Quién es quién en la familia de Mario Casas

Nuria Hernández
·10 min de lectura

Por fin se lo dieron. Mario Casas conseguía el pasado sábado alzarse con el Goya a Mejor Actor después de quince años de carrera y de haber sido ninguneado por la Academia de Cine en más de una ocasión pese a sus grandes papeles en los últimos tiempos. El protagonista de No matarás recibía el galardón desde su casa madrileña y lo hacía acompañado por su familia, las personas más importantes de su vida. En ese momento de alegría, muchos fuimos los que nos emocionamos viendo la felicidad con la que todos celebraban el ansiado premio junto a Mario. Sin duda fue uno de los momentazos de la gala más sobria y ágil de los últimos años y pese a que los premiados no estaban en el Teatro Soho de Málaga, la acogida por parte de Casas de su Goya fue el instante más divertido y emocionante de la noche.

Mario Casas attends 'No Mataras' photocall at Proyecciones Cinema on October 13, 2020 in Madrid, Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Mario Casas attends 'No Mataras' photocall at Proyecciones Cinema on October 13, 2020 in Madrid, Spain (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Pero, ¿quién es quién en la familia del que fuera protagonista de Tres metros sobre el cielo, película taquillera donde las haya y a la que Mario hizo un bonito guiño en su discurso de agradecimiento? Mario Casas nació en A Coruña hace 35 años. Fue el primer hijo del matrimonio formado por Ramón Casas y Heidi Sierra. Sus padres lo tuvieron muy jóvenes: Ramón tenía 19 años y Heidi apenas 17 cuando nació Mario. El padre del actor es ebanista de profesión pero también se dedica al mundo de las reformas y la construcción. Por su parte, su madre siempre ha estado centrada en el cuidado de sus hijos y ha sido una de las grandes impulsoras de la carrera de su primogénito. Apenas un año después de la llegada al mundo de Mario, nacía su hermana Sheila. La joven es el gran apoyo de Mario, su gran confidente y su mejor amiga, como él ha dicho en muchas ocasiones. Cuando no había cumplido aún los cuatro años, toda la familia se mudó por trabajo a Cataluña y allí vivieron en localidades barcelonesas como Esparraguera, en el Baix Llobregat y de tan solo unos 21.000 habitantes.

La infancia de Mario y su hermana fue absolutamente feliz. Él ya apuntaba maneras como actor y siempre intentaba hacer reír al resto de la familia con sus ocurrencias e imitaciones. Ya en el colegio le apuntaron a teatro, le gustaba bailar y cantar y jugar al fútbol, y empezó destacar porque siempre era el gracioso de la clase, pese a que muchos se metían con él porque era bajito y tardó en desarrollarse. Sus padres se dieron cuenta rápidamente que Mario tenía opciones para triunfar en el mundo de la interpretación y empezaron llevándole a castings para anuncios. Siendo aún un niño le pudimos ver en los spots de Telepizza o Renfe y hasta participó en alguna tertulia infantil en Crónicas Marcianas donde ya hablaba de sus novias del colegio con un desparpajo único.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Todo por el sueño de Mario

A los 17 años Mario les dijo a sus padres que quería formarse para ser actor y toda la familia se mudó a Madrid para tratar de ayudar al joven a perseguir su sueño. Fue su madre la que empezó a apuntarle a castings y a entablar contactos para que le empezaran a conocer en el mundillo. Ella le consiguió su primera audición para la serie Obsesión de TVE, el que sería su primer trabajo en televisión. Luego participó en SMS, una serie juvenil al estilo de Al salir de clase en la que coincidió con Amaia Salamanca y Antonio Banderas le eligió para darle su primera gran oportunidad en el cine en su segunda cinta como director, El camino de los ingleses. Curiosamente, Banderas era este sábado el organizador y presentador de los Goya, gala en la que Mario ha recibido el premio como Mejor Actor. A partir de ahí, su carrera fue imparable. Series de éxito, películas que fueron taquillazos y papeles que fueron creciendo en intensidad a medida que Mario ha ido madurando como hombre y como actor. La saga de películas basadas en los best sellers de Federico Moccia le encumbraron como ídolo adolescente y muchos pensaron que su trayectoria no pasaría de eso. Se equivocaron y mucho.

Estrenó Carne de León y Grupo 7, dos cintas en las que decía adiós a esa imagen de chico guapo algo macarrilla con buen corazón. Y desde entonces no ha dejado de crecer. Volvió a la tele en 2021 con El Barco, junto a Blanca Suárez y luego fue alabado en La Mula, ha trabajado en varias películas con Álex de la Iglesia y en La piel del lobo y El fotógrafo de Mathausen dio buena muestra de que se mete a fondo en cada personaje al engordar y perder peso de manera radical para cada uno de estos proyectos. Gracias a las plataformas, Mario Casas también ha triunfado en streaming y no solo llevando a miles de espectadores a los cines en cada una de sus películas. Hizo Instinto para Movistar, Hogar y El practicante para Netflix y unas semanas estrenará Inocente, serie junto a José Coronado, en esta misma plataforma.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Cinco hermanos muy unidos

Y siempre, durante estos más de quince años, su familia ha estado a su lado siendo su mejor apoyo en los buenos y malos momentos. "A mis padres los veo como amigos, tienen un pensamiento moderno, están al día. Mis padres y mis hermanos son mis máximos confidentes", ha dicho en alguna entrevista. La persona más cercana, además de su madre, es su hermana Sheila. Aunque estudió Derecho, la joven ha sido la encargada de dirigir la carrera de Mario como representante desde hace varios años. Ella le ayuda a elegir los proyectos y se encarga de las relaciones con la prensa de una manera tan encantadora como hace el propio Mario. Nunca tiene una mala palabra ni un mal gesto, es profesional como pocos, cariñoso y simpático, siempre contesta a todo y se ha ganado un hueco en los medios como una super estrella a la altura de los grandes de nuestro país. Sheila sale desde hace algunos meses con Toño, un atractivo joven que participó en Mujeres y Hombres y Viceversa hace ya algunos años.

