar para poder servir.

@travesabarros

Otras historias