El misterio que rodea a Rafael Amaya y el comportamiento errático que lo alejó de las cámaras

Yahoo Vida y Estilo

Rafael Amaya inició su carrera como la mayoría de los actores mexicanos, en Televisa. “La casa en la playa” y “Mujer, casos de la vida real” fueron los proyectos que le abrieron las puertas de la pantalla chica. Y así poco a poco fue obteniendo papeles pequeños, medianos y finalmente un día le llegó la oportunidad de oro, volverse ‘Aurelio Casillas’ y ganar fama y una remuneración económica inimaginable. De la mano de la cadena Telemundo y de Argos Comunicación, ésta última propiedad de Epigmenio Ibarra, Amaya se volvió el perfecto protagonista.

(AP)
(AP)

Fue a principios de 2013 cuando Rafael comenzó con las grabaciones de la serie donde se puso la piel del narcotraficante mexicano Amado Carillo Fuentes, quien se convirtiera en el jefe del Cartel de Juárez, luego de la muerte del colombiano Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín, y se posicionó como el principal proveedor de cocaína consiguiendo más poder y totalidad del negocio que el propio capo de Colombia.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

“El Señor de los Cielos” rompió paradigmas y los altos números de audiencia lo confirmaban. Siete temporadas hasta el momento cuentan la trama que ha cautivado miles de hogares, sin embargo, ese mismo fenómeno tocó la vida personal de Rafael Amaya. El actor no imaginaba en 2013, cuando comenzaba este sueño, que siete años después se le señalaría de consumir alcohol, drogas y de desaparecer, hechos que le valdrían el fin de su personaje.

Rafael ha abordado el tema en contadas ocasiones, una de ellas en 2015 para Telemundo, la televisora encargada de la transmisión de la serie. Ante los señalamientos de haber sido hospitalizado tras una supuesta sobredosis, de estar al borde de la muerte e incluso de haber muerto, Amaya desapareció por primera vez, avivando los rumores a su alrededor. Después, reapareció para confirmar que sí estuvo hospitalizado tras haber trabajado 11 meses consecutivos, situación que lo llevó a que su salud se afectara, por ello en la serie le dieron días de descanso para reencontrarse consigo mismo.

“No, (no hubo drogas), hubo mucho cansancio, mucho estrés. Tenía muchos problemas personales en mi vida. Fue como una reacción en cadena y mi cuerpo ya no aguantó y tuve que ir al hospital… No bebo, no me meto ningún tipo de drogas ni nada. Estoy muy contento con lo que está pasando en mi vida, con ‘El Señor de los Cielos’, con mi familia, con mis amigos y simplemente me tomé un tiempo para reencontrame, para regresar a mis raíces”, aseguró.

Pero estas declaraciones estaban lejos de ser las primeras en donde se le cuestionaba al actor su proceder, pues el mismo año también se le acusó de agravios hacia sus compañeros y equipo de trabajo. El Diario Basta destacó que a Amaya se le había multado con 20,000 dólares por haber retrasado las grabaciones de la cuarta temporada. “Los reportes de que Rafael tenía un comportamiento insufrible no son nuevos, aunque estos últimos días se han agravado, pues inclusive el histrión ya se tomó tan en serio su papel de ‘Aurelio Casillas’, por lo cual se mantiene prepotente ante sus compañeros y rechaza contacto alguno con los medios de comunicación”.

El actor una vez más guardó silencio y mientras los rumores crecían, Rafael seguía trabajando, rehusándose a hablar con la prensa. Sin embargo, luego de cinco años al aire, el personaje entró en coma, hecho desastroso para los fanáticos pues en el primer episodio de la séptima temporada, ‘Aurelio Casillas’ murió, y en su lugar el actor Matías Novoa lo relevó.

Ante la euforia Telemundo emitió un comunicado y dejó abiertas las puertas a Amaya para volver a trabajar. 

“El éxito de nuestras superseries, como lo es ‘El señor de los cielos’, es presentar contenido con historias cautivantes, un alto nivel de producción y grandes artistas. Como los fans han podido ver, el desarrollo de la trama de la serie en esta nueva temporada completa la historia del personaje Aurelio Casillas. Sin embargo, Rafael Amaya sigue siendo parte de la familia Telemundo y esperamos pronto trabajar en futuros proyectos con él”, decía el comunicado de Telemundo replicado en otro medios de comunicación.

Aunado a ello, Rafael desapareció y desde 2018 dejó de compartir cualquier imagen o noticia en sus redes sociales. Y un año después la prensa alimentó su ausencia con testimonios de “fuentes anónimas” y que aseguraban que Amaya pasaba por un momento difícil. “Ya casi no come y se le nota muy flaco y demacrado. Las drogas y el alcohol le están haciendo tanto daño, que en ocasiones empieza a hablar y gritar locuras, y le dan delirios; además, tiene muchos problemas emocionales”.

Una vez más el silencio se hizo presente y en este 2020, en plena cuarentena por la pandemia de coronavirus se publicó una fotografía donde aparentemente habría vuelto a la escena pública. La postal fue compartida por el cantante Roberto Tapia y se tomó en la primera comunión de su hija donde Amaya fue padrino. Algunos pensaron que se trataba de su regreso y que lucía sonriente y en su habitual forma física. Sin embargo, las imágenes fueron captadas en Culiacán en junio de 2016.

El propio intérprete había comentado en marzo pasado que “Bendito Dios él está muy bien, obviamente pues ahorita yo no me pude mover de Culiacán, él está en unos proyectos de trabajo que la verdad ni tuve cabeza para preguntarle por su proyecto porque yo la verdad estaba enfocado con mi madre”, aseveró Tapia volviéndose la voz que comunicó el bienestar del histrión. 

En 2018, People en Español dio cuenta de que Rafael padecía histoplasmosis, una enfermedad infecciosa respiratoria que contrajo durante las grabaciones de “El Señor de los Cielos” mientras filmaron al interior de una cueva en Turquía. Este padecimiento habría afectado la voz del actor, motivo por el que en algunos episodios se le escuchó con ronquera. “Vengo recuperando mi voz normal, antes hablaba como Batman”, dijo a la revista.

En esa misma entrevista destacó que “no hay manual que te dice cómo lidiar con la fama, cómo lidiar con los ratings, la adulación, cómo hacerle”.

Sin duda, Rafael consiguió lo impensable con “El Señor de los Cielos” y creció hasta casi volverse intocable. Cierto es que las acusaciones no pudieron ser comprobadas, sin embargo cobran fuerza al notar que en el propio proyecto se ajustaron escenas, tiempos y hasta la ‘muerte’ de su personaje. El misterio alrededor de Amaya crece aunque parece que a él no le preocupa lo que se siga especulando sobre su vida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El día que Andrea Legarreta fue vinculada con un grupo que causó destrozos en México... y enfureció con razón

Carlos Loret de Mola, de ser el todopoderoso de las noticias en Televisa a youtuber con fines de lucro

Otras historias