El tercero de los Casas es Christian, de 28 años. Más tímido que Mario, su hermano también ha hecho alguna pequeña aparición en series como Hospital Central, de Telecinco. El protagonista de Tengo ganas de ti dice de él que es el cerebrito de los hermanos y que tiene un 'coco' privilegiado. Quizá por eso, tras estudiar Económicas, Christian es el encargado de llevar a su hermano los asuntos financieros y se ocupa de la empresa familiar de nombre Memento Cine. Él y Sheila leen los guiones que le llegan a Mario y le ayudan a elegir sus proyectos. Además, antes del estreno de una de sus películas, toda la familia asiste a un pase privado para darle su opinión al actor.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hace un par de años conocimos a Óscar, que con 22 años viene pisando fuerte y sigue los pasos de Mario como actor. Los hermanos coincidieron en 2016 en una campaña de moda y ahí pudimos ver que se llevan fenomenal y que sienten un orgullo mutuo precioso. "Yo creo que tiene el talento y la frescura, la naturalidad y algo que funciona muy bien. Encima es joven… Yo lo que siempre le digo que tiene que hacer es trabajar. Ya lo hace, pero tiene que ser constante, que a veces parece fácil. Ves la carrera de doce años de un actor y parece que pasa rápido, pero hay que ser muy constante y trabajar muy duro, hay que llevar una línea clara de lo que quieres hacer. No dudo en absoluto, las nuevas generaciones vienen pisando muy fuerte", decía Mario sobre su hermano pequeño y bromeaba asegurando que le iba a quitar en breve el 'puesto' de ídolo adolescente. Óscar interpretó a Mario de pequeño en películas como Fuga de Cerebros y en El Barco y luego le hemos visto en El orfanato, Águila Roja o en 53 días de invierno.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su gran salto fue gracias a PlayZ Si fueras tú, una serie de internet de TVE que protagonizó con María Pedraza (Élite) y de ahí a Cuéntame cómo pasó. En Instinto coincidió con Mario y luego ha hecho Siempre Bruja para Netflix, plataforma para la que está rodando ahora Jaguar, junto a su excuñada Blanca Suárez. Además, Óscar destaca porque baila como todo un profesional y sus videos en Instagram con su novia Begoña Vargas suelen tener miles de likes. Y si pensaban que aquí acababa la saga de los Casas, para nada. El pequeño de la familia es Daniel, de solo seis años. El niño es una auténtica preciosidad y le hemos visto en varios videos con sus hermanos bailando o jugando a disfrazarse. En la entrega del Goya a Mario le regaló una cabeza de Iron Man que para Mario fue casi tan importante como el propio galardón de la Academia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sus amigos más leales

Los Casas son una piña y suelen reunirse cada fin de semana en la casa de dos pisos con piscina de Mario, muy cerca de Torrelodones, para celebrar barbacoas o pasar tardes en familia viendo películas, jugando al ping pong y cocinando. El actor asegura no tener demasiados amigos en la profesión y salvo contadas excepciones, como el también actor Antonio Velázquez, prefiere seguir con sus amigos de toda la vida que son los que le ponen los pies en la tierra. Entre sus buenos colegas se encuentra Michael Cardelle, actor y modelo y manager de Noa-in Agency, la agencia de representación de Sheila Casas; Toni Pérez y María José Gómez, CEO y fundadora de la citada agencia y a la que también vimos en la gala de los Goya ayudando a Mario con su estilismo. Ellos son sus más leales escuderos, los que siempre están a su lado y con los que comparte las alegrías, los viajes a lugares tan increíbles como Laponia o Riviera Maya y los momentos menos agradables.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Siempre ha salido con actrices

Aunque en la celebración de los Goya no vimos a su pareja, Mario comparte su vida con la actriz francesa Deborah François, a la que conoció durante el rodaje de El practicante. Y es que las mujeres que han sido sus parejas también han sido sus compañeras de set. Nada más empezar en la interpretación se le relacionó con Amaia Salamanca, aunque ellos siempre han dicho que solo fueron amigos. Luego salió cuatro años con María Valverde, con la que había protagonizado Tres metros sobre el cielo. Su relación se rompió en 2015 cuando Mario rodó Palmeras en la nieve junto a Berta Vázquez y se quedó prendado de la bella actriz. Su historia de amor duró dos años y medio.

Pero su relación más conocida ha sido la que tuvo con Blanca Suárez, a la que conoció en El Barco pero con la que no inició un romance hasta diez años más tarde al volver a coincidir en El Bar. En ese momento, Blanca acababa de romper con Joel Bosqued y Mario con Berta Vázquez. Estuvieron juntos un par de años, hicieron viajes románticos a Tailandia o a Cádiz y se mostraban tímidos al hablar de su amor en público o aparecer juntos en un photocall. En otoño de 2019 saltaron los rumores de ruptura al no aparecer Mario en el cumpleaños de la actriz. Los rumores se confirmaron pocos días después.

Más historias que te pueden interesar: