Rafael Maymó, el desconocido detrás del éxito de Rafa Nadal

Luis Tejo
·5 min de lectura
Francisco Roig y Rafael Maymó sentados en la grada viendo jugar a Rafa Nadal
Rafael Maymó (sentado a la derecha) viendo un partido de Nadal. Foto: Jean Catuffe/Getty Images.

Quizás nunca te hayas parado a pensarlo, pero si reflexionas te darás cuenta de que, en realidad, el tenis es un deporte de equipo. No como el fútbol o el baloncesto, no hay varios competidores en el terreno de juego luchando todos a la vez; es cierto que es una sola persona, dos como mucho, la que salta a la pista, da raquetazos y, en última instancia, gana y pierde los partidos gracias a su talento y su habilidad. Pero esa persona, para llegar hasta ahí, lleva detrás muchísimo trabajo con un grupo de colaboradores imprescindibles en el éxito.

Rafa Nadal lo ha demostrado en el último anuncio que ha protagonizado para Telefónica. En él ha puesto cara a varios de ellos, a gente absolutamente necesaria para que él pueda recorrer el mundo ganando torneos y convirtiéndose en uno de los personajes más admirados no solo del tenis, sino del deporte en general. Algunos de ellos son célebres o bien porque de por sí ya tenían fama, como Carlos Moyà (también tenista profesional que llegó a ser el número 1 del mundo y a ganar Roland Garros antes de retirarse y convertirse en entrenador de Rafa), o bien porque, tras tantos años, estamos más que acostumbrados a verlos cerca de la superestrella mallorquina, como su tío Toni Nadal.

Otros de los citados, sin embargo, son unos completos desconocidos para la inmensa mayoría de aficionados. Y sin embargo, el propio Rafa no escatima en elogios y destaca una y otra vez su importancia. Uno de ellos es su tocayo Rafael Maymó; puedes ver a Nadal hablando de él a partir del minuto 4:45 de este vídeo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Maymó es el fisioterapeuta de confianza de Rafa Nadal. El hombre que se asegura de que su cuerpo esté en buenas condiciones y se recupere correctamente tras el esfuerzo de los partidos. Pero, como el gran campeón relata, su misión va mucho más allá de eso.

"Con Rafa quizás es la persona que más horas hemos pasado. Es el que viaja siempre a todos los sitios, cuando vamos al médico es el que va... Es el que siempre está a mi lado. Hemos pasado más horas juntos que con nuestras parejas. Nos ha tocado vivir duras, porque es el que está en todos los momentos, también en los que anímicamente son bajos. Quizás por ello hemos creado un vínculo que es difícil imaginar mi tenis sin él al lado", explica Nadal.

Maymó, apodado Titín entre sus amigos, lleva 15 años trabajando con Nadal. Los entrenadores se van alternando en los distintos torneos y giras que abarcan el calendario anual, pero él no se pierde ni un campeonato, ni tan siquiera una práctica. "Es su sombra durante las 24 horas del día, el que le vigila y el que más le conoce", cuenta sobre él Carlos Costa, el agente del tenista, en Punto de Break.

La exigencia física de un competidor de tan alto nivel como Nadal es altísima, de ahí que su presencia constante sea imprescindible, y en ese sentido su trabajo está muy bien valorado. Pero su labor no consiste solo en el tratamiento muscular. Después de tantos años trabajando en común, han desarrollado una relación de confianza que ha sido fundamental para, por ejemplo, evitar que ante tanto triunfo Rafa se "endiosara" y mantuviera los pies en la tierra sin perder de vista la realidad. Que es, precisamente, una de las cualidades del campeón mallorquín que más valoran los aficionados.

Rafa Nadal sujetando el trofeo del torneo de Montecarlo de 2017 junto a sus colaboradores
Rafa Nadal, sujetando el trofeo, posa con su equipo de colaboradores tras vencer el torneo de Montecarlo de 2017. Maymó es el segundo por la izquierda.Foto: Clive Brunskill/Getty Images.

"En las horas de tratamiento, Rafa está relajado y tienen muchas conversaciones, no solo sobre tenis, sino también cómo se siente como persona. Es una figura vital dentro del equipo y no un simple fisioterapeuta", insiste Costa. Carlos Moyá recalca que entre sus principales cualidades está la sinceridad: "Es un confidente. Llevan mucho tiempo juntos y es una de las personas que le dice las cosas claras, tal y como son". 

En el mismo sentido se expresa el entrenador Francis Roig: "Sabe en todo momento lo que tiene que hacer y no se amilana. No es el típico que le dice que sí a todo. Al contrario, le aprieta. Es difícil encontrar una persona asi, llevar tantos momentos de convivencia encima y no acabar quemados. Al margen, ha visto mucho tenis y cuando estás con él te das cuenta de que entiende". Así es precisamente como le ve el propio Nadal: "Es un apoyo profesional, pero también personal. Es un amigo más que cualquier otra cosa. Al final, es con quien paso más horas del equipo. Y cuando tengo algún tema personal, está ahí conmigo".

Uno de los motivos por los que Rafa eligió a Titín es porque ambos proceden del mismo lugar: Manacor, localidad de menos de 50.000 habitantes en la parte oriental de la isla de Mallorca. Que siempre esté cerca alguien con quien comparte orígenes le ayuda a mantenerse centrado. Tienen mucho en común y, como dice el propio Nadal, "ambos somos fáciles y nos entendemos bien", lo que ha facilitado que la relación sea fluida.

Más allá de todo este aspecto psicológico tan importante, Nadal tiene confianza plena en sus habilidades como fisioterapeuta. Y Maymó le corresponde preparándole programas personalizados después de los partidos (sobre todo tras jugar en pista dura, en la que, al no haber deslizamiento como en tierra batida, las rodillas sufren más) además de planificar la dieta en colaboración con el equipo médico. Él es, en definitiva, el hombre que pocos conocen, que pasaría desapercibido si paseara por el centro de tu ciudad, pero sin cuya presencia el mejor tenista de la historia de España posiblemente no habría llegado a conseguir tanta gloria.

Más historias que te pueden interesar: